Djokovic con problemas y un Thiem, magistral, pasan a tercera ronda

Agencia EFE
·7  min de lectura

Melbourne (Australia), 10 feb (EFE).- El serbio Novak Djokovic (1) tuvo serios problemas para superar su encuentro de segunda ronda del Abierto de Australia aunque superó al estadounidense Frances Tiafoe por 6-3, 6-7(3), 7-5(2) y 6-3; mientras que el austriaco Dominic Thiem (3) mejoró el tenis de su estreno y firmó una fácil victoria sobre el alemán Dominik Koepfer por 6-4, 6-0 y 6-2, en una jornada marcada por el intenso calor.

“Ha sido un partido muy complicado y las condiciones han sido duras, mucho calor cuando el sol estaba encima”, dijo tras la conclusión de un choque que superó las tres horas y media de duración.

El serbio cedió el primer set en Melbourne Park durante su segunda prueba, en un partido en el que ofreció una de sus versiones más erráticas tras cometer 37 errores no forzados.

Tampoco estuvo fino en los momentos de mayor exigencia después de que cediera dos de las tres pelotas de rotura que concedió a un eléctrico Tiafoe que se mantuvo a flote a lo largo de todo el encuentro respaldado por un apoyo inconmensurable de gran parte de los aficionados.

A pesar de las adversidades el serbio salió vivo de una exigente pelea y proseguirá con el camino hacia el que podía ser su tercera corona consecutiva, con su enfrentamiento ante el estadounidense Taylor Fritz (27).

El vigente finalista, Thiem, quien dejó por el camino al español Rafael Nadal (2) en los cuartos de final de la edición pasada, se enfrentará al australiano Nick Kyrgios que firmó uno de los encuentros de la jornada tras remontar al francés Ugo Humbert (29).

El austriaco no dio opción a su rival, después de que el kazajo Michail Kukushkin estuviera a punto de robarle el primer en su estreno, y ofreció una clase magistral tras cerrar el partido con siete servicios directos, 34 golpes ganadores y 21 errores no forzados, además de preservar todos sus juegos al saque.

El intenso calor, que superó los treinta grados, no inmutó lo más mínimo a un jugador con una de las mejores condiciones físicas del circuito como Thiem.

El campeón del Abierto de Estados Unidos advirtió en su primera rueda de prensa en Melbourne Park que estuvo "dándole muchas vueltas a la final del año pasado” y que aprendió la lección de cara a esta edición.

Hasta el momento ha cumplido con su palabra después de acceder a la tercera ronda tras cerrar dos cómodos partidos a tres sets.

“Sois increíble chicos. No sé cómo lo he hecho, ha sido uno de los partidos más locos que he jugado en mi vida”, dijo el que será su rival en tercera ronda tras la finalización del choque.

El resultado final fue 5-7, 6-4, 6-3, 6-7(2) y 6-3 tras tres horas y media de una batalla en la que Kyrgios salvó dos pelotas de partido al resto durante la disputa del cuarto set.

El ambiente fue más propio de una eliminatoria de Copa Davis que de un partido de Grand Slam después de que la ruidosa afición australiana animara cada error no forzado y doble falta del joven francés.

Kyrgios, que firmó su quinta aparición en tercera ronda en el ‘major’ australiano, tendrá la oportunidad de abrir su casillero frente al austriaco Thiem después de que el jugador europeo se impusiera en el único duelo que mantuvieron, en el torneo de Niza en 2015, tras el abandono del ‘aussie’ por lesión.

Del mismo modo, el húngaro Martin Fucsovics se abonó a la épica en el Abierto de Australia después de firmar de nuevo una tremenda batalla a cinco sets ante el suizo Stan Wawrinka (17) al que superó por 7-5, 6-1, 4-6, 2-6 y 7-6(9) tras cuatro horas de esfuerzo.

Fucsovics levantó tres pelotas de partido cuando el veterano jugador suizo lideraba el juego de desempate a diez puntos en el quinto por 9-6.

