El dilema de Zidane tras el éxito en la Supercopa

El Real Madrid mostró su dominio ante el Manchester United durante largos períodos de la final de la Supercopa de la UEFA en la que se impuso por 2-1, confirmando su posición como el mejor equipo de Europa. Pero ahora el técnico blanco Zinedine Zidane se enfrenta a un dilema. En la imagen, Zidane en Skopje, Macedonia, el 8 de agosto de 2017. REUTERS/Ognen Teofilovski

(Reuters) - El Real Madrid mostró su dominio ante el Manchester United durante largos períodos de la final de la Supercopa de la UEFA en la que se impuso por 2-1, confirmando su posición como el mejor equipo de Europa. Pero ahora el técnico blanco Zinedine Zidane se enfrenta a un dilema.

El Real Madrid ganó en junio ante la Juventus su duodécimo título y segundo consecutivo de Liga de Campeones. Ganó la Liga española y en muchos partidos Zidane pasó del 4-3-3 a un 4-4-2 tras la lesión de Gareth Bale.

El problema de Zidane es si seguir con el 4-4-2 para la nueva temporada o volver al 4-3-3.

En el 4-4-2, Isco se suele situar en la punta del rombo que forman los centrocampistas. Se entiende perfectamente con Cristiano Ronaldo, que ocupó la posición de delantero puro tras años desenvolviéndose escorado a la banda izquierda.

La formación equilibra el equipo y Zidane la usó de nuevo contra el Manchester United, a pesar de que Ronaldo fue suplente tras haber llegado recientemente a los entrenamientos después de un prolongado descanso estival.

Bale ocupó la delantera junto con Karim Benzema y combinó muy bien con Isco. El extremo galés estrelló un disparo en el travesaño y participó en segundo gol del Madrid tirando una pared con el jugador malacitano antes de que éste batiera a David de Gea con un disparo al palo largo.

Ronaldo entró desde el banquillo cuando quedaban pocos minutos para el 90 y Zidane dijo que el delantero podría ser titular en el partido del domingo de la Supercopa de España ante el Barcelona.

"Sólo ha estado con nosotros durante tres días de entrenamiento, pero está bien y pensando en jugar el partido del domingo", dijo Zidane.

Pero con el buen momento de Isco, la conocida tripleta formada por Bale, Benzema y Cristiano ya no parece ser la mejor opción para el Madrid. La calidad de Isco es innegable, y también que es uno de los favoritos de la afición.

"Su partido y su gol fueron muy buenos", dijo Zidane después de la Supercopa. "Estoy muy contento con él porque crece más y más. Tiene arte", dijo Zidane

Sin embargo, Isco tiene un perfil más bajo, lo que hace más fácil para Zidane sentarle en el banquillo. Bale y Ronaldo son dos de los fichajes más caros de todos los tiempos, y tanto Zidane como el presidente del club, Florentino Pérez, tienen un cariño especial a Benzema.

Volver al 4-3-3 mantendría a sus estrellas contentas, pero podría tener consecuencias negativas para el equipo, lo que daría a Zidane un problema que resolver. Un problema que a otros entrenadores les gustaría tener, pero un problema al fin y al cabo.