Diego Maradona: le pegó a Verón, reveló cuándo "tocó fondo" y quién lo sacó de las drogas

LA NACION
lanacion.com

Diego Maradona habló para "Líbero vs...", la sección de TyC Sports que recorre las vidas personales y las carreras de futbolistas retirados y en actividad, como también de directores técnicos. En este caso, se trató de un programa especial de Líbero, íntegramente dedicado a la participación de una leyenda del fútbol mundial que en este mano a mano se mostró auténtico, relajado y, como es su costumbre, sin pelos en la lengua. Se refirió a su presente en Gimnasia, su costado más íntimo, el pasado oscuro con las drogas, el recuerdo de sus padres...

En primer termino se refirió a su dura infancia en Villa Fiorito y emocionado contó: "Lo peor que pasé de chico fue el hambre. Y no cambió nada. Yo hoy voy a Fiorito y están las mismas calles de barro, de tierra. Yo no me crié con bicicleta, con asfalto. Dormíamos ocho en la pieza y jugábamos en el barro. Comíamos carne el día que cobraba papá, el 4 de cada mes. Ese día comíamos milanesa y eso era como Navidad para nosotros".

Otro de los temas que repasó fue sobre su trabajo actual, su presente en el Lobo platense: "En Gimnasia volví a vivir. La gente de Gimnasia es especial, no tiene nada que ver ni con la de Boca, ni con la de River, ni Independiente, ni nada. Me hace acordar a la de Argentinos Juniors. Hoy en Gimnasia tenemos carencias pero los chicos dan la vida", dijo.

Uno de los temas más calientes de la entrevista llegó en el momento en el que habló de Estudiantes. En primer término recordó su pelea con Gastón Fernández tras el clásico que ganó el Pincha en el Bosque: "La Gata Fernández es un cagón. Cuando lo vea lo peleo. Es de Estudiantes y amigo de Verón, está todo mal". Además agregó que que no hay vuelta atrás en esa relación.

Al actual presidente de Estudiantes también lo atacó: "La bronca con él nace para el partido con los ingleses en el Mundial 2002, porque él jugaba en el Manchester United. No me pareció verlo parar el equipo, pero dicen los muchachos que si lo paró. Cuando yo lo cité en la cancha de River lo empezaron a putear todos y yo le paré la puteada. Después me paga haciéndolo hablar al padre, que dijo que yo llevé al hijo de vacaciones al Mundial de Sudáfrica. El hijo no estaba para jugar. No habló cuando me fui, dejó que se muriera la amistad. Eso me dolió mucho. Por eso se lo dije en la cancha en Roma (en un partido benéfico) y me dijo 'a mí no me boludees'. ¡Yo le dije que lo peleaba donde quisiera! Porque yo te llevé a Boca, no te llevó ni Bilardo ni Macri".

Un elogio a Messi sirvió también para volver a castigar a Verón: "Nos quieren enemistar, pero yo a Messi lo adoro. Lo ví en el vestuario llorar como un bebé en la ducha cuando perdimos contra Alemania y nos volvimos en cuartos. Otros capangas estaban buscando vuelos para volverse antes... uno de esos vive en La Plata (por Verón)".

A otro que atacó fue a Juan Román Riquelme, actual dirigente de Boca: "No me sentaría a tomar un café con Riquelme por el bien de Boca". Aunque coincidió con Román en quién es el mejor jugador de la Superliga: "Me llevaría al pibe de River...Nacho (Fernández). Tiene una gamuza en el pie", añadió.

El Diez habló también de la relación con su familia y su importancia en la salida de las drogas. En este contexto, reveló: "Cuando estaba en coma me acuerdo que estaba como en brea negra. Me tiraban ganchos y yo tiraba la mano y no podía salir. Yo seguía en coma. Que nadie se ponga ninguna medalla por sacar a Maradona de la droga. A mí me sacó Dalma contándome que Giannina cada vez que salía del colegio iba a donde estaba en coma y me decía "papá yo quiero vivir lo que viviste con Dalma, por eso quiero que te despierte papá". Y me desperté. Y ahí Dalma me lo volvió a contar. Ahí fue cuando dije "nunca más", destacó.

Además, se animó a cantar en italiano, contó cuál es su lugar favorito para irse de vacaciones y recordó su caída en el último partido de Gimnasia y Esgrima, frente a Central Córdoba: "Soy Ironman, no me dolió nada". También reconoció que intentó comunicarse con el presidente Alberto Fernández y contó: "Lo llamé, pero no me atendió. Hablé con Kicillof (Axel)".

Qué leer a continuación