Diego Schwartzman, antes del Masters de Londres: lo que espera del torneo, el furor por "Gambito de dama" y sus recomendaciones de cine argentino a los periodistas extranjeros

LA NACION
·5  min de lectura

Es imposible borrarle a Diego Schwartzman la sonrisa del rostro. Es cierto, no le tocó el grupo más favorable en el Masters de fin de año, en el que estará en la zona bautizada Londres 2020: junto con el serbio Novak Djokovic (1° del mundo), el ruso Daniil Medvedev (4°) y el alemán Alexander Zverev (7° y campeón de la Copa de Maestros en 2018). Pero también es verdad que para el argentino es un momento único, maravilloso. La semana en la que es un Maestro y se codea con los mejores exponentes de la raqueta. Así lo vive, así transita sus días en la capital inglesa.

Gambito de Dama: la mirada del ajedrez, la partida oculta del final de la serie, la asesoría de Garry Kasparov y el guiño a Bobby Fischer

"Cuando vi el sorteo mis amigos me bromeaban, porque yo había mencionado al otro grupo y al final me tocó este. Pero la realidad es que todos son muy duros, hay grandes jugadores a los que les ha ido muy bien acá. En lo que respecta a mi zona aparecen distintos estilos de juego. Por un lado con Zverev y Medvedev, que son grandes sacadores y a su vez muy sólidos desde el fondo de la cancha. Tienen una movilidad increíble. Es por eso que quizás tengamos menos ritmo en los partidos y tendré que arreglármelas para tener buenos días con la devolución del servicio. En el otro grupo posiblemente se jueguen mucho más los puntos", analizó el número 9 del ranking ATP.

No obstante, lógicamente, Schwartzman disfruta cada momento de su estadía en Londres. Sonríe, pasea por el O2 Arena con su novia y su equipo, se saca fotos con las gigantografías. Está ahí por mérito propio, por su esfuerzo personal. Será el octavo argentino en la historia en jugar el Masters, el certamen que reúne a los ocho mejores de la temporada, y que esta vez tendrá lugar a partir del 15 de noviembre en Londres. "Es un torneo impresionante. Es una lástima que no puedan estar el público, mi familia, mis amigos y la prensa. Pero más allá de eso trato de disfrutar cada momento. A su vez, entiendo que tengo que entrenarme muy fuerte porque voy a medirme a los mejores tenistas del mundo", remarcó.

El debut de Schwartzman será el lunes, desde las 11, con Djokovic (será televisado por ESPN). El historial de Peque con los "maestros" de su grupo es 0-5 ante Djokovic, 0-4 frente a Medvedev y 2-2 contra Zverev. "En el primer partido siempre existen nervios para cualquier jugador, más allá del torneo. La mayoría corre con la ventaja de haber jugado varias veces acá y conocen bien la cancha, las pelotas y las sensaciones generales. Para mí todo es nuevo y sin dudas que voy a estar nervioso en el inicio. Pero es una parte linda del deporte con la cual debo convivir. Los nervios a veces te afectan para bien y otras tantas para mal", subrayó.

El otro grupo, llamado Tokio 1970 (en homenaje al primer Masters, hace 50 años), quedó integrado por el español Nadal (2°), el austríaco Thiem (3°), el griego Tsitsipas (6° y vigente campeón) y el ruso Andrey Rublev (8°). Esta zona será la que arrancará la competencia el domingo: Thiem vs. Tsitsipas, desde las 11 de la Argentina (tres horas más en Londres), y Nadal vs. Rublev, a las 17 de nuestro país (las 20 hora local). "Si pudiera elegir, tratándose de una superficie rápida, prefiero a los que son mejores en polvo, Nadal, Thiem y Tsitsipas, ellos me darían la chance de poder jugar más. Si me tocan los otros sería más difícil, te matan a saques", había dicho Schwartzman el martes último.

En sus ratos libres, Schwartzman comparte sus horas con Eugenia De Martino, su novia, y con el equipo de trabajo. Hay rondas de mate y furor por "Gambito de Dama", uno de los últimos éxitos de Netflix. La miniserie protagonizada por Anya Taylor-Joy narra la historia de la ajedrecista Beth Harmon. La trama está basada en la novela de Walter Tevis, que lleva el mismo nombre de la serie. "Sin dudas: el tenis ocupa mucho de mis pensamientos. Pero además jugamos a las cartas, vimos el partido de la Argentina contra Paraguay y nos enganchamos mucho con 'Gambito de Dama'. Cada vez que me estoy tratando con mi fisioterapeuta prendemos la TV y la vemos entre todos. Nos entretenemos mucho porque realmente está muy buena", dijo el argentino.

Siempre en la línea de las series o películas, en la rueda de prensa virtual ante periodistas de todo el mundo, Schwartzman se animó a las recomendaciones ante el pedido de los presentes. "'Relatos Salvajes' es una gran película, del mismo modo que "El secreto de sus ojos'. También les sugiero 'Nueve reinas'. Ricardo Darín es uno de los mejores actores que tenemos en nuestro país. Hay grandes series y películas en la Argentina. Y 'El marginal' es otra para sugerir", destacó.

Schwartzman, que tiene como entrenador a Juan Ignacio Chela, comenzó el año con un acceso a la final en Córdoba (perdió con el chileno Cristian Garín) y a las semifinales del Argentina Open en Buenos Aires. Luego llegó el receso en el circuito a raíz de la pandemia de coronavirus y volvió a competir en agosto para lograr los mejores resultados de su carrera. Peque fue finalista en el Masters 1000 de Roma (perdió con Djokovic) y en Colonia (cayó ante el alemán Zverev), y descolló en Roland Garros, donde venció a tenistas del calibre de Thiem y quedó eliminado en semifinales ante Nadal, luego campeón del torneo por decimotercera vez en su historia.