Diego Schwartzman y el recuerdo de la pelea con Daniil Medvedev, el escollo para llegar al Masters de Londres: "No voy a mentir con que somos amigos"

Sebastián Torok
·5  min de lectura

Sólo un triunfo en París-Bercy separa a Diego Schwartzman de acceder, sin depender de nadie, al Masters de Londres por primera vez en su carrera. Este viernes, desde las 10 de la Argentina (por ESPN/ESPN Play), el Peque se medirá con Daniil Medvedev, el número 5 del ranking, por los cuartos de final del último Masters 1000 del año. El ruso tiene un historial completamente en su favor ante el porteño (3-0) y ambos tuvieron fuertes cortocircuitos en enero pasado, durante un match de la ATP Cup, en Australia. El momento fue tan tenso que, inclusive, el umpire Mohamed Lahyani debió bajar de su silla e interceder.

Pese a las polémicas en la cuarentena y a las ganas de Coria, Gastón Gaudio seguirá como capitán del equipo argentino de Copa Davis

El tiempo apaciguó -un poco- la rigidez entre ambos y hasta realizaron algunas prácticas juntos tras la reanudación del circuito en agosto, pero lejos están de tener feeling. ¿Qué pasó aquel día en Australia? El Peque lo recordó luego de derrotar por un doble 6-1 a Alejandro Davidovich Fokina (España), en los octavos de París-Bercy:"Estábamos jugando en la ATP Cup y él, al final del primer set, me gritó un par de puntos en la cara: uno fue una doble falta y unos errores míos cuando me ganó 6-4. En el cambio de lado lo insulté, porque no me gustó que me gritara en la cara. No pasó mucho más que eso, es la realidad. No sé si me dijo algo o no. No me gustó la actitud que tuvo con algunos errores míos y mirándome, como enojado con algo que yo hice y no había hecho nada. Le dije qué le pasaba y lo mandé a cagar, como decimos nosotros [sonríe]. Ahí terminó. Quedó en la cancha. A mí, igual, las cosas que pasan en la cancha me cuestan separarlas afuera, pero hoy nos saludamos, tenemos una relación normal".

Aquella pelea en Sydney

Schwartzman añadió, sincero: "No voy a mentir con que somos amigos ni nada, pero si no hubiera pasado algo en la ATP Cup sería igual. Saludarnos y entrenar algunas veces si se dan los torneos y no mucho más, es lo normal que pasa entre dos personas que son de las dos puntas del mundo". En aquel match en la ATP Cup, finalmente el moscovita de 24 años se terminó imponiendo por 6-4, 4-6 y 6-3 (por entonces, Diego era el 14° del ranking).

También Medvedev, tras derrotar al australiano Alex De Miñaur por 5-7, 6-2 y 6-2, se refirió al jugador entrenado por Juan Ignacio Chela y Leonardo Olguín: "No creo que haya favoritos en estos partidos cuando hay dos jugadores entre los 10 primeros. Diego está jugando increíble en este momento. Sus resultados son increíbles. Probablemente estará en Londres. Por supuesto que no es oficial, pero existe una gran posibilidad. Así que va a ser un partido complicado. Hablando de la ATP Cup, si miran el partido de cerca, en el segundo y tercer set a veces aplaudía a Diego por sus grandes tiros. Y, por supuesto, entiendo por qué estaba enojado conmigo. Yo también tenía mi posición en esta situación. Pero yo no tengo ningún problema con Diego. Si tiene problemas conmigo, lo entiendo, no lucharé contra eso. Pero, de nuevo, creo que la relación va cada vez mejor".

El año mágico de Schwartzman

La segunda parte de la temporada tenística, tras los cinco meses de inactividad por la pandemia, mostraron lo mejor de Schwartzman en su carrera, venciendo por primera vez a Rafael Nadal (en los cuartos de final de Roma), alcanzando por primera vez la final de un Masters 1000 (en el Foro Itálico) y las semifinales de un Grand Slam (en Roland Garros) e ingresando en el Top 10. Además, pudo vencer a rivales que siempre lo habían derrotado, como el francés Richard Gasquet (además de Nadal, claro).

Medvedev puede ser otro objetivo por derrumbar para el Peque: "Las situaciones van cambiando, él [Medvedev] sigue siendo un tremendo jugador, con un ranking impresionante. Quizás en los últimos torneos no le fue tan bien como él y todos esperábamos, pero sigue ganando partidos en todos lados, así que va a ser muy difícil. Pero yo hoy estoy jugando bien y si sigo así seguramente tendré chances. Es un rival difícil pero que te deja jugar". El argentino dijo estar gestionando bien las presiones: "Voy dos torneos como Top Ten y ganando varios partidos, así que espero llevarlo siempre así (sonríe). Nunca me puse a pensar mucho en el ranking que tengo y si me genera más presión o no. La verdad es que desde que empecé a salir preclasificado en los torneos aproveché esas ventajas en el cuadro".

Para Schwartzman y ante las grandes chances que tiene de ser uno de los ocho maestros en el O2 Arena de Londres, desde el discurso puede ser sencillo decir que todavía no "canta victoria", pero desde la realidad tiene su grado de dificultad. ¿Cómo hace para tratar de aislarse o superar la ansiedad? "Por un lado trato de no hablar mucho del tema. Cada vez que estaba mirando un partido de alguno de los rivales que tenían oportunidades y alguno me decía si lo estaba viendo, yo le cambiaba de tema. Ya tengo mi cabeza pensando en eso como para tener la mente ocupada en el tema. Estoy tratando de ser realista, en seguir jugando bien. Mis formas de relajarme son a la tarde tomarme mis mates, ver alguna serie, ver resúmenes del fútbol mundialmente, ver la Champions, ahora el fin de semana ver el fútbol argentino. Esas son las cosas que me desconectan habitualmente del tenis y me hacen muy bien".

La salud de Diego Maradona: el médico Leopoldo Luque asegura que el DT de Gimnasia ya quiere irse de la clínica

Este viernes, Schwartzman tendrá un desafío complejo ante Medvedev, pero no imposible. De superarlo, el tenis nacional tendría a un singlista en el ATP Finals por primera vez desde 2013 (Juan Martín del Potro).