Delfina Merino: cómo volvió a Las Leonas luego del calvario de su rodilla

Joaquín Sánchez
lanacion.com

Ya sin el guante verde colocado en su mano izquierda, Delfina Merino posaba una y otra vez para las selfies que ella misma sacaba ante el numeroso pedido que llegaba desde las tribunas del club platense de Santa Bárbara. Todas las chicas querían una foto con su ídola, la elegida mejor jugadora del mundo del 2017 y la que volvía a ponerse la camiseta del seleccionado argentino femenino de hockey sobre césped, luego de superar dos operaciones en su rodilla derecha.

El último domingo, el triunfo en el primer amistoso ante Alemania ya había quedado atrás, cuando la dueña de la camiseta 12 de las Leonas se acercó a sus fanáticas para dedicarles el tiempo necesario para cumplirles el sueño que ella misma pudo experimentar cuando era una adolescente con la cordobesa Sole García. Con la sonrisa dibujada en su cara, mostró la alegría de haber terminado sin dolores en su regreso que se produjo desde el banco y ya sin la cinta de capitana que viajó a la pierna de Rosario Luchetti. "Vestir esta camiseta es una de las cosas que más me apasiona y más amo, así que muy feliz de estar de vuelta", confesó a LA NACION.

"Extrañaba mucho las sensaciones de las concentraciones, del día a día. Soy una persona que no sólo disfruta estar dentro de la cancha, sino de todos los momentos previos o posteriores del grupo", agregó la delantera que debutó en la Argentina ya hace una década con el título en la Copa Panamericana 2009 en Hamilton.

En su ausencia, este año la Selección concluyó la Pro League en el cuarto puesto y obtuvo la clasificación a Tokio 2020 al llevarse el oro con comodidad en los Juegos Panamericanos de Lima. "Si bien para mí fue mucho tiempo porque la pasé mal, realmente no fue tanto. Las chicas son las mismas. Va a ser cuestión de sumar minutos en partidos internacionales, que son el ritmo que necesito para estar más suelta para el nivel top, pero contenta con estar jugando al hockey.", afirmó quien es una de las líderes de un plantel.

La cicatriz en su rodilla derecha está ahí, presente, para recordarle todo lo duro que fue atravesar su primera lesión importante. Todo comenzó con una inflamación en la banda iliotibial de la que no pudo recuperarse con descanso ni con kinesiología y que derivó en dos operaciones, en abril y luego en junio, y una rehabilitación en el gimnasio en soledad. "Fue un año muy complicado, no me había pasado nunca nada así. Se hizo demasiado largo, con muchas idas y vueltas, y me terminó costando prácticamente el triple de tiempo de recuperación de lo previsto", se lamentó para rápidamente destacar que su familia fue fundamental en la contención que le permitió atravesar el mal humor y la que le dio fuerza para salir. "En esos momentos duros te apoyás en la gente que querés, que también es la que más disfruta los lindos, así que voy a estar agradecida eternamente", se emocionó.

Si bien la lesión le produjo un paréntesis en su carrera deportiva, Delfina le encontró el lado positivo: avanzó en su carrera de Derecho en la Universidad de Buenos Aires -le quedan pocas materias para recibirse-, y también le puso el cuerpo a un proyecto de ayuda social que prevé la construcción del merendero Las Trincheras en el pueblo santiagueño de Icaño. "Son meses que con el correr del tiempo los voy a ver como un crecimiento porque logré poner la cabeza en otras cosas a las que no puedo dedicar el tiempo necesario cuando estamos entrenando a full", reflexionó la campeona del mundo en Rosario 2010.

"Sólo fracasa el que deja de intentarlo", escribió, como capitana de entonces, en una carta que hizo pública luego de que las Leonas fueran eliminadas en los cuartos de final del Mundial de Londres 2018. Eso, sumado al duro golpe deportivo que anteriormente habían sufrido en los Juegos Olímpicos de Río -por primera vez en 20 años se quedaron afuera de la pelea por las medallas-, hace que hoy haya una revancha a la vista: Tokio 2020.

"Mi mente está cien por ciento ahí, es la prioridad. Quiero llegar de la mejor manera, no sólo yo sino todo el equipo. Tras la serie con Alemania vendrán unos días de descanso activo, porque uno no para nunca la máquina pensando en los Juegos. Tengo mucha ilusión para el año que viene", anticipó la jugadora nacida en el Club Banco Provincia que compitió en la liga más poderosa del mundo, la holandesa.

Delfina suele decir que ser una Leona es un estilo de vida, dentro y fuera de la cancha; y deberán cumplir de manera correcta esa premisa para llegar el año próximo al objetivo que se les niega: la medalla de oro olímpica. "El sueño máximo es lograr el primer lugar en los próximos Juegos. Tenemos mucha calidad como equipo: jugadoras con cualidades, un lindo mix de experiencia y juventud. Me parece que si somos inteligentes y amalgamamos las virtudes de cada una, y ponemos como prioridad la Selección en estos ocho meses, tenemos muchas chances de conseguirlo", concluye mientras camina sola rumbo al vestuario, feliz con el regreso en el presente y llena de esperanza para el futuro próximo.

Se viene el segundo ante las alemanas

Con la mira puesta en ganar minutos de juego pensando en la exigencia máxima del año próximo que son los Juegos Olímpicos de Tokio, el seleccionado argentino femenino de hockey sobre césped se medirá hoy ante su par de Alemania, en la recientemente estrenada cancha de agua del club Santa Bárbara de La Plata, desde las 17.30

En el primer test match ante las germanas, el seleccionado dirigido por Carlos Retegui, se impuso 3-1 con goles de Carla Rebecchi, Agustina Gorzelany y la local María José Granatto, ante casi cuatro mil personas en lo que fue la primera presentación de las Leonas en esa ciudad.

Este segundo duelo frente al número 4 del ranking de la Federación Internacional de Hockey promete la misma paridad que el primero, que recién se resolvió sobre el final para el seleccionado nacional.

La serie concluirá mañana con el tercer encuentro en el mismo escenario y a la misma hora, y ya sí, las jugadoras tendrán un breve descanso antes de retomar los entrenamientos para encarar de la mejor manera un 2020 que tendrá el objetivo máximo de conseguir la esquiva medalla de oro olímpica.

Qué leer a continuación