Hay desconfianza en proceso de selección para clavadistas

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 14 (EL UNIVERSAL).- Durante las participaciones de México en los Juegos Olímpicos, la obtención de medallas en clavados se ha convertido en algo prácticamente natural.

Con 14 preseas (un oro, siete platas y seis bronces), esta disciplina es la que más ha sumado al medallero olímpico de nuestro país.

A pesar de que la escuela mexicana es observada por el resto de las naciones que aspiran a presea en Tokio 2020, el proceso que realizará la Federación Mexicana de Natación(FMN) para conformar la Selección se encamina a repetir los vicios del año pasado, cuando los criterios subjetivos alimentaron la desconfianza en la decisión final.

"Los selectivos con criterios claros siempre serán los procesos que ayudan a la Selección a llegar fortalecida y más con la gran calidad con que cuentan los clavadistas mexicanos, pero desde que existen los controles técnicos y la no claridad, se complica todo", opinó Fernando Platas exclavadista y medallista en Sidney 2000.

Para los Juegos Panamericanos de Lima 2019, la FMN realizó una contienda a puerta cerrada que bautizó como control interno, en el que múltiples clavadistas denunciaron irregularidades y predilección por algunos deportistas.

"El control interno es muy subjetivo. No hay claridad en la toma de las decisiones para conformar al equipo. Pero si yo veo que en la FMN, que preside Kiril Todorov, violan los derechos de un atleta o meten por dedazo a un deportista, lo voy a denunciar. Voy a levantar la voz y no me cansaré de mencionarlo", señaló Ernesto Vargas, presidente de la Comisión de Deporte de la Cámara de Diputados.

El control interno se llevará a cabo a finales de mayo, con el mismo juicio que en 2019, cuando esa Selección que participó en Lima sufrió un retroceso de resultados respecto a ediciones anteriores.

Qué leer a continuación