Quién es Diego Alonso, el entrenador que ¿suena? en Boca y Racing

El nombre del uruguayo, que está sin club tras su salida de Monterrey, apareció de un día para el otro en la agenda de dos grandes que buscan DT.
El nombre del uruguayo, que está sin club tras su salida de Monterrey, apareció de un día para el otro en la agenda de dos grandes que buscan DT.

Diego Alonso es un relativo desconocido para el fútbol argentino. Más allá del buen recuerdo que dejó en Gimnasia, por el que tuvo dos pasos como futbolista, el uruguayo construyó la gran mayoría de su carrera como goleador en España, mientras que su trayectoria como entrenador la realizó en su país, en Paraguay y, especialmente, en México. Por eso, llamó mucho la atención cuando, en las últimas semanas, distintos medios comenzaron a instalar el nombre del charrúa como posible candidato a dirigir en dos de los clubes grandes de la Superliga: Boca y Racing.

Si bien tanto el Xeneize como la Academia tienen actualmente DT, distintas circunstancias los llevan a ambos a estar en la búsqueda de potenciales reemplazantes para sus técnicos: en la Ribera, la continuidad de Gustavo Alfaro está en duda luego de sus declaraciones tras la eliminación contra River por la Copa Libertadores y por las inminentes elecciones que se llevarán a cabo en el club; en Avellaneda, en tanto, dan por hecho que Eduardo Coudet se irá a Internacional de Porto Alegre a fin de año y ya trabajan para encontrarle un reemplazante.

Fue en ese contexto, y casi en simultáneo, cuando apareció el nombre de Alonso en ambos clubes. Por eso, los interrogantes se imponen: ¿el uruguayo es realmente un candidato o simplemente algunos quieren posicionarlo? ¿Por qué habría de ser tan codiciado un entrenador extranjero, sin experiencia en el fútbol argentino y que sólo cuenta en su currículum con algunos logros en México?

El montevideano, de 44 años, actualmente está sin trabajo luego de haber sido despedido de Monterrey a fines de septiembre, tras un año y cuatro meses al frente del equipo, en los que se consagró campeón de la Liga de Campeones de la Concacaf de este año y dejó a Rayados clasificado para el Mundial de Clubes. Anteriormente, el charrúa había estado durante tres años en Pachuca, donde logró dos títulos: el Clausura 2016 y la Liga de Campeones 2017. Ese mismo año, participó del Mundial de Clubes y fue tercero. 

Previamente, Alonso había iniciado su carrera como DT en Bella Vista, el club donde también debutó como jugador, y logró salvarlo del descenso. Luego, pasó por Guaraní de Paraguay, sin demasiado éxito. Pero las dos grandes desilusiones de su carrera se dieron en los dos clubes más importantes por los que pasó: en Peñarol, en 2013, duró apenas ocho partidos y fue despedido luego del peor arranque del Carbonero en la historia del torneo uruguayo y en Olimpia de Paraguay, en 2014, estuvo sólo siete meses y no llegó a dirigir ni siquiera un torneo completo.

Con este currículum, suena llamativo el supuesto interés de dos clubes que no están para las apuestas: el año próximo ambos tendrán la Copa Libertadores como gran objetivo y buscarán seguir en la pelea en el ámbito local, ante un mercado de pases que seguramente será complicado para los equipos argentinos. Además, hay que tener en cuenta la cuestión económica: Alonso viene de un fútbol con contratos en dólares, que para la economía local se vuelven impagables.

De todos modos, sea por interés real o por versiones intencionadas, el nombre está sobre la mesa. Y muchas veces eso alcanza para que una operación se convierta en realidad.

Qué leer a continuación