DT de Guadalajara compara al fútbol mexicano con el Coliseo Romano

·2  min de lectura
Foto de archivo: Víctor Manuel Vucetich saluda a su llegada al aeropuerto Juan Santamaría en Alajuela antes de un partido entre México y Costa Rica para la clasificación al Mundial de Brasil 2014.

CIUDAD DE MÉXICO, 31 mar (Reuters) - El fútbol mexicano es parecido al Coliseo Romano, donde unas cuantas personas deciden el futuro de los directores técnicos, dijo el miércoles Víctor Manuel Vucetich, estratega del Guadalajara, uno de los clubes más populares del país.

El llamado "Rey Midas", por los múltiples títulos ganados como técnico, llegó a las "Chivas" de Guadalajara en agosto del 2020 con el reto de regresar al club a los primeros lugares y lograr el título de campeón.

"En el fútbol mexicano siempre se marca ganar o perder, parece que estamos en el Coliseo de Roma, o vives o mueres: si la gente levanta el dedo vives; si la gente baja el dedo mueres. El problema es que no hay el conocimiento ni la base para poder sustentarlo", dijo Vucetich en videoconferencia.

"Sé que en el fútbol hay dos opciones: estás o no estás, no hay punto medio. Es algo que se vive en nuestro entorno, que ha sido así, lo entendemos de esa manera porque así lo hemos vivido, no es lo correcto, sin embargo estamos conscientes de esa situación", agregó.

En el actual torneo Guard1anes Clausura, el llamado "Rebaño Sagrado" se ubica en el antepenúltimo lugar general con 12 puntos, después de dos triunfos, seis empates y tres derrotas.

Además, el club registra tres jornadas consecutivas sin conocer el triunfo.

"El puesto siempre está en riesgo. He vivido durante 33 años en esta profesión y desde el primer día hasta hoy vivo lo mismo exactamente. Sé que los resultados son la base de la continuidad. Hoy ya no vivo con miedo, hoy vivo ya con la certeza de que esto es así. No me espanta en lo más mínimo esa situación", apuntó.

El próximo compromiso de Guadalajara será el domingo cuando enfrente a Santos Laguna en la decimotercera jornada del torneo.

(Reporte de Carlos Calvo Pacheco. Editado por Rodrigo Charme)