Daniel Passarella, el nombre que pasó al olvido en la historia de River: el gran ninguneado en el homenaje de los 120 años

·3  min de lectura
Daniel Passarella y Carlos Feranndo Navarro Montoya durante un superclásico; el Káiser se retiró en 1989, rápidamente comenzó su carrera como entrenador en Núñez y en 2009 fue elegido presidente de River
JORGE QUIROGA

Dos minutos emotivos, de esos que erizan la piel. Dos minutos que sintetizan los 120 años de historia y de grandeza River. Las hazañas más importantes, las conquistas imborrables, los títulos internacionales y los nacionales se entremezclan con imágenes de figuras de ayer y de ahora. Los ídolos y un lugar destacado en el recorrido, esa aventura que nació en La Boca y se mudó a Núñez. Los nombres se apilan: Carrizo, Labruna, Sívori, Moreno, Di Stéfano, Alonso, Francescoli, Crespo, Ortega, Saviola, Aimar, Astrada, Quintero… y la voz de Marcelo Gallardo en hilo del sensible relato.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Un nombre que hasta 2009 era un símbolo del club quedó en el olvido. Como si borrar su apellido resultara un remedio. Aparece durante menos de un segundo, escondido dentro de una formación de un equipo de la temporada 1976. Daniel Passarella fue jugador, director técnico y presidente, un logro que muy pocos personajes en el fútbol lograron en el mundo. Un caudillo en la cancha que se convirtió en el Gran Capitán, cuando la Argentina levantó por primera vez la Copa del Mundo en 1978. Ahí, en el Monumental, un espacio que no le era ajeno porque hacía cuatro años ya vestía la camiseta de River, después de jugar en Sarmiento, de Junín. Cinco vueltas olímpicas como futbolista: la primera, siendo parte del plantel que en 1975 rompió los 18 años sin títulos; el bicampeonato de 1979, el Metropolitano 1980 y el Nacional 1981.

El 15 de mayo de 2010, Marcelo Gallardo se retiró de River y Daniel Passarella, como presidente del club, le entregó una plaqueta; el Muñeco tuvo una amarga despedida: el DT Ángel Cappa lo dejó sentado en el banco de los suplentes en la caída por goleada ante Tigre
El 15 de mayo de 2010, Marcelo Gallardo se retiró de River y Daniel Passarella, como presidente del club, le entregó una plaqueta; el Muñeco tuvo una amarga despedida: el DT Ángel Cappa lo dejó sentado en el banco de los suplentes en la caída por goleada ante Tigre


El 15 de mayo de 2010, Marcelo Gallardo se retiró de River y Daniel Passarella, como presidente del club, le entregó una plaqueta; el Muñeco tuvo una amarga despedida: el DT Ángel Cappa lo dejó sentado en el banco de los suplentes en la caída por goleada ante Tigre

El regreso de Europa, el retiro en el club, el rol de entrenador y más gloria, con otras tres conquistas: el campeonato de 1989/90, la primera mitad la dirigió Mostaza Merlo; los torneo Apertura 1991 y 1993. Y un segundo regreso, pero para ser presidente: en 2008 lanzó su candidatura y en diciembre de 2009 venció por seis votos a Rodolfo D’Onofrio. Y el cariño, ese que a veces se retaceaba porque de joven era simpatizante de Boca, se esfumó con una pésima gestión que derivó en el descenso el 26 de junio de 2011: la peor página de la historia.

Arriba, a la izquierda: la única imagen de Passarella en el video institucional de River por los 120 años
captura de TV


Arriba, a la izquierda: la única imagen de Passarella en el video institucional de River por los 120 años (captura de TV /)

Desde entonces, el nombre de Passarella quedó en el olvido, perdido. Nadie lo recuerda, nadie lo menciona, nadie lo trae a la memoria. El Kaiser, como River, cumplió años el 25 de mayo; él, 68, aunque tampoco existió un saludo. Las causas judiciales por administración fraudulenta, defraudación, malversación de fondos y aquellas que lo emparentan con la formación de grupos violentos que formalizaban negociados en el club, una razón para que quien fue figura como jugador y entrenador pase a ser un sin nombre en la historia del club.

Daniel Passarella, técnico de River, abraza a Gonzalo Higuaín luego de  vencer a Boca en el Monumental
LUCIANO THIEBERGER


Daniel Passarella, técnico de River, abraza a Gonzalo Higuaín luego de vencer a Boca en el Monumental (LUCIANO THIEBERGER/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.