Daniel Angelici se defiende y contraataca: "Si la auditoría dice que en Boca falta dinero, que vayan a la Justicia"

LA NACION
·6  min de lectura
Angelici respaldó su gestión y fue crítico de la nueva conducción
Fuente: Archivo

La paz que Boca respira sobre el campo de juego se contrapone con la efervescencia que sucede en los escritorios, en la tesorería. El arribo de Miguel Russo y el liderazgo renovado de Carlos Tevez transformaron la escena: Boca es un equipo confiable, seguro. Logró el anterior campeonato local -en una arremetida sobre River-, pasó sin contratiempos la primera etapa de la Copa Libertadores y se impuso por 2 a 1 sobre Lanús, en el arranque de la Copa Liga Profesional. Sin embargo, esa sintonía fina choca con la denuncia de las autoridades xeneizes contra la anterior conducción.

Jorge Amor Ameal, el actual presidente y Román Riquelme, el vicepresidente, encendieron las alarmas con un informe que asume algunas irregularidades de la administración anterior, liderada por Daniel Angelici. El expresidente se tomó unos días para contestar. Y afirmó: "Si leen los balances, entró dinero y salió dinero. Y Boca siempre dio superávit. Nunca me atendieron el teléfono, lo llamé (a Jorge Amor Ameal) para felicitarlo, no me llamó ni para saber el día de la asunción. Sólo me dijeron que no querían hacerse cargo el 12 del 12, por el día del hincha de Boca..."

La peor derrota del Leeds de Bielsa

"No sé de dónde sale tanto odio.Le contesté a Ameal una carta documento en broma, porque no puede ser tan burro. Todavía no hicieron el balance de corte, me lo están reclamando a mí. Cuando se fue Macri, lo hizo Ameal; lo hizo Pedro (Pompilio) cuando se fue Ameal... es lo que dice el estatuto, ¿por qué no lo hicieron?".

Otros tiempos: Riquelme y Angelici, juntos
Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo / archivo

Además, Angelici fue contundente, en una charla con el programa 'Presión alta' de TyC Sports: "Lo mejor que puedo hacer es acompañar en silencio, apoyar en silencio desde afuera. Pero dijeron cosas que no son ciertas, me molesta que me difamen. Parece que todo lo que hicimos está mal... no es cierto. Dijeron que iban a hacer una auditoría de la UBA, yo sigo esperando esa auditoría y que lleva firma. Si los informes son un videíto, sin ningún sustento, me preocupa. No falta dinero en el club, pero si hay irregularidades, si la auditoría dice que falta dinero, que vayan a la Justicia. Además, ahora, hay gente que se lleva bolsas con ropa del club", cerró la frase a modo de denuncia.

En cuando a lo deportivo, el expresidente reconoció que antes de sellar la incorporación de Gustavo Alfaro (sugerido por el ex manager Nicolás Burdisso), conversó con Gerardo Martino, Ricardo Gareca y Antonio Mohamed.

El debut de River en el torneo doméstico

Hace una semana, Boca emitió un comunicado en su página web y un video en su canal de YouTube con los detalles. En el informe, la dirigencia denuncia varias irregularidades. El predio de Ezeiza, la compra de terrenos en Casa Amarilla, ventas de jugadores y la propia Bombonera son los puntos en los que, a través de la auditoría, la actual gestión les informó a los socios que encontraron errores, números que despertaron dudas y movimientos extraños.

El informe del oficialismo

"Se fueron sin rendir cuentas", fue uno de los títulos del informe. Por estatuto, "un presidente debe responder con su patrimonio ante la pérdida de recursos financieros institucionales". De este modo, expusieron a la anterior gestión, que no presentó el balance de corte que se precisa para conocer el saldo final. Según se supo, se le envió a Angelici una carta documento que fue respondida "con agresiones y amenazas".

Otras frases de Angelici:

Intermediarios en el pase de Benedetto. "La empresa holandesa que dicen que es fantasma, tiene más de 25 años en el mercado. Le dije al representante y a la empresa, que Boca no iba a pagar más del 7 por ciento de comisión por el pase. Y así fue. Ameal debería leer los contratos, hasta pagamos por adelantado obligaciones que eran de la gestión de hoy. La empresa acercó la oferta, cuando renovamos no le pagamos comisión a Bragarnik y nos comprometimos a darle un porcentaje cuando se hizo la venta al Marsella"

Una situación personal. "Entendí que debía hacerme a un lado después de diciembre, estoy contento porque Boca mejoró y le va bien. Pero tengo que hablar porque me están difamando".

Su relación con Ameal. "Me bloqueó mi palco en la Bombonera. No puede bloquearla, tuve que ir a la Justicia. Si la platea habría sido mal vendida, deberían ir a la Justicia. Y mi platea está bloqueada, es increíble. Preguntale a Ameal quién le dio su platea preferencial... Yo fui tesorero de Ameal, sé como se maneja, habla por lo que le dicen, hay que informarse, hay que asesorarse. Mi gestión tuvo más aciertos que errores".

Tevez, en el ojo de la tormenta. "No tenía ningún bono por 'lealtad deportiva'. Fui a Juventus, estuve tres días allá y Carlitos volvió libre. A Carlos había que pagarle, porque allá ganaba muy bien. Cuando se fue a China, Boca cobró 12 millones de dólares, está todo en el balance. Me extraña que hablen ahora, sin papeles, sin firma. Eso sí: ahora yo voy a ir a la Justicia. Y con respecto a lo futbolístico, me junté en su momento con los Barros Schelotto y Tevez. Si Guillermo decía que no, Carlitos no volvía".

El caso Paredes. "La plata de Paredes apareció porque Boca lo cobró y no por gestión de Ameal. Cuando nos enteramos (mediante una estafa informática, se habrían robado 519.000 euros), hicimos la denuncia penal, Boca no iba a perder esa plata, el PSG tenía un seguro, por eso pudo pagarlo nuevamente".

La figura del expresidente. "Macri sigue siendo el mejor presidente de la historia de Boca, mi primera elección la gané por él".

El número 10. "Yo fui siempre el que puso límites en el club, me aboqué a los números. Tuve varias reuniones con el representante de Riquelme y no acordamos. La gente votó a Riquelme y está bien que él maneje el club. Los jóvenes fueron a votar a Riquelme, el ídolo. Quiero ser una oposición constructiva, pero no podés llegar a la gestión y atacar a los que se fueron"".

La fatídica final de 2018. "Yo hubiese jugado ese día en River (el desquite). Pero los jugadores y el técnico no querían jugar...Algunos estaban lagrimeando, otros estaban con vómitos, les inyectaron corticoides. La presión la iba a sufrir River, quise decirles eso y no pude".

River tomó una buena decisión. "Con el diario del lunes, el tiempo le dio la razón a River cuando no jugó con Atlético Tucumán, porque después se comprobó lo de la pandemia mundial Para mí, hizo bien, pero también es cierto que hay que cumplir los reglamentos".

El poder local. "Nunca me metí con ningún arbitraje. No hubo beneficios para Boca. Solo hubo un error garrafal en el partido con Central (un penal que cobró Diego Ceballos en la final de la Copa Argentina 2015), y a ese árbitro no lo pedimos nosotros. Hasta a mí me dio vergüenza, pero lo pidió Central".

Lejos de la Ribera. "La gente sabe que yo no robé. No me gustaba que me putearan, pero siempre di la cara. No me voy a presentar en 2023"

La cuenta pendiente. "¿Mi gestión deportiva no fue fuerte? Ganamos 6 títulos y jugamos 14 o 16 finales. Lo que pasa es que me tocó enfrentar a una muy buena etapa de River"