Draft de la NBA: los número 1 que no funcionaron y las selecciones ocultas que se convirtieron en estrellas

Diego Morini
·5  min de lectura
Anthony Bennett, la selección N 1 del draft de 2013 que nunca le funcionó a Cleveland
Anthony Bennett, la selección N 1 del draft de 2013 que nunca le funcionó a Cleveland

El Draft de la NBA es uno de los escenarios más interesantes del universo básquetbol de los Estados Unidos. Por estrategias, por apuestas al talento, por proyecciones, por descubrimientos, por un golpe de suerte... Y a lo largo de la historia, la primera selección se realizó en 1947, se pudieron ver cientos de selecciones de jugadores que resultaron como estimaban las franquicias, otros que no funcionaron y muchos que se consideraron aciertos ocultos dentro de la competencia.

Los N° 1 en el olvido

La posibilidad de elegir en el primer puesto del Draft (se realiza un sorteo entre los peores equipos de la temporada anterior y tiene más chances el que salió último y así sucesivamente) implica poder obtener un talento de relevancia para mejorar el nivel del equipo. Aunque no siempre esas selecciones resultan como las franquicias piensan y en los últimos 20 años algunos apellidos no pudieron dominar la escena. Una de las selecciones más cuestionadas es la de Anthony Bennet, que fue número 1 del Draft de 2013, fue elegido por Cleveland Cavaliers y nunca pudo imponerse en la competencia. Pasó por Minnesota, por Toronto y Brooklyn, emigró a Europa y jugó en Fenerbahce. Bennet fue seleccionado antes que jugadores como Victor Oladipo (2º, por Orlando Magic), C.J. McCollum (10º, por Portland Trail Blazers), Giannis Antetokounmpo (15º, Milwaukee Bucks) y Rudy Gobert (27º, Denver Nuggets y traspasado a Utah Jazz).

Otro de los grandes traspiés en esas selecciones es el de Kwame Brown, una apuesta de Michael Jordan, como dueño de Washington Wizards, que en el Draft de 2001 se quedó con esta primera selección y nunca tuvo sus frutos en 10 temporadas en la NBA. En ese año el rookie de año (el novato) fue un tal Pau Gasol (3º, Atlanta Hawks y traspasado a Memphis Grizzlies) e irrumpieron en la competencia jugadores como Joe Johnson (10º por Boston Celtics), Zach Randolph (19º por Portland) y Tony Parker (28º por San Antonio Spurs).

Kwame Brown, los Wizards de Jordan apostaron por él en 2001 y no tuvo el impacto esperado
Kwame Brown, los Wizards de Jordan apostaron por él en 2001 y no tuvo el impacto esperado

El estudio de las franquicias sobre cada prospecto es muy intenso, aunque claro, después no siempre pueden dar el paso al frente en la NBA y cuando detrás aparece una estrella, expone más el fallo en la selección. El caso de Greg Oden, que fue seleccionado en el número 1 del Draft de 2007, por Portland Trail Blazers, es emblemático, no sólo porque no pudo consolidarse en la liga, sino porque en la segunda selección Seattle SuperSonics se quedó con un chico llamado Kevin Durant. Incluso, en el puesto 48 de la segunda ronda de ese Draft fue seleccionado Marc Gasol por Los Angeles Lakes y traspasado a Minnesota.

También hay casos de primeras selecciones que no tuvieron una mala carrera en la NBA, pero estuvieron lejos de ser jugadores dominantes. En el Draft de 2006, Toronto Raptors usó su Nº 1 para quedarse con el italiano Andrea Bargnani, que no logró hacerse dueño del equipo en la franquicia canadiense y tampoco se impuso en New York Knicks. Las lesiones lo complicaron, terminó por emigrar a España, jugó en Baskonia, pero tampoco lo ayudó el físico. En ese año, el segundo lugar fue para LaMarcus Aldridge que fue seleccionado por Chicago Bulls y traspasado a Portland Trail Blazers vía New York Knicks. Además, en el puesto 21 Rajon Rondo fue elegido por Phoenix Suns, pero terminó en Boston Celtics vía Los Angeles Lakers y en el escalón 24, Memphis Grizzlies se quedó con Kyle Lowry.

Los eligieron tarde... y fueron los mejores

Ahora bien, también hay historias vinculadas al Draft de estrellas que no fueron la primera opción y después se quedaron con todos lo brillos. Los dos casos emblemáticos son los de Michael Jordan y Kobe Bryant. Al 23 de los Bulls no lo seleccionaron primero sino que fue en el puesto número 3. Si bien ese año el Nº 1 fue para el legendario Hakeem Olajuwon que desembarcó en Houston, lo que pareció incomprensible es que Portland Trail Blazers seleccionase a Sam Bowie en el puesto 2. Chicago Bulls dio el gran golpe en el pick posterior.

El caso de Kobe Bryant es todavía más significativo. Si bien es cierto que el Draft de 1996 fue increíble, con el 1 para Allen Iverson que fue seleccionado por Philadephia Sixers, que estaba Stephon Marbury y Ray Allen, con el 4 y 5 respectivamente y que fueron intercambiados entre Milwaukee y Minnesota, y que había talentos como los de Steve Nash que Phoenix seleccionó en el puesto 15, Black Mamba no estuvo entre las 10 primeras selecciones. La estrategia de los Lakers fue la siguiente: le ofrecieron a Charlotte Hornets al serbio Vlade Divac y le marcaron que en el puesto 13 se quedaran con Kobe Bryant, un movimiento impecable.

Ahora bien, hay muchos otros jugadores que no fueron elegidos en los primeros lugares y dominaron la escena. Uno de los más conocidos por estas tierras es el de Emanuel Ginóbili, puesto 57 del Draft del 99 por San Antonio Spurs, formó el Big Three más importante de la NBA y ganó 4 anillos. Pero también se pueden mencionar el caso de Scottie Pippen, que en el 87 (el Nº 1 fue para el Almirante David Robinson) fue seleccionado en el puesto 5 por Seattle SuperSonics y fue traspasado de inmediato a Chicago Bulls a cambio del haitiano Olden Polynice.

Más acá en el tiempo, el caso de Isaiah Thomas vale como referencia de talentos ocultos: fue escogido en último lugar del Draft de 2011 (Nº 60) por Sacramento Kings. En ese mismo año sucedió idéntico: Jimmy Butler fue elegido en el puesto 30 por Chicago Bulls. Y como si fuera poco, en 2011, en el puesto 15 fue elegido por Indiana Pacers un tal Kawhi Leonard, que fue traspasado de inmediato a San Antonio Spurs a cambio de George Hill. Y por citar dos casos más... En el Draft de 2012, en el puesto 35 fue seleccionado por Golden State Warrios, Draymond Green, mientras que en 2015 en el puesto 41 Denver tuvo la capacidad de advertir que era bueno apostar por un tal Nikola Jokic.