Daniel Passarella y River: su no inclusión en el polémico video por los 120 años, el consejo que le dio a Gallardo, la selección argentina, Messi, Maradona y sus ganas de volver a dirigir

·5  min de lectura
Daniel Passarella, técnico de River, abraza a Gonzalo Higuaín luego de vencer a Boca en 2006
LUCIANO THIEBERGER

Daniel Passarella volvió a escena. En la previa del comienzo de las Eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022 y en la antesala también de la Copa América, el referente del seleccionado argentino habló de todos los temas en una entrevista con el Diario La Tercera, de Chile, y también se refirió a lo que sucedió en la semana. River, su club, no lo incluyó en el video conmemorativo por la celebración de los 120 años. Incluso el periodista le hace mención a lo curioso, ya que el Kaiser cumplió ese mismo día, el pasado martes 25 de mayo, 68 años. “Estoy bien, estuve como cinco horas atendiendo el teléfono”, comenzó diciendo quien fuera ídolo como jugador millonario, reconocido como entrenador de la misma institución, pero muy cuestionado en su paso como presidente.

De mozo a conquistar Europa a pura innovación táctica: la íntima revancha de Thomas Tuchel

Entre otras cuestiones, habló sobre sus ganas de volver a dirigir. Le preguntaron cuándo se daría eso, y Passarella respondió: “Cuando me llame un club o una selección serios, que no empiece la conversación por la plata que quiero ganar. Que el diálogo se inicie con el proyecto que voy a presentar… La pregunta no es qué podés mejorar del equipo, te ponés en cuatro o cinco días en órbita para tener un conocimiento del club”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El pasado 25 de mayo, River publicó un video de dos minutos emotivos, de esos que erizan la piel. Dos minutos que sintetizan los 120 años de historia y de grandeza River. Las hazañas más importantes, las conquistas imborrables, los títulos internacionales y los nacionales se entremezclan con imágenes de figuras de ayer y de ahora. Los ídolos y un lugar destacado en el recorrido, esa aventura que nació en La Boca y se mudó a Núñez. Los nombres se apilan: Carrizo, Labruna, Sívori, Moreno, Di Stéfano, Alonso, Francescoli, Crespo, Ortega, Saviola, Aimar, Astrada, Quintero… y la voz de Marcelo Gallardo en hilo del sensible relato. Passarella aparece durante menos de un segundo, escondido dentro de una formación de un equipo de la temporada 1976.

Roland Garros. Naomi Osaka: la multa por rehusarse a hablar y una amenaza más severa

Un nombre que hasta 2009 era un símbolo del club quedó en el olvido. Como si borrar su apellido resultara un remedio. Passarella fue jugador, director técnico y presidente, un logro que muy pocos personajes en el fútbol lograron en el mundo. Pero el cariño, ese que a veces se retaceaba porque de joven era simpatizante de Boca, se esfumó con una pésima gestión que derivó en el descenso el 26 de junio de 2011: la peor página de la historia.

“¿Si me extrañó lo del video de River? Vi el video que hicieron… No sé, no le di mucha importancia. Pienso que sí, tal vez debería haber estado, pero no sé”, le dijo a La Tercera de Chile.

Daniel Passarella y Carlos "El Mono" Navarro Montoya durante un superclásico entre River Plate y Boca Juniors.
JORGE QUIROGA


Daniel Passarella y Carlos "El Mono" Navarro Montoya durante un superclásico entre River Plate y Boca Juniors. (JORGE QUIROGA/)

En el mismo medio, contó la relación que llegó a generar con Marcelo Gallardo, quien se convirtió en el mejor técnico de la historia de River: “Con Marcelo tuvimos una relación muy linda. Debutó conmigo en River, salimos campeones. Lo vinieron a ver de Francia para ir a Mónaco y le aconsejé que se fuera, que llegaría a una ciudad divina para vivir, a un club importantísimo. Y se marchó. Era un jugador muy inteligente, estaba avanzado cuatro o cinco segundos de la jugada siguiente. No me extraña que le haya ido tan bien como entrenador. Leía muy bien el fútbol”.

En charla desde Buenos Aires, el Kaiser también se refirió a cómo vive la pandemia: “Es triste y lamentable, aparte los gobiernos hablan y dicen cualquier cosa. Es lamentable. Se confunde a la gente cada día más. Se equivocan, después borrón y cuenta nueva”, opinó, y sobre la realización de la Copa América en la Argentina, continuó: “Es un riesgo, en dos semanas las cosas no cambiarán respecto de la emergencia sanitaria. No es viable hacer la Copa América. En rigor, ningún país está para hacer la Copa América. No le veo solución. Es cierto que las federaciones pierden mucha plata, pero también se está muriendo mucha gente. Hay que pensar más en la gente que en la plata”.

Daniel Passarella levanta la copa en el Mundial de Argentina 1978
El Gráfico


Daniel Passarella levanta la copa en el Mundial de Argentina 1978 (El Gráfico/)

Está convencido de que la Argentina se clasificará al próximo Mundial y tiene un gran deseo con respecto a Lionel Messi: “Es el primero de todos, todavía tiene cuerda para rato. Me gustaría mucho que Messi llegara a ganar el Mundial, yo creo que es un deseo que él tiene pendiente con la selección” y agregó: “Todavía tiene tiempo para lograrlo. Yo no tengo mucho diálogo con él, lo vi en un encuentro que tuvimos en FIFA, en Suiza. Charlamos un rato, es una persona agradable y simpática. Es un futbolista importante. Lo que me gustaría es que, si termina con Barcelona, lo haga en buenos modos; o que después siga trabajando allá”.

Passarella, acusado de administración fraudulenta en River
Passarella, acusado de administración fraudulenta en River


Passarella, acusado de administración fraudulenta en River

Tuvo sentidas palabras para con Maradona: “Fue muy triste, todavía el país está acongojado por lo que pasó. Tuve la suerte de jugar con él, era increíble, pensaba dos tiempos antes que el resto. Me recuerdo una vez que estábamos en España, creo. Estábamos en la habitación Tolo Gallego, Diego y yo. Entonces yo le pregunto a Diego: “¿Si mañana hacés un gol, cómo lo celebrás?”… Me dice, “salgo corriendo a la tribuna más cercana y salto con el brazo derecho con el puño en alto”... Y me pregunta a mí, le digo “algo parecido, salgo corriendo con el puño hago así…”. Y al Tolo no le preguntamos nada, nos mirábamos para no preguntarle… Gallego estaba inquieto. Entonces el Tolo sale al baño y cuando está en la puerta dice: “A mí no me preguntaron… Si anoto un gol me caigo desmayado”.