Más de ocho horas en pista y diez sets necesitó el húngaro para superar sus dos primeros partidos, después de que el joven ‘aussie’ Marc Polmans le ofreciera en su estreno una dura resistencia tras llevarse el enfrentamiento por 4-6, 6-3, 6-1, 6-7(3) y 7-6(3).

“Siento que me estoy muriendo, hoy hace mucho calor pero estoy muy feliz. Sabía que Stan iba a volver porque es muy fuerte. Lo más importante es que me mantuve mentalmente fuerte en el último set”, explicó después de tirarse al suelo de la pista John Cain Arena tras convertir su primera pelota de partido de favor.

Wawrinka, ganador en Melbourne Park en la edición de 2014, cruzó al otro lado de la pista tras la conclusión del partido y se fundió en un abrazo con su rival para felicitarle la victoria.

Tendrá otro complicado encuentro en tercera ronda ante el canadiense Milos Raonic (14), que superó por su parte al francés Corentin Moutet.

El español Pablo Carreño (15) se impuso a los potentes saques del checo Jiri Vesely, quien firmó 36 servicios directos, después de superar su partido por 6-3, 7-6(3), 2-6 y 6-4 en la segunda ronda del Abierto de Australia.

Carreño se convirtió en el segundo español en superar la segunda ronda después de la victoria de Pedro Martínez y consiguió su pase a la tercera ronda por quinto año consecutivo.

Advirtió el asturiano en rueda de prensa este martes sobre la peligrosidad de su rival, “alto, zurdo y sacador”, en las nuevas pistas de Melbourne Park que son extremadamente rápidas.

Sin embargo, Carreño no perdió la concentración y fue capaz de ser valiente con su servicio en los momentos más delicados después de salvar seis de las ocho pelotas de ‘break’ con las que contó el checo.

Decidió el primer set de la competición después de su impecable arranque ante el japonés Kei Nishikori, al que superó 7-5, 7-6(4) y 6-2 para servir la revancha de aquel encuentro de octavos de final que disputaron en la edición de 2019.

El español se enfrentará al búlgaro Grigor Dimitrov (18) y predijo un “partido en el que se pueda jugar más” y en el que contará con opciones si mantiene el nivel.

Sin embargo, fue su compatriota Pedro Martinez fue el primer español en hacerse un hueco entre los partidos de tercera tras superar al finlandés Emil Ruusuvuori por 1-6, 6-3, 6-2 y 7-6(5), por lo que se enfrentará en la siguiente ronda a Dusan Lajovic (23).

También cumplió el argentino Diego Schwartzman (9), quien completó una segunda ronda brillante en el Abierto de Australia tras fulminar al francés repescado de la previa Alexandre Muller por un contundente 6-2, 6-0 y 6-3 que alcanzó la hora y media de duración.

Su próximo rival será el ruso Aslan Karatsev, quien firmó en su segundo choque la derrota más severa de la actual edición del torneo tras abrumar al bielorruso Egor Gerasimov por 6-0, 6-1 y 6-0.

Schwartzman, el único argentino vivo en el cuadro, tan sólo cometió trece errores no forzados para poner de manifiesto su principal virtud, la solidez, que desesperó al verdugo en primera ronda de su compatriota Juan Londero.

Con la victoria, el tenista de Buenos Aires alcanzó la tercera ronda por cuarto año consecutivo y tendrá la oportunidad frente a Karatsev de igualar su mejor registro en Melbourne Park: los octavos de final.

También superaron con facilidad sus encuentros de segunda ronda como favoritos el alemán Alexander Zverev (6), quien se impuso al francés estadounidense Maxime Cressy por 7-5, 6-4 y 6-3; y el canadiense Denis Shapovalov tras endosar un severo 6-1, 6-3 y 6-2 al australiano Bernard Tomic.

Cumplieron además como cabezas de serie el canadiense Felix Auger-Aliassime (20) y el francés Adrian Mannarino (32).

(c) Agencia EFE