Dmitrovic: "Era el momento de dar un paso gigante"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Sevilla, 5 jul (EFE).- El portero internacional serbio Marko Dmitrovic, que ha firmado por el Sevilla hasta 2025 tras quedar libre con el Eibar, ha manifestado que "era el momento perfecto para dar un paso gigante" en su carrera y de "encontrar un club que compite siempre para estar en lo más alto y jugar competiciones europeas".

Dmitrovic, de 29 años, es el primer fichaje para la próxima temporada del Sevilla, ya pasó el reconocimiento médico el pasado mayo y será presentado este lunes de manera oficial, aunque en declaraciones a los medios de la entidad a su llegada a la capital hispalense afirmó que "era un objetivo y un sueño llegar a un club tan grande".

Tras cuatro años en Eibar y dos en el Alcorcón, adonde llegó cedido por el Charlton inglés, el cancerbero serbio dijo que está "muy adaptado a la vida en España, a LaLiga" y que quería quedarse "en un equipo que lucha por títulos, que juega la mejor competición europea", que "sigue creciendo año tras año y tiene la misma ambición" que él.

Sobre la competencia que mantendrá en la portería con el marroquí Yassine Bono, consideró que "será muy bonita" porque es "un gran portero, que lleva un año y medio a un nivel brutal aquí y es una persona muy buena".

"Vamos a competir por un puesto muy exigente y los beneficios serán para el club. Intentaremos dar los dos todo lo que el míster pida de nosotros. Yo soy ambicioso. Cada jugador quiere jugar y yo elegí el Sevilla porque sé que tengo opciones de competir por el puesto", dijo el meta nacido en Subotica.

Destacó también el ambiente familiar que, según le han comentado algunos de sus futuros compañeros como su compatriota Nemanja Gudelj o Joan Jordán, se respira en el equipo de Julen Lopetegui, al que espera encontrar como "un grupo humilde y unido, pero también exigente y preparado para seguir luchando por lo más alto".

Dmitrovic se refirió asimismo a su facilidad para tirar faltas y penaltis que ha entrenado desde que empezó su carrera porque "era físicamente más grande que los compañeros y tenía una zurda bastante potente".

"En Eibar, cuando había ratos libres después de los entrenamientos, tiraba las faltas. Tuvimos una mala época con los penaltis, fallamos más del 50% y Mendilíbar llevaba tiempo diciéndome que iba a darme una oportunidad, aunque medio en broma. Uno o dos partidos antes del día del Atlético me dijo que lo tiraría yo si nos pitaban uno y marqué en ese partido. Luego fallé el siguiente y desde entonces no ya no he tirado más", dijo.

Señaló que, aunque el Eibar practica un fútbol diferente, se ve preparado para ser uno más a la hora de sacar el balón jugado, "algo habitual en los últimos años" en los que "el portero es un jugador más dentro del campo", por lo que está "preparado" para adaptarse a la estrategia que le pida el míster.

"Me he criado en un equipo como el Estrella Roja que es campeón de Serbia más de treinta veces y dominaba todos los partidos. Estoy muy ilusionado de encontrar algo diferente y que me va a servir para mejorar mi perfil de portero", afirmó Dmitrovic, quien recordó que su punto de inflexión como portero fue Alcorcón, tras lo que ha jugado en España seis temporadas "casi siempre de titular".

Pese a ello, el meta serbio indicó que "cada día es un nuevo aprendizaje" en "todos los aspectos, físico, técnico, mental: pero hay que seguir intentando mejorar cada día", apuntó.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.