Doble riesgo: Diego Dabove y una relación bajo tensión con los hermanos Ángel y Oscar Romero en San Lorenzo

Fernando Vergara
·5  min de lectura
El momento de tensión luego de que Diego Dabove reemplazara a Ángel Romero ante Universidad de Chile por la Copa Libertadores; todos siguen de cerca la relación entre el DT y los jugadores ofensivos de San Lorenzo.
El momento de tensión luego de que Diego Dabove reemplazara a Ángel Romero ante Universidad de Chile por la Copa Libertadores; todos siguen de cerca la relación entre el DT y los jugadores ofensivos de San Lorenzo.

Después de algunos cimbronazos iniciales en cuanto a los resultados, San Lorenzo respiró aliviado tras dejar en el camino a Universidad de Chile en la etapa dos de la Copa Libertadores. Mientras busca repuntar en la Copa de la Liga, ayer se confirmó que enfrentará a Santos, de Brasil, el 6 de abril como local y una semana después visitará Vila Belmiro. En juego habrá un boleto directo a las zonas de grupos. Sin embargo, a pesar del triunfo reparador, el Ciclón vivió un momento tenso en el Nuevo Gasómetro. El tema que más resonó en las últimas horas: Ángel Romero, autor del segundo gol y la gran figura del partido, protagonizó un cruce con el técnico Diego Dabove cuando fue sustituido por Bruno Pittón. Al cabo, uno más que se sumó al listado de los gemelos.

Sin dudas, cuando están iluminados, los Romero pueden marcar enormes diferencias en un abrir y cerrar de ojos. Tienen talento de sobra. Pase, visión, inteligencia, gambeta y gol. Contra los chilenos, Ángel sacó a relucir su repertorio desde el comienzo del juego. Y en el segundo tiempo marcó su primera conquista de la temporada. Asimismo, llamó la atención que Dabove lo sacara de la cancha a los 19 minutos, cuando el volante estaba a cargo con soltura de la conducción del equipo. El gesto de desaprobación de Ángel –también un cruce de miradas y un intento de explicación del DT– se vio desde cada rincón del Nuevo Gasómetro.

Qué pasó con la pelota de la jugada de Maradona y el gol de Caniggia a Brasil en el Mundial de Italia 90

Acto siguiente, Romero, a pesar de la molestia, le bajó los decibeles al tema. “Obviamente que a uno no le gusta salir. Siempre trato de ayudar adentro de la cancha, pero hay que aceptar las decisiones del entrenador. Es él quien toma las decisiones del cambio”, aseguró.

Puertas adentro, muchos creen que el director técnico debió evitar el instante de tensión, ya que el ex futbolista de Cerro Porteño y Corinthians era la gran figura del juego. O, en todo caso, arreglar la situación con una charla en el vestuario. “Teníamos el cambio de Ángel en la cabeza, había hecho un desgaste importante. Pero no pasó nada grave, aunque él pensaba que estaba para seguir. Lo hablamos dos minutos y luego ya entramos a entrenar con tranquilidad”, explicó el entrenador en TyC Sports. La bomba fue desactivada a tiempo. Roces y cortocircuitos sacados a flote.

¿Cómo es hoy la convivencia de Dabove con los Romero? Según pudo saber este diario, “normal, de jugador a entrenador”. Es cierto, también, que hay una realidad: desde la llegada de los futbolistas al club, a mediados de 2019, es el primer DT que no está de acuerdo con los privilegios otorgados previamente hacia ellos. El trato es el mismo que hacia el resto de los jugadores. Y las reglas, iguales para todo el mundo. “Más allá de lo que uno sabe que generan, los Romero son dos más del plantel. Les puede tocar jugar o no”, repitió Dabove ante los micrófonos cada vez que tuvo la oportunidad. Tajante, convencido, marcó el terreno. Y desde la dirigencia cuenta con el aval para decidir lo que él considere más conveniente.

Último tren a Londres: el primer triunfo del Leeds de Bielsa en la "era Loco"

Intocables los paraguayos para los hinchas azulgranas, se sabe, tanto Diego Monarriz como Mariano Soso los padecieron en varias oportunidades. Desplantes porque no dejaban ingresar al campo de la práctica a un familiar de ellos; incidentes en el vestuario, en un entretiempo de un partido en Córdoba, porque no estaban de acuerdo con un cambio; llegadas con demora desde Paraguay tras el largo parate por la pandemia. Y tal vez lo más resonante: la fractura de Ángel a Andrés Herrera tras una fuerte entrada en un entrenamiento. Dabove quiso cortar con todo esto de raíz.

Diego Dabove transita sus primeros partidos al comando denSan Lorenzo.
Diego Dabove transita sus primeros partidos al comando denSan Lorenzo.


Diego Dabove transita sus primeros partidos al comando denSan Lorenzo.

De los hermanos, Ángel es quien más participación tuvo en el equipo desde que el ex técnico de Godoy Cruz y Argentinos está al mando del timón azulgrana. Hasta el momento, el Ciclón disputó ocho encuentros (cinco por el torneo local, dos por la Copa Libertadores y uno en la Copa Argentina) y él arrancó como titular en cinco ocasiones. Pero surge un detalle: sólo dos veces completó los 90 minutos (Liniers y Central Córdoba de Santiago del Estero). Nunca fue intocable.

Oscar, en tanto, exhibe una participación escasa. A diferencia de lo que sucedió con Soso, donde era un indiscutido, aquí observa la mayoría de los partidos desde el banco de suplentes. El dato es elocuente: el enganche zurdo apenas fue titular dos veces; primero contra Liniers, de la Primera D, en la Copa Argentina. En aquella noche marplatense anotó dos goles y resultó la figura destacada. Después, volvió a figurar entre los 11 frente a Banfield (0 a 0), cuando Dabove optó por mover varias piezas pensando en el cruce frente a Universidad de Chile. En la Libertadores nunca ingresó, mientras que por el torneo doméstico acumuló un puñado de minutos frente a Arsenal, Colón, Central Córdoba y Huracán.

Ángel Romero festeja su gol, el del 2-0, a Universidad de Chile; al poco tiempo salió disgustado de la cancha.
LA NACION/Mauro Alfieri


Ángel Romero festeja su gol, el del 2-0, a Universidad de Chile; al poco tiempo salió disgustado de la cancha. (LA NACION/Mauro Alfieri/)

Para el cruce de este domingo, frente a Aldosivi, los hermanos paraguayos se perfilan para ser titulares. Será el tercer encuentro en el que compartirán la cancha bajo la tutela de Dabove. No será un partido más, en función de que San Lorenzo precisa un triunfo para no perder el tren y las posibilidades de clasificarse en la Copa de la Liga. Por ahora, en Boedo respiran tranquilos, pero todos siguen atentos a cómo continuará la relación entre el DT y los Romero.