Diego Schwartzmann, tras vencer a Guido Pella en Los Cabos:"Es muy lindo tener un estadio casi completo para jugar entre nosotros"

LA NACION
lanacion.com

Diego Schwartzmann y Guido Pella son muy amigos. Por eso la semifinal que jugaron anoche en el ATP de Los Cabos (cemento, US$ 762.455 en premios) no fue un partido más. El Peque se impuso por 6-3, 3-6 y 6-1 y en la medianoche de hoy jugará la final con el estadounidense Taylor Fritz. "Somos muy amigos con Guido, así que es muy lindo tener un estadio casi completo para poder jugar entre nosotros. Que la gente se reparta y podamos disfrutar los dos", declaró el Peque, visiblemente cansado, tras el partido con el bahiense.

En relación a los cuidados que debe tener porque enfrente no había un rival más, sino un amigo del circuito, el Peque agregó: "En un partido como el de hoy [por ayer] hay momentos en el que uno quiere descargar, quiere pegar un grito, quiere gritar "¡Vamos!", quiere putear.quiere hacer cualquier cosa y a veces tenés un amigo enfrente y necesitás estar calmo. Tenés toda la tensión adentro y te va cansando mucho más. Estamos muy contentos los dos por el momento que estamos pasando. Él viene teniendo un gran año, con muchos puntos, y solamente le deseo lo mejor para lo que sigue".

Mirá el match point de Schwartzmann sobre Pella

Guido Pella también habló sobre el encuentro con el Peque: lo hizo a través de sus redes sociales. "Hoy no se pudo, di todo lo que tenía pero enfrente tuve a una pared que jugó bárbaro. Felicitaciones @dieschwartzman te lo merecés, ahora para Montreal, muchas gracias por los saludos de siempre", escribió el bahiense en su perfil de Instagram.

El saludo de Pella al Peque Schwartzmann por su victoria

Schwartzman, 27° del ranking mundial, irá por su tercer título profesional, luego de los conseguidos en Estambul (2016) y Río de Janeiro (2018), ambos sobre polvo de ladrillo. Será su sexta final profesional y la segunda en 2019, ya que a comienzos de temporada jugó el partido decisivo del ATP de Buenos Aires (perdió contra el italiano Marco Cecchinato).

Qué leer a continuación