Derechos de TV internacionales: se firmó el contrato que desató la ira de River y Boca contra la liga y la AFA

Alejandro Casar González
·7  min de lectura
Jorge Amor Ameal, Chiqui Tapia y Marcelo Tinelli, tres protagonistas de la trama de la guerra por los millones del fútbol argentino
Fuente: Archivo

Fue casi un año de negociación. Pero la AFA cerró con Torneos la renovación del contrato de los derechos internacionales de TV, el convenio que provocó la ira de Boca y River. Se garantizó un mínimo de 13 millones de dólares por año más el 70% de las utilidades que deje la plataforma online usada para ver los partidos del fútbol argentinos en aquellos países donde no haya un socio televisivo. Además, recibirá otros tres millones en concepto de adelanto. El acuerdo entrará en vigencia en 2021 y regirá hasta 2027, cuando puede renovarse por otros seis años más.

Hasta ahí, los datos duros de un contrato que tuvo decenas de idas y venidas, pero que nunca cambió de interlocutores: Claudio Tapia y Pablo Toviggino se cansaron de reunirse para tomar café en el edificio de la AFA sobre la calle Viamonte con los ejecutivos de Torneos, cuyo CEO es Ignacio Galarza. La compañía empezó a charlar del nuevo convenio a finales de 2019, cuando todavía existía la Superliga. Fue luego de que Mariano Elizondo, ex presidente de la entidad con oficinas en Puerto Madero, descartara los US$ 8 millones anuales que le habían ofrecido para prolongar el acuerdo existente. Alberto Fernández ya había ganado las PASO. La suerte de Mauricio Macri parecía juzgada. Y con él la de la Superliga. Entonces, Torneos fue a la AFA.

Facundo Campazzo: su récord de asistencias, el látigo y el saludo del "pianista"

"Nada fue fácil", dijo una fuente cercana a la negociación. En agosto de este año, Torneos puso sobre la mesa un proyecto integral de comercialización. Eran cerca de 20 páginas de un coqueto Power Point. Todo muy prolijo, pero la AFA (se sabe) va por los números, más que por el marketing. Las charlas empezaron en US$ 9 millones garantizados por año y un porcentaje de las ganancias. Subieron a 10. Un día, y ante la sospecha (o rumor) de que Disney podría ofertar 12 millones, Torneos igualó esa cifra. Pero el contrato no se firmaba. Hasta que hubo apretón de manos por 13 millones anuales y el 70% de las utilidades de la plataforma virtual utilizada para transmitir los partidos por streaming.

Cuando todo estaba arreglado de palabra, la AFA llamó a la mesa a Marcelo Tinelli, presidente de la Liga Profesional. Meses antes, Tapia se había sacado una foto con el conductor de "Bailando por un sueño" y Mario Pergolini. Ayer, rivales por el rating. Hoy, aliados en la búsqueda de mejores recursos para los clubes. "Gestión Tapia", se jactó algún dirigente cercano a la cúpula de la AFA. Lo cierto es que los dueños de la audiencia televisiva de los 90 nunca trabajaron juntos en esta negociación. Es más, un Zoom que tuvo la presencia de dirigentes de los cuatro grandes (faltó Independiente) terminó con un intercambio acalorado entre Tapia y los representantes de Boca (Pergolini) y River (Rodolfo D'Onofrio).

Las dos locomotoras del fútbol argentino protestaron por una negociación cerrada a sus espaldas. Y por enterarse "con todo cocinado". El monto (muy superior a los US$ 6 millones que se pagaron hasta el final de 2020) también les parecía insuficiente. "Traigan una oferta concreta y hablamos", se escuchó. Cuando se confirmaron las cifras, otros dirigentes también mostraron su descontento. Uno de ellos fue Andrés Fassi (Talleres de Córdoba), quien había presentado hace meses un plan para la negociación de todos los contratos de derechos de la Liga Profesional. Fue a la papelera de reciclaje.

Boca tenía una idea, que nunca pudo plasmar. Su intención era comercializar por su cuenta los derechos internacionales de cada partido del club. Y establecer una especie de pay-per-view para sus hinchas en el exterior. Quienes quisieran verlo pagarían por encuentro, y Boca destinaría un porcentaje de la facturación al rival de turno. "Eran ingresos genuinos y en moneda extranjera. No nos dejaron", protesta una fuente del club. Pergolini, dueño de Vórterix y experto en TV, ya anunció el (re)lanzamiento de Boca TV. Exportarlo al mundo y cobrar por partido era apenas un paso más. Un detalle: el ingreso por la venta de derechos internacionales se divide en partes iguales entre todos los clubes. Da igual que se llamen Boca, River, Patronato o Arsenal. Y a más clubes en primera, menos billetes para cada uno.

