La Dolfina vive horas de ansiedad e inquietud: RS Murus Sanctus quiere llevarse a Juan Martín Nero

Claudio Cerviño
·5  min de lectura
Juanma Nero al ataque en Palermo en el partido con RS Murus Sanctus, el equipo que lo quiere
Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera

Hace una semana, en el búnker de La Dolfina, la idea era fija: "No pensamos en el 2021, si seguimos o no. Pensamos en la final del sábado con Ellerstina. Para lo otro hay tiempo". En rigor, la definición del Abierto de Palermo era, lejos, lo más importante para los integrantes de uno de los mejores equipos de todos los tiempos, que terminarían logrando su 8° título consecutivo y el noveno en diez años con la misma formación: Adolfo Cambiaso, David Stirling, Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero. La victoria por 10-8 sobre su archirrival le permitió terminar un convulsionado 2020 de la manera soñada, sorteando todas las adversidades.

Ascenso meteórico: Poroto Cambiaso alcanzó los 8 goles a los 15 años

Seguir o no seguir un año más. Esa era (y es) la cuestión. La pandemia y la falta de público por protocolos sanitarios, las lesiones de tres de sus hombres que les impidió actuar juntos en el alto handicap (sólo pudieron hacerlo en el Argentino Abierto) y las propias dudas que empezó a experimentar en la intimidad Cambiaso sobre si jugaría o no el año próximo con su hijo Poroto abrían la chance de estirar la despedida, de hacerla en otro contexto. Ahora bien, ¿era el único tema que flotaba en el ambiente en Cañuelas? Para nada.

La oferta que nunca falta

Durante la semana pasada fue creciendo un rumor, alfo tradicional en el polo a esta altura del año. Muchas veces son fruto de la imaginación; en otros casos, provienen de gente que se divierte generando falsas noticias. Ahora, había un sustento. Como en años anteriores con Las Monjitas,la tentación tocó las puertas de un integrante de La Dolfina. A Juan Martín Nero le llegó un ofrecimiento (dicen que suculento, pero nadie habla de números) para sumarse a RS Murus Sanctus, equipo que se formó para 2020 y tuvo una muy buena producción en la Triple Corona.

RS Murus Sanctus con la francesa Corinne Ricard, la dueña del equipo
Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera

Paralelamente, Poroto Cambiaso, de 15 años, con su equipo campeón de la Copa Cámara de Diputados, se impuso en el Repechaje a Cría Geté, con lo cual logró su ingreso en la Triple Corona 2021. Entonces, ya no tiene necesidad de jugar con su padre en La Dolfina, como era el plan original antes de la pandemia y que estaba consensuado entre los propios integrantes del octacampeón.

Los polistas basan su campaña en los contratos para actuar en el exterior con los llamados "patrones", que pagan para tener en su equipo a los cracks. Y con 39 años, en el mejor momento de su carrera, no es sencillo para Nero tomar la decisión: si buscar más gloria deportiva u optar por un contrato que le permita reinvertir, también con chances de pelear por los campeonatos.

En otras temporadas, ante los ofrecimientos de Las Monjitas, el back de La Dolfina optó por seguir en el club de Cañuelas. Y en rigor esa era su idea original si es que decidían, entre los cuatro jugadores, tirar un año más juntos, buscando el 10° Abierto de Palermo del exitoso ciclo. La propuesta de la francesa Corinne Ricard, que desembarcó esta temporada en la Triple Corona con un equipo altamente competitivo, lo hizo dudar. Y más allá de los deseos personales, no hay presiones para él: se suelen respetar las elecciones profesionales. En RS Murus Sanctus, semifinalista en Tortugas, finalista en Hurlingham y el conjunto que quebró un récord de 8 años sin derrotas en Palermo de La Dolfina, actuaron Facundo Sola, Francisco Elizalde, Guillermo Caset y Alfredo Cappella Barabucci. Quedaron fuera de la final de Palermo por diferencia de gol.

Asimismo, también se mencionó que una de las posibilidades era que al "proyecto Nero" pudiera sumarse a su compañero Pablo Mac Donough, con quien juega desde 2008: primero fueron compañeros en Ellerstina y desde 2011 están en La Dolfina. De todas maneras, la primera oferta apuntó sólo al back de Trenque Lauquen.

¿Qué ingresos tienen los jugadores en La Dolfina? Principalmente de los auspicios corporativos, de sus marcas en la camiseta. En 2020 tuvo Saudi, Sancor Seguros, FIAT-Chrysler y CCU, que cuenta con cerveza Imperial y sidra 1888. Lo recaudado por todo concepto se divide entre los cuatro jugadores.

Las posibilidades en este momento son tres: que La Dolfina siga un año más, que Nero desembarque en RS Murus Sanctus y, en ese caso, que Poroto Cambiaso termine jugando con Adolfito, tal como era el plan original. Habrá que ver qué sucede con el transcurrir de los días y qué noticias recibe Cambiaso (de descanso por las fiestas de fin de año en su campo de Córdoba) de Nero, para, de ser necesario, reacomodar las fichas.

Estos eventuales movimientos también son esperados con ansiedad por otros equipos, en una época del año en la que se empiezan a barajar las modificaciones para la temporada siguiente. Y uno de los que sigue de cerca todo es el propio Poroto Cambiaso. Ascendido en septiembre de 4 a 6, y hace unas horas, de 6 a 8, había cerrado un año de grandes satisfacciones. Primero ganó con su padre el British Open, con el equipo de Next Generation. Luego, por la fractura de clavícula y de muñeca de Nero antes del Abierto de Tortugas, ingresó en la formación con apenas 14 años. Fue su debut oficial en la Triple Corona, una experiencia muy significativa.

Cambiaso: el abrazo más emocionante y cómo funciona la cabeza de un campeón

Más tarde, con Brava, su equipo, ganó la Copa Cámara de Diputados, y el domingo pasado, el repechaje. "Entró solo en la Triple Corona. Por mérito propio", dijo, orgulloso, Adolfito. Que ya había advertido: "Si a él le divierte jugar con su equipo, con chicos con los que tiene una excelente relación, lo apoyo. Lo importante es que él disfrute. Y más adelante, sí, mi objetivo sigue siendo jugar en Palermo con él. Sé que voy a estar con más años (tiene 45), pero no me preocupa: cambio de puesto y listo. La edad no será un impedimento".

Son días de ansiedad en el ámbito de La Dolfina. No es para menos.