"No se pueden despreciar 121 goles"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, julio 2 (EL UNIVERSAL).- La desafortunada lesión de Raúl Jiménez dejó un enorme hueco en la delantera de la Selección Mexicana, pero existe la posibilidad de taparlo con un hombre que carga en su espalda 121 festejos con el Monterrey.

Es por eso que, según el entrenador argentino Ricardo Valiño, el Tricolor no puede despreciar a Rogelio Funes Mori, un delantero que —más allá de su naturalización como mexicano— en la cancha ha demostrado que merecer ser llamado.

Valiño tiene mucho que ver con la historia de los Funes Mori en el futbol mundial.

La familia de los argentinos se fue a Estados Unidos cuando los mellizos, Rogelio y Ramiro, eran muy pequeños, "como todos los que en algún momento quieren mejorar y sacrifican su patria". Años después, cuando ingresaron en un proyecto de la MLS, el ahora técnico del Atlético Morelia los vio en el campo, los analizó y vio que tenían futuro: "Los llevé a Argentina de vuelta a River Plate y Rogelio demostró que es un jugador de calidad, fuera de serie. Apenas al año, ya debutaba en el primer equipo".

Son chicos "que han superado mucho, el desarraigo —que es tan fuerte—; luego, dejar a la familia de vuelta a Argentina y al final explotar su carrera".

Por eso, la Selección Nacional "debe aprovechar a Rogelio, un tipo que se sacrifica por todos, por el equipo... Eso le viene muy bien a México. Reitero, lleva más de 120 goles anotados... No es para que se desprecie".

La principal característica de Rogelio es la autoexigencia, tanto en la vida como en la cancha: "Desde el momento en que tomó la decisión [de naturalizarse], es porque estaba convencido. Los mellizos son muy profesionales y, en el caso de Rogelio, es perfeccionista, siempre se quedaba después del entrenamiento a practicar remates y movimientos; además, es muy crítico de sí mismo, es un jugador que se exige mucho. Sus estándares son muy altos; por eso fue que sorteó los obstáculos de su vida".

Es por eso que la polémica a su alrededor no le afectará, porque es un tipo acostumbrado a reponerse... siempre.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.