Diego Maradona superó la primera de las dos operaciones que lo llevaron a dejar Dorados: el comunicado de su abogado

LA NACION
lanacion.com

La experiencia de Diego Maradona en Dorados, de México, se terminó abruptamente pero no por malos resultados, que suelen ser la causa de los despidos de los directores técnicos. El excampeón mundial tenía que someterse a dos intervenciones quirúrgicas que demandarían mucho tiempo de recuperación y aceptó el consejo médico: parar para curarse.

En la clínica Olivos, Maradona fue intervenido este miércoles en la rodilla derecha, que desde hacía tiempo le dolía y le provocaba dificultad para caminar. Salió todo bien, según su abogado, Matías Morla, que anunció el resultado por Twitter.

Se trató de la primera de dos operaciones que el excrack necesitaba. La sinovitis aguda y la artrosis no daban como para más dilaciones, al punto de que habían requerido el uso de una muleta por parte del exnúmero 10. Que dentro de un tiempo encarará otro gran problema físico que lo aqueja en estos tiempos: el hombro izquierdo.

La clínica Olivos, donde operaron a Maradona.

Después de su salida de Sinaloa, algunos medios señalaron que Maradona padecía un principio de Alzheimer, algo que fue inmediatamente desmentido por el propio exfutbolista. Su neurólogo, Leopoldo Luque, además, confirmó que el Diez se encuentra bajo tratamiento por una dificultad para conciliar y mantener el sueño.

Maradona arrastra un amplio historial de hospitalizaciones con diversas patologías. El episodio más grave sucedió en enero de 2000, cuando sufrió una crisis cardíaca en Punta del Este, asociada a su adicción a la cocaína. Tras años de rehabilitación, que incluyó un tratamiento en Cuba, el Diez dijo que dejó de consumir.

En años recientes sus problemas de salud estuvieron asociados a una severa artrosis en sus dos rodillas, que destruyó sus cartílagos.

En abril de este año fue sometido a una operación programada por un sangrado estomacal que se le había detectado días antes en un chequeo de rutina.

Qué leer a continuación