Diego Maradona custodiado por militares chinos: la anécdota que contó Alejandro Fantino en un viaje junto al Diez

LA NACION
·2  min de lectura

El conductor del programa Espn Fútbol Club, Alejandro Fantino, contó este lunes una anécdota con Diego Maradona en una gira del entonces jugador deBoca por China en 1996, en las que dimensionó la magnitud de lo que representa para la gente el actual técnico de Gimnasia.

Tras la internación del ex entrenador del seleccionado argentino, el conductor y sus panelistas contaron sus vivencias con el astro argentino y Fantino rememoró uno de sus viajes junto al diez. "Yo pasé noches con Maradona y entendí lo que es el `mundo Maradona`".

"Estábamos en un hotel y Diego estaba en la Suite Presidencial al fondo. Las cuatro habitaciones contiguas a la suite de Maradona estaba ocupadas por policías militares del partido comunista chino, para custodiarlo", describió.

Luego agregó que dichas habitaciones se encontraban siempre abiertas, controlando todo el movimiento que provocaba Maradona en ese piso. "Tenían las puertas abiertas, con las armas apoyadas en las mesas mientras jugaban a las cartas, y te miraban de costado mientras íbamos y veníamos de la suite", dijo el periodista.

La generosidad de Maradona, según Fantino

A continuación, Fantino contó la generosidad de Maradona cuando lo invitó a una gira luego de la crisis económica argentina en el 2001. "Yo estaba saliendo de ESPN, estaba sin laburo y estaba explotando el país. Estaba medio complicado", recordó el conductor.

Fantino detalló que Maradona lo invitó a un viaje que debía realizar como manager de Boca por España. "Una noche me quedé con él hasta las cinco de la mañana mirando la televisión y solo tomaba agua y comía frutas, ni me habló".

"La noche siguiente, nos fuimos con Roberto Carlos y Ronaldo a una juerga en la casa de un director de cine en las afueras de Madrid que había hecho una fiesta flamenca para Maradona. Estaban Rosario Flores, el grupo Ketama, José Mercé, todo el mundo del flamenco", destacó Fantino en alusión a la magnitud que representa Maradona en cada país que visita.