El documental de Movistar: segundo año sin nadie al volante

·5  min de lectura
PARIS, FRANCE - SEPTEMBER 20: Podium / Dario Cataldo of Italy, Imanol Erviti of Spain, Enric Mas Nicolau of Spain, Nelson Oliveira of Portugal, Jose Joaquin Rojas Gil of Spain, Marc Soler Gimenez of Spain, Alejandro Valverde Belmonte of Spain, Carlos Verona Quintanilla of Spain and Movistar Team / Jose Luis Arrieta of Spain Sports director of Movistar Team / Pablo Lastras of Spain Sports director of Movistar Team / Best Team / Celebration / Trophy / Flowers / Mask / Covid safety measures / during the 107th Tour de France 2020, Stage 21 a 122km stage from Mantes-La-Jolie to Paris Champs-Élysées / #TDF2020 / @LeTour / on September 20, 2020 in Paris, France. (Photo by Stephan Mantey - Pool/Getty Images)
El equipo Movistar celebrando una de sus pocas victorias de 2020: la clasificación por equipos del Tour de Francia (Photo by Stephan Mantey - Pool/Getty Images)

La afición tiene el gatillo fácil con el equipo Movistar. Fíjense hasta qué punto es así que tienen un comentarista a sueldo en TVE y hasta dicho comentarista les reparte en directo en la etapa clave de la Vuelta para asombro de corredores y técnicos. Meterse con Movistar "mola" en el mundo del ciclismo y hasta cierto punto tiene sentido: se gastan muchísimo dinero para muy pocos triunfos, sus decisiones en carrera son a menudo cuestionables y arrastran una línea de conservadurismo que impide en ocasiones apreciar cuándo el equipo pasa al ataque y lo hace bien.

En ese sentido, la primera edición de "El día menos pensado", el documental que seguía al equipo cámara en mano durante toda la temporada 2019 para intentar explicar al aficionado, desde la honestidad y la autocrítica, que no dejaba de ser un grupo humano que hacía lo que podía, probablemente fuera muy necesario. Un ejercicio de relaciones públicas intachable. Con el segundo, tengo más dudas. No sé qué imagen quiere dar Movistar de sí mismo y en ocasiones roza lo cruel. Cuando dejas a profesionales como José Larraza ponerse al cargo de un proyecto así debes saber que lo que va a salir ahí va a ser toda la verdad sin matices. Y lo mismo la situación del equipo no da para una repetición de miserias al aire.

La temporada 2020 de Movistar fue horrible, aunque con matices. Los matices son una etapa de la Vuelta a España con Marc Soler y las clasificaciones por equipos de Tour y Vuelta, algo por lo que generalmente también se les critica. Es difícil hacer un documental sobre una temporada horrible sin que la crueldad aparezca de vez en cuando. Otra cosa es cuando se instala y no deja apenas hueco para otra cosa. Para el aficionado, es un producto redondo, fantástico, casi a la altura del primero. Sospecho que para los profesionales, se va a hacer más duro y va a levantar más ampollas.

La imagen que recibimos del equipo, y es una imagen que el propio equipo se empeña en transmitir, se limita a confirmar todos nuestros prejuicios, no a vencerlos: los directores deportivos son simpáticos, bonachones, animan como el que más... pero no tienen ni idea de táctica. Parecen un "meme" andante. Todas esas imágenes de reuniones en el autobús en las que se soluciona la etapa en diez minutos, cada uno dice una cosa distinta y luego se acaba improvisando en la carretera resultan hasta dolorosas. Sobre todo cuando luego se incide con el comentario de alguno de los presentes diciendo: "Así es imposible hacer nada" o, como dice José Joaquín Rojas en un momento dado: "yo, la inspiración me la paso por...".

Es imposible que fuera todo tan desastroso. Imposible. Tuvo que haber algún día bueno, alguna jugada táctica maestra, alguna estrategia brillante. Si lo hubo, se pasa por encima como mérito del ciclista pero poco más. Al equipo le rodea la mediocridad: una mediocridad de quintos puestos alabados, de "venga, no pasa nada" y la sensación de cero exigencia. Le rodea la tensión constante entre compañeros, tanto la que se ve como la que se insinúa. Le rodea una cierta dejadez de un líder también muy simpático, una leyenda del ciclismo mundial, pero que no sabe ni quién ha ganado el Tour ni parece interesarle.

VALLTER 2000 - SETCASES - VALL CAMPRODON, SPAIN - MARCH 24: Arrival / Alejandro Valverde Belmonte of Spain and Movistar Team during the 100th Volta Ciclista a Catalunya 2021, Stage 3 a 203,1km stage from Canal Olímpic de Catalunya to Vallter 2000 - Setcases - Vall Camprodon 2125m / #VoltaCatalunya100 / on March 24, 2021 in Vallter 2000 - Setcases - Vall Camprodon, Spain. (Photo by David Ramos/Getty Images)
Alejandro Valverde llega a meta en la tercera etapa de la Volta a Catalunya 2021 (Photo by David Ramos/Getty Images)

Durante buena parte del documental, uno tiene ganas de gritarle a Enric Mas: "Sal de ahí cuanto antes". Porque ves a Mas, balbuceante, tímido, aún haciéndose como líder, convencido de que él puede ganar, que tiene que salir a ganar, llorando por no conseguir la victoria, y se pregunta qué hace en ese equipo donde hay tres líderes por carrera y cualquier top ten se ve cómo un éxito a celebrar. Hay un par de veces en las que el propio Mas se queda con cara de póker cuando le felicitan por ser cuarto o quinto. No lo entiende. Viene del Deceuninck Quick Step. Ahí, los cuartos puestos no sirven ni para una palmadita en la espalda.

Movistar es un equipo profesional que parte de una estructura relativamente familiar. Esa estructura ha ganado cinco Tours con Induráin, uno con Delgado y otro con Óscar Pereiro pero parece claramente desactualizada. Nada que ver con el mimo y el cuidado que venden otros equipos. Cada uno ofrece al espectador la mercancía que cree que le van a comprar mejor y la de Movistar en sus documentales es la de una autoflagelación total. Sin Landa, Carapaz ni Quintana como protagonistas, esta nueva edición sigue presentando a un Marc Soler demasiado demandante para los resultados que consigue y a un grupo de jóvenes que a menudo no entienden que está pasando, empezando por Carlos Verona, que siempre pone un punto de cordura.

Quizá el que mejor quede de toda la serie -y no vamos a hacer spoilers con La Covatilla, tranquilos- es Patxi Vila. Vila acierta y se equivoca, como todos en nuestros trabajos... pero al menos se da de él una imagen científica, profesional, un tipo que habla de vatios por kilo, que pretende que las palabras vagas se trasladen a hechos concretos. El resto está en el ciclismo de los ochenta y los noventa. Un equipo de otra época. Fichan a Miguel Ángel López y todos se dedican a ajustar cuentas con él ante la cámara antes incluso de que pise Pamplona. Innecesario. Está genial que vendas honestidad y que enseñes todo lo que haces, ojalá todos los documentales deportivos fueran así. Ahora bien, eso tiene que servirte como exigencia para mejorar lo que haces. No puedes dar esa imagen y desde luego no puedes darla dos veces. Por lo que llevamos de año, no se esperan grandes cambios para la tercera.

Otras historias que te pueden interesar: