Los dueños del Valencia chocan con el gobierno regional por el estadio a medio construir

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Vista general fuera del estadio de Mestalla antes de un partido.

3 mar (Reuters) - Los propietarios singapurenses del Valencia intercambiaron críticas con los políticos de la región por el estadio inacabado del club, lo que ha agravado las diferencias entre el equipo español y la comunidad local.

La última disputa comenzó cuando el máximo dirigente regional, Ximo Puig, dijo el lunes que Meriton Capital, el grupo liderado por el multimillonario Peter Lim que es propietario del club, no había avanzado en la finalización del estadio Nou Mestalla, que está a medio construir.

"La credibilidad y el crédito de Meriton están bajo mínimos", dijo Puig a periodistas tras una reunión sobre el estadio con el presidente del club, Anil Murthy.

"No hay avances, la situación ha empeorado desde el punto de vista del crédito de vista de Meriton en la Comunidad Valenciana", añadió.

Murthy respondió el martes, criticando a Puig en un comunicado en la página web oficial del club por sus "ataques irresponsables" al grupo propietario, al tiempo que dijo que la entidad sigue comprometida con la búsqueda de una solución para el estadio.

Según Murthy, el grupo propietario no había comprometido nuevos recursos para el nuevo estadio, ya que no quería acumular más deuda en el club, que se ha visto muy afectado por la pandemia de COVID-19 y ha tenido que retrasar los pagos a los jugadores.

La disputa entre Murthy y Puig se produce una semana después de que la vicealcaldesa Sandra Gómez dijo que el ayuntamiento no había "oído nada" del club sobre sus planes para el nuevo Mestalla.

Las obras del estadio comenzaron en 2007 con los anteriores propietarios del club, pero se interrumpieron en 2009 cuando la crisis económica española devastó el mercado inmobiliario y desbarató el proyecto de venta de los terrenos en los que se encuentra el estadio de Mestalla.

Lim, que ya intentó comprar el Liverpool, fue bien recibido por los aficionados cuando compró el club en 2014, invirtiendo dinero en nuevos fichajes y prometiendo terminar el estadio de 55.000 plazas.

Sin embargo, el proyecto sigue estancado mientras los aficionados están cada vez más enfadados con su gestión del equipo, sobre todo después de la destitución del entrenador Marcelino en 2019 y la venta de muchos jugadores de alto nivel el año pasado.

El equipo también está sufriendo en el terreno de juego; la semana pasada cayó por 3-0 ante el Getafe, lo que llevó al capitán Gabriel Paulista a llorar en una entrevista después del partido.

(Información de Richard Martin; editado por Christian Radnedge; traducido por Tomás Cobos)