Copa Libertadores. Con su marca registrada, Defensa y Justicia vapuleó a Universitario

Alberto Cantore
·3  min de lectura
El toque de Pizzini para marcar el gol con el que Defensa y Justicia abrió el marcador en la goleada sobre Universitario
Fotobaires

Un estilo que trasciende los nombres. Un carácter que viaja más allá del tiempo. Defensa y Justicia se ajusta a una línea de juego sin importar los jugadores ni los directores técnicos, porque ellos se adaptan al libreto. No hay secretos, apenas detalles de la impronta que le ofrece cada entrenador al modelo que ya es una marca registrada en el fútbol argentino y también en el continente. El Halcón siguió el guion para superar 3 a 0 a Universitario, de Perú, y sumar su primer éxito, tras el empate en el debut con Independiente del Valle, en el Grupo A de la Copa Libertadores. El martes recibirá a Palmeiras, el puntero de la zona y el rival al que venció en la final de la Recopa Sudamericana.

Independiente - City Torque: el Rojo ganó por la Sudamericana ante los uruguayos

La marca de siempre expuso Defensa y Justicia. Mover la pelota de una banda a la otra sin un único eje. Por momentos, Enzo Fernández es la guía; más tarde, el legado lo toma Francisco Pizzini. Si la idea es profundizar por el centro del campo, Gabriel Hachen es el comandante. Posiblemente, la franja izquierda sería la que menos peso ofensivo expresaba, porque Nahuel Gallardo no es un volante natural, aunque fue el hijo de Marcelo –entrenador de River- el que llegó al área sin marca y asistió a Walter Bou, que de cabeza falló frente al arco.

La competencia sirve para corregir fallas y crecer como estructura. Defensa y Justicia es una muestra: 22 partidos en el año, con una final de Copa Sudamericana y otra de la Recopa, dos trofeos que se lucen en las vitrinas de Florencio Varela. Universitario, en cambio, apenas disputó cinco encuentros en 2021 y celebró apenas una victoria. Ese recorrido se reflejó en la cancha, donde la intensidad que impone el equipo de Beccacece fue abriendo grietas hasta quebrar al rival.

Una acción de conjunto que tuvo sus últimos compases cuando Fernández cedió a Bou, que rompió el manual de los goleadores: lejos de intentar una definición propia asistió a Pizzini, quien con un toque suave derrotó a Carvallo. El segundo gol en torneos internacionales para el bahiense con la camiseta de Defensa y Justicia –en las semifinales de la Copa Sudamericana marcó frente a Coquimbo, de Chile-; sin posición fija, el ex Independiente resultó indescifrable para los peruanos. Antes, un remate de Emanuel Brítez que el arquero rechazó con la cara y más tarde un offside de Juan Rodríguez –tras una acción de pelota parada- que el asistente chileno Juan Serrano le marcó de manera equivocada a su compatriota Ángelo Hermosilla, ocasiones que generó el Halcón en un primer capítulo que lo tuvo marcando el pulso.

Defensa y Justicia vs Universitario
Fotobaires


Defensa y Justicia vs Universitario (Fotobaires /)

La idea primaria de Universitario de ensayar una presión alta para incomodar a Defensa y Justicia fue efímera. Una vez que los locales ajustaron los movimientos de Loaiza, Enzo Fernández y de Matías Rodríguez, la salida desde el fondo fue prolija y con rapidez el equipo se posicionaba en el campo peruano para atacar. De un tiro de esquina los visitantes provocaron el mayor susto: la conexión uruguaya entre Hernán Novick –lanzó el córner- y Fernando Alonso, remató de cabeza, descubrió al travesaño como oposición.

El control del juego de Defensa y Justicia, pero sin profundizar ni marcar una diferencia tranquilizadora en el resultado, la única razón por la Universitario siguió a tiro en el desarrollo, aunque los peruanos apenas ensayaron aproximaciones al arco de Unsain. El faro de juego fue Novick, y cuando el charrúa se encendió el panameño Quintero tomó vuelo, pero esas imágenes fueron demasiado intermitentes. El Halcón con una pelota parada anunció que calibraba la mira para terminar la faena –Juan Rodríguez pifió el cabezazo-; minutos más tarde, una triangulación finalizó con una asistencia de Gallardo a Bou, que de taco estiró la diferencia. El artillero se anotó nuevamente al marcar de penal y sellar una goleada que se construyó de modo lento, sin prisa, pero también sin pausa y hasta le dio la oportunidad a Beccacece de provocar el debut de Kevin Lencina, juvenil de 20 años.