La dramática confesión de un histórico goleador holandés: "Gateaba de la cama al baño"

LA NACION
·1  min de lectura

Marco Van Basten, legendario goleador del Ajax, el Milan y el seleccionado holandés, contó en su autobiografía que pasó "de lo más alto en lo profesional a lo más bajo en lo personal" y que por el dolor y deterioro físico que le ocasionaron las lesiones hubo días en los que debía arrastrarse de la cama al baño.

El espigado centrodelantero multicampeón con el legendario Rossonero de Arrigo Sacchi, presentó su autobiografía, donde confiesa que por una lesión crónica en su tobillo derecho ya no soportaba ningún tipo de rebote contra el piso, dificultad que en 1993 comenzó a marginarlo del fútbol profesional.

"Era medianoche en 1994 y recuerdo tener que gatear desde la cama al baño y para olvidarme del dolor contaba los segundos que llevaba el trayecto. El umbral de la puerta era lo peor porque tenía que pasarlos sin tocar porque el más mínimo roce me hacía morderme los labios para no gritar. Nunca llegué a ser más rápido que 120 segundos..."

"Mi vida, mi verdad" es el título de su autobiografía, en donde detalla su relación con otras figuras y entrenadores y, claro, sus últimos y dolorosos años como futbolista profesional.

"Todo se vino abajo porque había muchísimo dolor y problemas. No podía hacer nada sin dolor y los doctores me decían que no podían ayudarme. Llegué a tener miedo".