Dinamarca - Republica Checa: después del susto por Eriksen en el debut, los daneses están en semifinales de la Eurocopa

·3  min de lectura
Dinamarca celebra su segundo gol, anotado por el delantero de Dinamarca Kasper Dolberg durante el partido de fútbol de cuartos de final de la Eurocopa 2020 ante República Checa.
Agencia AFP

Dinamarca está entre los cuatro mejores de la Eurocopa 2020. Derrotó 2-1 a República Checa en Bakú, capital de Azerbaiján, gracias a los goles de Thomas Delaney y Jasper Dolberg. Descontó Patrick Schick para los checos. Así, los daneses continúan haciendo historia en un torneo que había comenzado de la peor manera: con el paro cardíaco de Christian Eriksen en pleno debut contra Finlandia. Ahora se medirán con el ganador de Inglaterra y Ucrania, que juegan a continuación, por un lugar en la final.

Hinchas daneses festejan en Bakú (Azerbaiján), donde Dinamarca venció 2-1 a República Checa.
ap


Hinchas daneses festejan en Bakú (Azerbaiján), donde Dinamarca venció 2-1 a República Checa. (ap /)

Dinamarca golpeó en ambos extremos del primer tiempo. Thomas Delaney, futbolista del Borussia Dortmund, adelantó a los escandinavos con un cabezazo esquinado. Apenas se habían jugado cinco minutos. A tres del final, los daneses duplicaron la ventaja a través de su hombre-gol, Kasper Dolberg. El futbolista, ex del Ajax y actualmente en el fútbol francés, remató de primera un centro de Maehle y convirtió.

El gol de Delaney

La superioridad danesa en el marcador contrastaba con algunos avances de los checos, que terminaban en las inmediaciones del área comandada por Kasper Schmeichel, o incluso en las manos del arquero del Leicester inglés. De todas maneras, el resultado era justo: Dinamarca había sido mucho más que su rival y se imponía sin problemas.

El gol de Dolberg

En el entretiempo, el entrenador checo, Jaroslav Silhavy, movió piezas y cambió el esquema de los suyos. Ingresaron Jakub Jankto y Michael Krmencik. El partido cambió al instante. Los checos se adelantaron en el campo y comenzaron a amenazar a Schmeiche, que debió esforzarse ante un par de remates de larga distancia. Y en la primera jugada que tuvo Patrik Schick, el gigante de Bayer Leverkusen anotó, cambiando la dirección de la pelota y dejando fuera de combate al arquero danés. Había partido.

Los checos mantuvieron la iniciativa e hicieron revolcar a Schmeichel un par de veces, pero les faltó encontrar esa jugada que les diera el empate. Dinamarca, más puzante y con un cerebral Hojberg, no cambió el guión del partido. Tuvo el tercer gol en los pies de Poulsen y, más tarde, en los de Maehle, pero en ambas ocasiones se topó con el arquero Vaclik. El encuentro fue una batalla en la que hubo dos checos heridos, con sendos vendajes en la cabeza. Ambos equipos dejaron todo y, en esa paridad, Dinamarca fue mejor. Por eso está entre los mejores cuatro del torneo. Eriksen, el futbolista danés del susto en el debut, celebrará en su casa.

El gol de Schick