En septiembre, la AFA dio un (supuesto) paso hacia la transparencia. En el Boletín Oficial de la reunión del comité ejecutivo del 8 de septiembre se consignó la realización de un concurso de precios para los derechos internacionales. El estudio Bruchou, Fernández Madero & Lombardi fue contratado para redactar el pliego. Los interesados debían pagar US$ 5 mil para descargar el documento. El concurso quedó desierto. El mismo derecho televisivo que en enero había interesado a seis empresas multinacionales ahora no seducía a nadie. Es cierto: eran tiempos de restricciones y de pandemia. El fútbol estaba parado. "El concurso fue una pantalla para dejar contentos a River y Boca, que lo pidieron. Estaba todo confirmado con Torneos", confiesa otro informante que pide anonimato. En rigor, la productora de la calle Balcarce había terminado de cerrar los últimos detalles del acuerdo un día antes de la reunión de comité ejecutivo de la AFA. Que no se presentara nadie en la compulsa le allanó el camino.

El encuentro de Tapia con Tinelli y Pergolini, en marzo

El contrato firmado tiene dos detalles peculiares. Por un lado, Torneos informó que se asoció con Global Sports Rights Management (GSRM) para la gestión comercial en el exterior. GSRM podrá parecer desconocido para el fútbol argentino, pero en rigor era el que había presentado el desarrollo de un "modelo mixto" de comercialización de los derechos internacionales a la Superliga. Fue a mediados de 2019. En el pliego de la licitación original (que más tarde sería cancelada) figuraba como "iniciante". Esa figura fue criticada por los otros interesados, ya que además se les permitía igualar cualquier oferta que no superara a la suya en más de un 20%. GSRM es, a su vez, de otras dos empresas: Fanatiz y 1190 Sports. La primera es una de las principales empresas OTT (Over The Top) dedicada al streaming de contenidos deportivos, y ya tenía en su plataforma los partidos del fútbol argentino para algunos países. 1190 Sports es el agente comercial de La Roja, la selección chilena de fútbol.

Un año con Russo: el título que Boca la arrebató a River y el sueño de la Libertadores

Torneos y GSRM crearon en Miami una nueva compañía, que será la encargada de vender el fútbol argentino fronteras afuera: Argentina Football Distribution (AFD). AFD tiene como apoderado al chileno Matías Rivera, hijo de Raúl, cofundador tanto de Fanatiz como de 1190 Sports. Los gerentes de AFD que tendrán a su cargo la actividad diaria de la compañía y serán responsables de la venta del fútbol argentino al extranjero son argentinos: Hernán Donnari (ex Fox Sports, por GSRM) y Santiago Sluzewski Monti (por Torneos).

La segunda curiosidad es que, al menos al principio, Torneos usará la plataforma de streaming de la AFA, denominada AFA Play. Esta OTT figura en el listado de sponsors de la Copa Diego Armando Maradona y fue presentada en sociedad en 2019. Pone a disposición contenidos relacionados con el seleccionado argentino, y la idea es renovar esa oferta para potenciar la cantidad de suscriptores en el extranjero. Torneos pagará un cánon mensual a la AFA para poder disponer de esa plataforma. Lo curioso es que las aplicaciones de AFA Play para los principales celulares fueron desarrolladas por otra empresa: Metro World Digital S.A., el agente comercial digital de la AFA.

Metro World Digital es una historia en sí misma, que excede a los derechos internacionales. La empresa figura en los registros mercantiles a nombre de Mariana Yapur y Carlos Alberto Varela, sucesor temporal de Claudio Tapia como presidente de Barracas Central y también propietario de la empresa recolectora de basura de Pilar: Transur. Metro World Digital presentó su oferta para ser agente comercial digital de la AFA el 8 de noviembre de 2018, y fue aceptada por el comité ejecutivo. Pero pocos (o casi nadie) la conocían por ese nombre. Hasta el 29 de octubre de ese año se llamaba Metro S.A. Y antes era Metro Music, una productora musical.