El deporte del futuro: estadios al 50 por ciento de su capacidad

Marcelo Gantman
·3  min de lectura
Publico en las plateas de Independiente, en el encuentro frente a Boca Juniors.
Mauro Alfieri La Nacion

Los allegados que se ubican en las plateas de las canchas argentinas, primero en silencio y luego gritones porque no se aguantan más una vez que la pelota rueda, deberían comprender que son verdaderos privilegiados de un planeta en pandemia: diferentes relevamientos indican que en 2021, el regreso del público a los acontecimientos deportivos será parcial o directamente no será.

En ciertos mercados deportivos se habla incluso de la “desconexión” que ya existe entre los hinchas y los eventos en vivo y la incomodidad de estar con extraños que no usan barbijos si la organización deportiva no hace explícita la orden. La pandemia permitió que sepamos de la existencia de la Asociación Internacional de Organizadores de Eventos (IAEH, según su sigla en inglés) que reúne a miembros de Australia, Nueva Zelanda, Asia y América del Norte como anfitriones de diferentes eventos deportivos.

Cuando el Abierto de Australia de tenis se quedó sin público

Según una encuesta hecha entre 24 de sus integrantes, el 66 por ciento asegura que durante 2021 realizará espectáculos deportivos con algún tipo de asistencia de público. Más optimista, un 25 por ciento de los encuestados por IAEH indica que espera organizar su evento sin ningún tipo de restricciones en lo que resta de 2021.

Mil vidas en una sola: se crió sin padres, salió campeón en River, superó un tumor y se reinventó en Chile

A pesar de las limitaciones, quienes integran esta asociación ven una mejor perspectiva para el espectáculo deportivo en tiempos de Covid-19: en mayo de 2020, el 80 por ciento de los miembros de IAEH decían que no tenían planes para la reanudación de los espectáculos con público y ahora el 76 por ciento asegura tenerlos. El 24 por ciento restante no tiene perspectivas de retorno de público.

La encuesta también revela que las posibilidades cambian de acuerdo a la geografía y las políticas sanitarias locales. El Abierto de Australia de tenis fue un ejemplo de flexibilidad necesaria en estos tiempos: se jugó con restricciones de público y hasta tuvo una ventana de cinco días con prohibición total de presencia de espectadores debido a un confinamiento estricto. Hubo un plan y también hubo contingencias. ¿A qué plan responde la presencia de los allegados del fútbol argentino?

La Bombonera, durante el último Superclásico; plagada de banderas, pero sin público
Mauro Alfieri / LA NACION


La Bombonera, durante el último Superclásico; plagada de banderas, pero sin público (Mauro Alfieri / LA NACION/)

Los cambios de comportamientos sociales son otro factor que interviene cuando se habla de la vuelta de los espectadores. Una encuesta entre 1.500 personas elaborada por The Washington Post y la Universidad de Maryland reveló que solo el 42 por ciento de los fanáticos del deporte se sentiría cómodo en un estadio completo viendo deporte en vivo. Un 69 por ciento dijo que asistiría sin problemas si la capacidad fuera del 20 por ciento y otro 50 por ciento se sentiría confortable si se limitara al 50 por ciento del aforo.

España: Barcelona consiguió un agónico triunfo para ponerse a un punto del Atlético de Madrid

El 66 por ciento de los encuestados dijo que se sentiría más seguro en un evento al aire libre, mientras que apenas el 22 por ciento asistiría a partidos en recintos cubiertos. La sensación del peligro al contagio está muy presente: el 64 por ciento dijo que se sentiría seguro con el uso de barbijo constante en los estadios y el 75 por ciento manifestó que ese uso debería ser obligatorio.

El futuro del espectáculo deportivo todavía no parece tener en el horizonte la clásica imagen de las multitudes que desbordan los espacios: los integrantes de IAEH imaginan que en los próximos años, con buen pronóstico, veremos estadios al 50 por ciento de la capacidad. Si hacen lugar, un poco de compañía para los allegados.