Darío Benedetto contó cómo vivió el campeonato de Boca y elogió a River

LA NACION
lanacion.com

Darío Benedetto confesó lo estresante que fue para él el desenlace de la Superliga, que Boca le ganó a River en los últimos minutos de la última fecha, y a la vez elogió al club de Núñez por plantarse y decidir no disputar su partido por la Copa Superliga, para resguardar a su plantel y a los empleaods de la institución frente a la pandemia del coronavirus.

"Me dormí a las 4 y media de la mañana de acá y al otro día tenía que ir a entrenar. Pero bueno, estaba viendo los dos partidos a la vez: el de River por el teléfono y el de Boca por la tele. Así que, nada, cuando salió campeón Boca me puse feliz de la vida. Pero fue realmente estresante. Estábamos esperando que se dé el empate de River pero la cuestión es que nosotros estábamos empatando. Así que cuando metió el gol Carlitos lo grité con todo, más vale." compartió el Pipa, en una extensa y cálida entrevista desde su casa en Marsella con el programa Redes, que emite todas las tardes ESPN.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

La canción que eligió el Pipa para lavarse las manos

El goleador no ahorró elogios para el gran presente de Carlos Tevez: "A Carlos lo veo 10 puntos. Lo veo bien físicamente, se le nota en la cara que está flaco, que está trabajado. Está más rápido adentro de la cancha. Y la verdad que me pone muy contento por él porque es una excelente persona y lucha mucho para que a Boca le vaya bien, así que todo lo que le está pasando y todo lo que él gana con Boca lo disfruto mucho, lo tiene muy merecido, es un ídolo".

Benedetto aprovechó para referirse a una situación que generó polémica hace una semana en la Argentina, y que él no tuvo dudas en elogiar: "Felicito a River por la postura que tomó. Lo mismo que hicieron ellos lo tendrían que haber hecho todos los clubes del fútbol argentino y no jugar ningún partido así sea a puertas cerradas", destacó . Y agregó: "Todo el mundo sabe las cosas que se pierden porque no haya fútbol en cualquier país, pero si está suspendido en Italia, suspendido en España, suspendido en todo el mundo y en Argentina se sigue jugando hay algo que estamos haciendo mal. Así que realmente felicito a River por la decisión que tomó".

Además, el mejor delantero que tuvo Boca desde el retiro de Martín Palermo hizo un llamado a la concientización y contó cómo conviven en Europa con la pandemia: "Hay que quedarse en casa y no perjudicar ni jugar con la salud de nadie porque realmente es muy preocupante. Yo veo en la Argentina que todavía no lo están asimilando con la responsabilidad que lo tienen que tomar. En el caso de Italia y España, que están muy pegados a lo que es Francia, realmente es muy preocupante lo que está pasando. Los hospitales están totalmente colapsados, a un punto de que deciden que a los mayores de 65 años, a los ancianos, no los atienden, prefieren atender a gente más joven que darle la opción a los viejos. Es terrible. Ojalá no llegue a pasar todo eso en la Argentina", comentó angustiado.

Sobre su futuro, confesó que su objetivo cercano es disputar la Champions League (el Olympique está segundo en la Ligue 1 y se está clasificando a la edición 20/21), pero que su sueño es regresa ral club de sus amores: "El día de mañana me gustaría volver. Tengo un sueño que es jugar la Champions y gracias a Dios se está dando, a pesar de que todavía faltan partidos. Todavía no es segura la clasificación pero la tenemos ahí. Después el día de mañana pensaré si volver o no, a mí volver a jugar y retirarme con la camiseta de Boca me encantaría, es otro sueño".

Acerca del día a día junto a su esposa Noelia y sus hijos en medio de la cuarentena, el Pipa reconoció: "La verdad es que se está haciendo bastante complicado el hecho de estar encerrado en tu casa. Pude ir al club el último día antes de que dijeran que se iba a aplicar esto y me pude traer bicicleta, pesas y un montón de otras cosas para poder entrenar acá en casa porque lamentablemente estamos pasando una situación realmente complicada y hay que hacer caso a las cosas que dicen".

Más allá de que fue recibido con muy buena onda en el plantel del Marsella, Darío, que el próximo 17 de mayo cumplirá 30 años, reconoció: "Francia es complicado, no es para nada fácil. Yo cuando llegué no entendía absolutamente nada. Lo único que decía era bonjour (buen día) y merci (gracias). Después, nada. No estoy estudiando, pero hoy ya todo lo que me dicen en francés lo puedo entender y hablo un poco, me defiendo bastante bien. Acá no me dicen Pipa, me dicen Pip. En francés la última letra no se pronuncia. Al principio me comunicaba con señas, ahora estoy bastante mejor".

Benedetto contó desde adentro cómo se vive la rivalidad con PSG y lo comparó con el Boca-River: "Me hace no extrañar mucho. Hay una rivalidad muy grande con PSG. Esto es... no digo como un Boca - River porque un Boca - River es realmente gigante. Aceptan que me hable con Di María, con Icardi y con Paredes porque son argentinos y porque fueron compañeros míos en mi corto paso por la Selección. Hasta ahí está bien. Ya después si pasa a mayores puedo empezar a tener problemas porque la pasión que tiene la gente de Marsella es muy parecida a la de los argentinos".

Por último, se ilusionó con una posible citación como uno de los tres refuerzos mayores de 23 años al seleccionado olímpico, aunque reconoció que no se ve en los planes de los entrenadores: "No tuve la oportunidad de volver a hablar con Scaloni después de los últimos amistosos que jugué con la Selección. Hoy por hoy no me veo en sus planes, hay jugadores realmente importantísimos en mi puesto que merecen estar en la Selección, pero un Juego Olímpico sería muy importante para mí. Ojalá se pueda dar, me encantaría".

Qué leer a continuación