El dueño de Louis Vuitton desea comprar el Milan con un plan faraónico: juntar a Messi y Guardiola

LA NACION
lanacion.com

El magnate francés Bernard Arnault es propietario del grupo LVMH, que posee 76 marcas entre las que se destacan las reconocidas Louis Vuitton y Tiffany & Co. De acuerdo a la revista Forbes, es el cuarto multimillonario más rico del mundo con un patrimonio de 76.000 millones de dólares y en los próximos años podría convertirse en el primero del ranking. Pero, más allá de su poder en el ámbito de los negocios, el empresario de 70 años tiene un deseo particular: adquirir el Milan de Italia para meterse de lleno en el mundo del fútbol.

Según informa la prensa europea, Arnault ya inició contactos con firma estadounidense Elliott Management Corporation, dueño de Milan desde julio de 2018, para intentar desembarcar en la Serie A del fútbol italiano. Y su plan inicial es más que ambicioso: aunque hoy parezca imposible, su sueño es juntar a Lionel Messi con Pep Guardila para relanzar a un equipo golpeado que no atraviesa su mejor momento deportivo y económico y está 11° en la tabla de posiciones del Calcio.

Tanto Messi como Guardiola tienen contrato vigente con sus respectivos clubes hasta el 30 de junio de 2021 y ambos han dejado en claro que su deseo es mantenerse en sus puestos: el rosarino ha declarado en sucesivas oportunidades que pretende continuar y retirarse en Barcelona, mientras que el entrenador español no tiene pensado emigrar en el mediano plazo para sostener su proyecto en Manchester City.

Ahora bien, más allá de que juntar a ambos como en las mejores épocas de Barcelona parece una utopía, Arnault también baraja otra alternativa de peso: adquirir al delantero francés Kylian Mbappé de PSG y al técnico alemán Jürgen Klopp, actualmente en Liverpool, como pilares de la refundación.

Sin pelear títulos, sin realizar grandes traspasos y sin tanto poder en la venta de entradas, el Rossonero terminó la temporada 2018/19 con pérdidas de 145,9 millones de euros, veinte millones más que hace un año. Por eso, el empresario francés desea quedarse con Milan para inyectar una fuerte cantidad de dinero y revalorizar el plantel profesional para volver a los grandes puestos del fútbol europeo..

Qué leer a continuación