ICE vigila y arresta a indocumentados en sus barrios en plena crisis por el coronavirus

Yahoo Noticias

La epidemia de coronavirus y las medidas de distanciamiento social que se han establecido en muchas ciudades estadounidenses –en muchas requiriendo que la gente se quede y trabaje, tanto como sea posible, en casa y evitando reuniones de más de 10 personas y para reducir al máximo las interacciones– mantienen en fuerte tensión a la población.

Pero para los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, las presentes condiciones extraordinarias de aislamiento y recorte de actividades suponen severas amenazas adicionales.

Una de ellas es ser arrestado por la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) justo en momentos en que su familia se encuentra en aislamiento y las condiciones generales resultan especialmente difíciles por la reducción o pérdida de empleos e ingresos y las restricciones a la actividad económica.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio
ICE realizó actividades de vigilancia y acoso de indocumentados en EEUU en plena emergencia por la epidemia de Covid. En la foto, un arresto en 2017. (AP)
ICE realizó actividades de vigilancia y acoso de indocumentados en EEUU en plena emergencia por la epidemia de Covid. En la foto, un arresto en 2017. (AP)

Se ha señalado que en días recientes, desde principios de marzo, el gobierno federal habría iniciado la llamada Operación Paladio, especialmente dedicada a incrementar el rastreo y en su caso el arresto de indocumentados en varias urbes, en especial en ciudades santuario, entre ellas Atlanta, Boston, Chicago, Detroit, Los Ángeles, Newark, Nueva Orleans, Nueva York y San Francisco, entre otras, de acuerdo a un reporte de The New York Times.

El plan, se afirma, estaba previsto para durar hasta el 31 de diciembre, según documentos oficiales, e implicaba el despliegue de cientos de agentes para realizar vigilancia las 24 horas para detectar y arrestar a indocumentados. Y, más allá de la retórica, cualquier indocumentado (y no solo los responsables de delitos graves) era un objetivo de la Operación Paladio.

Algunas voces han señalado que ICE, al no poder entrar directamente a hogares sin órdenes judiciales, de todos modos hace patrullas afuera de las casas en barrios o lugares de empleo donde se concentran indocumentados. Ello pese a que la comunidad está en severa tensión por la epidemia de coronavirus.

Desde principios de marzo a la fecha se ha dado la presente escalada de la emergencia por el COVID-19, con el distanciamiento social y el aislamiento de muchas comunidades en Estados Unidos, pero también arreció la actividad de la Operación Paladio.

Eso ha sido severamente criticado por ser un factor de terror y crueldad contra las comunidades inmigrantes que se adiciona al desasosiego que ya se sufre a causa del coronavirus.

Por ejemplo, el Denver Post reportó que en esa región de Colorado se registraron hace unos días al menos dos detenciones de indocumentados que eran padres de estudiantes de las escuelas públicas de Denver, en uno de los casos de una persona que iba a recoger a sus hijos a la escuela justo el día en que estas fueron cerradas por la epidemia de coronavirus.

En Pennsylvania, ICE arrestó a un indocumentado cuando salía de la sala de emergencia de un hospital, de acuerdo a The Morning Call.

Y también hace unos días, en Los Ángeles, un indocumentado fue arrestado por ICE cuando iba camino al supermercado para comprar suministros para su familia, aislada en su casa a causa del coronavirus, de acuerdo al periódico La Opinión.

Y fue muy criticado, como se señaló en Los Angeles Times, que los agentes de ICE actuaran así en momentos en que la comunidad está temerosa y debilitada por la crisis de Covid-19, y es de notar que agentes de ICE tenían máscaras respiradoras N95 en caso de necesitar protegerse de personas con síntomas de enfermedades respiratorias.

Máscaras que son muy escasas en hospitales y que, se afirma, deberían estar en poder de médicos y enfermeras que atienden a pacientes con alto riesgo y no en patrullas de ICE que aterrorizan a inmigrantes en momentos de una grave epidemia.

La situación se ha vuelto tan cruel y ominosa que el Caucus Hispano del Congreso además de deplorar el acoso de ICE contra familias inmigrantes las calificó como acciones de riesgo para la salud pública.

La indignación ha sido fuerte en el país y, al final, ICE ha decidido suspender parcialmente su persecución de indocumentados y concentrarse solo en aquellos que han cometido crímenes que amenazan a la seguridad pública, de acuerdo a The Washington Post. Con ello, se afirma, se propiciará que inmigrantes enfermos acudan a recibir atención, en lugar de estarse escondiendo de ICE, y se reduzca con ello riesgos de contagio de coronavirus.

Además, las autoridades afirmaron que “durante la crisis de Covid-19, ICE no realizará operaciones de aplicación de la ley en o cerca de centros de salud como hospitales, oficinas de médicos, clínicas y centros de urgencias excepto en las más extraordinarias circunstancias… Las personas no deben evitar buscar atención médica por miedo a que sea arrestados por cuestiones civiles de inmigración”.

Queda, con todo, confirmar que la definición de personas que ponen en riesgo la seguridad pública y la de circunstancias extraordinarias no sean estiradas de modo arbitrario y, así, lleven nuevamente a detenciones de inmigrantes que no estarían realmente en las “prioridades” de ICE.

En tiempos de la presente y grave crisis por el Covid-19, la solidaridad entre autoridades y comunidades debería ser la base de sus interacciones y de las determinaciones oficiales. Y en ello, cuidando que se respeten los derechos básicos, no se debe incurrir en acciones que causen temor y desasosiego adicionales  como las redadas de ICE.

Qué leer a continuación