Dinamarca y España ponen un pie en los cuartos de final

Agencia EFE
·4  min de lectura

Madrid, 21 ene (EFE).- Las selecciones de Dinamarca, vigente campeona, y de España, ganadora de los dos últimos Europeos, pusieron un pie en los cuartos de final del Mundial de Egipto tras imponerse este jueves a Catar y Alemania, respectivamente, en una jornada en la que Croacia dio un nuevo paso hacia la siguiente ronda al doblegar por un claro 28-18 a Baréin.

Victoria que si el conjunto danés logró con aparente facilidad, como reflejó el 32-23, final, en el caso del equipo español, llegó tras una intensa batalla con Alemania, que los "Hispanos" decantaron a su favor gracias a una sensacional defensa en el tramo final de la segunda mitad.

El trabajo defensivo permitió a España dejar nueve minutos sin anotar al conjunto germano, lo que permitió a los de Jordi Ribera no solo enjugar una desventaja de tres tantos (22-25), sino alcanzar los últimos nueve minutos de juego con una renta de tres goles (28-25) tras un parcial de 6-0.

En este tramo final la selección española volvió a mostrar su madurez para sumar un valioso triunfo (32-28) que deja a los "Hispanos" con un pie, sino pie y medio, en los cuartos de final.

Todo lo contrario que Alemania, que dependerá de los errores de terceros para poder acceder al siguiente turno, algo que parece complicado en el caso de Hungría, que al igual que España dio este jueves un paso de gigante hacia los cuartos de final, tras imponerse por 29-23 a Brasil.

La lesión del lateral Jose Toledo, que abandonó la pista a los trece minutos en camilla, tras dañarse la rodilla izquierda, mermó todavía más si cabe al conjunto sudamericano, que ya arrancó el torneo lastrado por las bajas por coronavirus de piezas tan importantes como del extremo Felipe Borges y el especialista defensivo Thiagus Petrus, que ni tan siquiera pudo viajar a Egipto.

Sin la presencia de Toledo, el ataque brasileño quedó reducido prácticamente a las aportaciones del lateral del Barcelona Haniel Langaro, que cerró el choque con ocho dianas.

Fue un argumento insuficiente para contener a un conjunto magiar que de la mano de unos excelentes Roland Mikler, que cerró el choque con quince paradas, y Bence Banhidi, que volvió a postularse al título de mejor pivote del Mundial, no dio la más mínima opción a Brasil, que con esta derrota queda fuera de la carrera por los cuartos de final.

Todo lo contrario que Polonia, que luchará con españoles y húngaros por las dos plazas en juego para la siguiente ronda en el grupo I, tras arrancar la segunda fase con una plácida victoria (16-30) sobre la débil Uruguay, en un choque en el que el técnico centroeuropeo Patryk Rombel aprovechó para dar minutos de descanso a sus principales jugadores.

Tampoco tuvo ningún problema Dinamarca, líder invicto del grupo II, que se apuntó su cuarta victoria consecutiva en el torneo, tras vencer este jueves por 32-23 a Catar, en un choque en el que volvió a brillar Mikkel Hansen, autor de ocho dianas.

De hecho, el jugador del París Saint-Germain tan sólo erró uno de los nueve lanzamientos que intentó en todo el encuentro, lo que permitió a los daneses, los vigentes campeones del mundo, escaparse rápidamente en el marcador, como reflejó el 17-12 con el que se llegó a la conclusión de la primera mitad.

Igualmente no tuvo ningún problema la selección de Croacia, finalista en el último Campeonato de Europa, para doblegar por un claro 28-18 a Baréin, en un choque que los balcánicos apenas tardaron once minutos en encarrilar, gracias al contundente parcial de 7-1 que firmaron de partida.

Una renta que se encargaron no sólo ya de conservar, sino de ampliar todavía más, el portero Marin Sego, que cerró el choque con más de un 40 por ciento de paradas, y el extremo Zlato Horvat, que se disparó hasta los ocho tantos.

El conjunto asiático no pudo ofrecer respuesta a estos argumentos. Nunca pudo cuestionar en ningún momento el triunfo de una Croacia que dio un nuevo paso hacia los cuartos de final, ronda con la que aún sigue soñando Argentina, tras imponerse este jueves por 24-28 a Japón, en un encuentro en el que destacó la actuación del lateral Fede Pizarro, autor de diez dianas.

El jugador del Incarlopsa Cuenca, que tan sólo erró en la primera parte uno de sus diez lanzamientos, lideró el juego ofensivo de los "Gladiadores", que este jueves pudieron volver a contar con su estrella, el central Diego Simonet, ausente de los dos últimos partidos por el golpe que sufrió en la primera jornada ante el Congo y que le perforó un tímpano.

Fue una dupla imparable para el equipo japonés, como indicó el claro 13-20 que figuraba a los dos minutos de la segunda mitad a favor de los del español Manalo Cadenas, que se jugarán el próximo sábado sus opciones de acceder a los cuartos de final ante Croacia.

Javier Villanueva

(c) Agencia EFE