Diego Simeone "no tiene corazón", la curiosa definición de Filipe Luis

LA NACION
·2  min de lectura

Filipe Luis, defensor brasileño del Flamengo, repasó su carrera y aseguró que Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, "no tiene corazón" y que sacó lo mejor de él.

En una entrevista concedida a The Guardian, que replica As, el marcador de punta recordó su relación con Simeone, especialmente, tras dejar al Colchonero por primera vez.

"Ahora puedo recibir y enviarle mensajes como un amigo, pero por aquel entonces, cada vez que recibía uno era estresante. Me dijo: 'Vuelve, vamos a ganar de nuevo y necesito un lateral izquierdo como tú'. Volví, jugué bien y dijo: 'Ves, solo juegas bien conmigo...'. Sacaba lo mejor de mi. Conocía cada centímetro de mi cerebro", contó.

Mónaco se burla del Barcelona y le ofrece consejos para derrotar al PSG

En ese sentido, el campeón de América con el "Mengao" en 2019 agregó: "Te doy mi palabra; no es fácil jugar para Simeone. No tiene corazón. Nunca se dice a sí mismo: 'Oh, qué pena, pobre jugador, necesito hacer esto o lo otro'. Él decidirá lo que tenga que hacer simplemente en busca de la victoria. Lo convirtió (al Atleti) en el equipo monstruoso que es ahora. Ese éxito tiene un nombre: Diego Simeone. Él no pierde el tiempo. Nunca hará un entrenamiento en plan, 'venga, pasémoslo bien hoy'. Yo era un lateral izquierdo sin confianza en diciembre cuando llegó y el mejor del mundo en enero. Es el único que ha logrado sacar eso de mi".

Además, se refirió a los duelos con Lionel Messi: "Un día me gustaría preguntar a Messi qué sentía al jugar contra mí. Lo afrontaba como el partido más importante de mi vida, porque era el mejor jugador que nunca había visto".

Añadió que lo estudiaba mucho y destacó su capacidad de improvisar cada jugada. "No tiene la gambeta en la cabeza antes de que le llegue la pelota. Si recibe uno contra uno, es imposible.

Por último, confesó: Hubo partidos en los que fui demasiado lejos en términos de agresividad y me expulsaron, pero nunca me recriminó nada.