Dinamarca celebra su aniversario soñado

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Copenhague, 27 jun (EFE).- Veintinueve años después del día más glorioso del fútbol danés, cuando ganó por sorpresa su único, Dinamarca vivió este sábado otro 26 de junio inolvidable con la goleada a Gales y el pase a cuartos de la Eurocopa.

La "Dinamita Roja" no pasaba un cruce de una fase final desde que en 1998 eliminó a Nigeria en el Mundial de Francia. Y lo logró en la misma fecha en que se había proclamado campeona de Europa derrotando a Alemania (2-0) en el estadio Nya Ullevi de Gotemburgo.

"Doble Dolberg y a cuartos", titula el diario "Jyllands Posten" con una foto en portada del delantero del Niza, al igual que el tabloide "Ekstra Bladet", que habla de "Dolberg Dynamite". "Politiken" resalta en cambio la "humillación" sufrida por Gales y que el "cuento" continúa en los cuartos de final.

"Somos vikingos y no estamos ahí por estar, estamos para conquistar. Hoy fue Amsterdam, la próxima vez será Bakú", dijo a la televisión pública "DR" el delantero del Barcelona Martin Braithwaite, quien destacó la fuerza del grupo, que se ha rehecho de la pérdida por un problema cardíaco de su estrella, Christian Eriksen.

Ocho goles ha marcado Dinamarca en los dos últimos partidos contra Rusia (4-1) y Gales (4-0), después de las dos injustas derrotas contra Finlandia y Bélgica, que dejaron al equipo al borde de la eliminación.

En la impresionante resurrección de Dinamarca ha tenido mucho que ver Kasper Hjulmand, un técnico que ha mostrado gran capacidad para mantener unido al grupo y mucha flexibilidad táctica. El técnico danés, admirador de Pep Guardiola pero también de Diego Simeone, cuenta no obstante con otras ayudas externas.

Desde el partido contra Rusia luce en la mano izquierda una modesta pulsera con una pequeña pelota de plata en recuerdo de Eriksen, al que los jugadores tienen muy presente continuamente con sus gestos y declaraciones.

Tras ganar a Gales, Hjulmand reveló una cábala desconocida, relacionada con el jersey negro que llevó en el partido.

"Hago todo lo que puedo para no ser supersticioso, pero llevé este jersey el día que ganamos a Inglaterra en Wembley (en la Liga de Naciones), en Austria (0-4, partido de clasificación) y contra Rusia. Entonces pensé: 'Joder, me la voy a poner de nuevo'", dijo.

Como revelaron las imágenes de televisión, al jersey le ha salido un agujero debajo de la axila. Pero Hjulmand no parece tener pensado cambiar de planes: "Va a haber que coserlo antes de marchar a Bakú. No creo que me lo vaya a sacar".

Los aficionados daneses, que llevaron a su equipo en volandas en los partidos jugados en el Parken de Copenhague y ayer en Amsterdam (donde eran mayoría), llenaron las calles de las principales ciudades del país durante la tarde y la noche del sábado.

En Copenhague, los "roligans" -del danés "rolig" (tranquilo) y el inglés "hooligan" (hincha violento)- cortaron el tráfico en varias calles céntricas y a falta de discotecas (cerradas aún por la pandemia), parques y otras zonas públicas se convirtieron en lugar de celebración después de la clausura de los bares a medianoche.

Anxo Lamela

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.