Despiden a gloria olímpica

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO., enero 14 (EL UNIVERSAL).- María José Alcalá estaba a unos momentos de arrancar su participación en los Juegos Olímpicos de Seúl 88, cuando se encontró de frente con Carlos Girón.

"Tienes que dar todo en esta competencia. No puedes guardarte nada en los Juegos", recuerda Alcalá que le dijo Girón, quien recientemente se había retirado y se estrenaba como comentarista en las Magnas Justas. "Siempre fue así, un consejero. No fui el único atleta al que se le acercó.

La versión de la exdeportista concuerda con los testimonios de Jesús Mena, clavadista que se colgó bronce en las justas veraniegas de Seúl, y de Carlos Padilla, presidente del COM.

"Siempre fue así. Buscaba ayudar a los atletas sin ver a qué federación pertenecían. El COM le hará un homenaje qué se merece. Lo haremos en cuanto vuelva a la Ciudad de México", dice Padilla a EL UNIVERSAL.

Carlos Girón falleció el lunes por la mañana. El clavadista tuvo su mayor logro deportivo cuando ganó la medalla de plata en trampolín de tres metros en los Juegos de Moscú 80, luego de que le fuera arrebatado el oro por una inédita decisión de los jueces, quienes le permitieron al ruso Alexandr Portnov repetir su último clavado y que a la postre le permitió levantar el título olímpico.

Girón, llegó a contar, que los jueces le pidieron una disculpa, porque le arrebataron la presea por la situación política de esos Juegos Olímpicos, que se disputaron en medio de la Guerra Fría. Portnov era un hijo de la URSS.

"Junto a Joaquín Capilla fue el clavadista más brillante que ha tenido este país. Por cuatro años consecutivos fue el mejor del mundo", agrega Alcalá.

Participó en cuatro Juegos Olímpicos y se retiró en Los Ángeles 84. Después se enfocó en su carrera de dentista. Al tiempo, participó como comentarista televisivo y se convirtió en miembro permanente del Comité Olímpico Mexicano. También aspiró fallidamente a ser delegado de Miguel Hidalgo.

Su deceso, a los 65 años, deja viuda a Silvana, su esposa y a sus dos hijos: Carlo y Silviana.

Qué leer a continuación