Desafío entre clases sociales

·1  min de lectura

Ramón Treviño

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 20 (EL UNIVERSAL).- El juego de los presupuestos y las nóminas también se activará en el repechaje del Guardianes 2020. Disparidad en algunos casos, mala inversión en otros y una dura realidad para los últimos, que —gracias a este nuevo formato de competencia— pueden pelear por un lugar en los cuartos de final.

Y también se dividen entre los obligados y los soñadores. El Monterrey y los Tigres son los clubes cuya valoración de mercado puede ser hasta de tres veces la de su rival y eso los obliga a ganar. El Guadalajara, por su parte, se ha sumergido en problema tras problema que han mermado al equipo, que sigue sin justificar la inversión de 40 millones de dólares (mdd).

El duelo más disparejo, en cuanto a nóminas, es el de los Rayados ante el Puebla; los regiomontanos tienen un valor plantilla de poco más de 82 mdd, más de tres veces que el de La Franja.

El choque más parejo, en este sentido, es Santos vs Pachuca, con los laguneros con un valor estimado en 59 mdd, por 43 mdd de los Tuzos. Se abre la pregunta: ¿Podrá más el dinero que el futbol? Desde Aguascalientes, Puebla y Toluca, dicen que no.