Los Dodgers, de la mano de Kershaw, acarician el título

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 26 (EL UNIVERSAL).- En una noche histórica de Clayton Kershaw, los Dodgers de Los Ángeles vencieron 4-2 sobre los Rays de Tampa Bay, en el quinto juego de la Serie Mundial.

Los californianos se colocaron (3-2) a un triunfo de su primer campeonato en 32 años, y séptimo en su historia, pero los aficionados no han perdonado las decisiones del manager Dave Roberts, quien la noche de este domingo volvió a la polémica, por quitarle la pelota al ídolo angelino.

Kershaw, quien recibió cinco hits y dos carreras, salió después de cinco entradas y dos tercios. El as sumó los seis ponches de esta noche para llegar a 206 en su registro personal, máximo en la historia de la postemporada. Cuando Roberts le arrebató la bola al zurdo, fue abucheado por los seguidores en el Globe Life Park.

La ventaja que dejó Kershaw fue bien conservada por Dustin May, el mexicano Víctor González y el cerrador Blake Treinen. El trabajo realizado por el abridor y los cuadrangulares de Joe Pederson y Max Muncy, acercaron a Los Ángeles a un nuevo campeonato.

Tampa Bay arriesgó con un intento de robo al plato por parte de Manny Margot, quien ya se había robado tercera, durante la baja de la cuarta entrada y que fue frustrada por una reacción del hombre sobre el montículo, Clayton Kershaw.

Mañana lunes, se juega el sexto de la serie.