Dani Guindos, el técnico español que sorprende a África con el 'tiquitaca'

Agencia EFE

Madrid, 5 nov (EFE).- Robert Moreno y Roberto Martínez no son los únicos técnicos españoles que dirigen una selección. A sus 35 años Dani Guindos (Gijón, 19 de abril de 1984) tomó el mando de Guinea Ecuatorial rumbo a un sueño, clasificarse para la Copa de África, imponiendo el buen gusto por el balón y la innovación desde la tecnología.

En un fútbol físico como el africano hay un entrenador español que apuesta por crecer desde la posesión, con una creencia en la tecnología y la innovación. El 'big data' aplicado al deporte rey. Un trabajo de equipo de hasta cinco técnicos como desgranó en una visita a EFE. Y una confianza ciega en la calidad de sus futbolistas para aportar algo diferente.

El empate ante Togo con las bajas de sus estrellas Pedro Obiang, Nsue y Akapo deja un ilusionante mensaje a Guinea. Su nuevo seleccionador aprendió del 'Pitu' Abelardo, estará "eternamente agradecido" a Milinko Pantic, fue segundo del 'Mono' Burgos y amparado al conocimiento de Juanma Lillo, toma conceptos de Marcelino García Toral, 'Cholo' Simeone y José Bordalás para crearse él mismo un estilo con el que triunfar.

Pregunta: ¿Cómo surge la aventura?, ¿cómo llega la opción de Guinea Ecuatorial?

Respuesta: Buscaban el perfil de un exfutbolista, se reúnen con varios con los que no llegan a un acuerdo y se plantean la situación de una persona de conocimiento del juego, que no tenga esa experiencia y que pueda poner en valor su trabajo en la selección. Querían nuevas ideas, metodología, inyección para continuar el trabajo que se venía haciendo anteriormente que ya era muy bueno. Nos reunimos, explicamos el proyecto con mi equipo de trabajo, gustó y llegamos a un acuerdo.

P: Y firmaron un inicio esperanzador en el estreno.

R: Al equipo da gusto verle jugar, hace muy buen fútbol con jugadores de mucho talento. Dirigimos dos partidos, la primera toma de contacto contra la Academia Internacional del Alcorcón con sensaciones buenas y tuvimos un partido en Marsella contra Togo de nivel internacional alto, con una serie de bajas y tuvimos una reacción muy buena. Dio gusto ver los dos modelos que se enfrentaron en el partido. Guinea hace un fútbol atractivo, muy parecido al que se practica en España. Muy combinativo, tomando riesgos atrás. No es físico aunque los equipos africanos son muy físicos, poderosos en situaciones de una contra uno. Fue un reto muy bueno y estamos muy contentos con los resultados. Hay mucho talento en Guinea.

P: ¿Se apuesta más fuera que dentro por el técnico español?

R: Nunca me lo he planteado, pero tampoco lo considero. Uno de los primeros que llamé fue a Robert Moreno, el seleccionador nacional con el que tengo una buena amistad y es un claro ejemplo, una persona súper preparada que está dirigiendo al combinado nacional con resultados espléndidos y buen juego. Hay prejuicios en el mundo del fútbol, pero creo que es más cuestión de capacidades que de los propios estereotipos que puede haber alrededor. Puede ser que fuera den más valía a los técnicos españoles, pero también hay técnicos fuera con gran experiencia.

P: ¿Cuál es su método de trabajo?

R: Está basado en tres pasos. El análisis, cuales son las características de los jugadores, sus naturalezas, que hace el jugador cuando el entrenador no está, como resolvería una situación, como se comportaría en otra. Es su instinto, lo que lleva dentro. Ahí ves cosas que intentas potenciar. Después ver como se relacionan unos con otros, en un contexto. Y luego es darle forma en un sistema con comportamientos colectivos. Lo primero es convencer al jugador que quieres su talento. Lo intentamos potenciar con un método muy riguroso, a través de diferentes análisis.

P: En el Real Madrid era ofensivo, pasó a ser rocoso por características del Alcorcón, ¿cómo es ahora de seleccionador?

R: En el Real Madrid éramos un equipo extremadamente ofensivo, asumiendo riesgos. Vas a un contexto como el Alcorcón, donde tienes que trabajar mucho la organización defensiva, las situaciones de contraataque y te adaptas a ser más competitivo. Ahí está la riqueza del técnico, que tiene que adaptarse a distintas situaciones. Ahora estamos en el modo de que queremos ser protagonistas porque los futbolistas tienen mucho talento. Queremos que se diviertan, seducirles con el juego, convencer y por supuesto ganar pero desde una idea que nazca de su naturaleza. No vamos a competir situaciones de juego directo, duelos individuales contra selecciones que son más potentes que nosotros a nivel físico como Nigeria. Tenemos que seguir potenciando esa línea porque es muy interesante.

P: ¿Guinea es el 'tiquitaca' africano?

R: Sí, totalmente. Esa es la característica del jugador guineano porque prácticamente todos viven en Europa o han nacido en el contexto de las academias españolas o europeas y el 'tiquitaca' es el juego con el que se sienten identificados, con el talento, asociarse, la combinación y la posesión. Choca mucho cuando vas a jugar contra las selecciones y en los primeros minutos sorprendes. Porque es un juego contracultural en África, no es lo común allí. Por eso nos ha interesado el proyecto.

P: ¿Se marcó algún objetivo?, ¿es posible clasificarse a una fase final de la Copa de África?

R: Soy una persona muy ambiciosa. Intentamos no solo ganar si no hacerlo convenciendo. El objetivo es clasificarse para la Copa de África, pero nunca se han clasificado si no han sido organizadores. Hay talento para hacerlo. Somos capaces de lograrlo, si generamos una cultura de convencimiento y ponemos un listón alto, esa exigencia es importante. Si luego no se consigue habrá que analizar por qué y ver la capacidad de crecimiento, pero vamos con ese objetivo, no hay otra razón.

P: ¿Cómo trabaja en el día a día sin estar en Guinea?

R: Creo mucho en los grupos de trabajo. Cada uno tiene una responsabilidad y es el especialista. No creo en una persona que supervisa al resto y solo se dedica a eso. Somos un grupo de trabajo importante y cada uno tiene su parcela de seguimiento, de análisis y de contacto con el jugador. Manejamos muchas ligas en dos continentes como Europa y África. Viajamos sin parar, analizamos la liga local y jugadores que tenemos en Europa. El seguimiento es continuo y el jugador siente que le estamos siguiendo y apoyando.

P: ¿Qué entrenador le marcó más en su camino?

R: Siendo muy sincero, es un 'copy and paste'. Intento visitar al mayor número de entrenadores posible, copiar siempre dando nuestros matices. Y se lo decimos, venimos a que nos contéis porque queremos ser mejores. No hay que esconderse. En juego de posesión, por su conocimiento, el número uno es Juanma Lillo. De esta fuente ha bebido Pep Guardiola, como generar ventajas desde la posesión. Pero hay que fijarse en todos. Me gusta como defienden los equipos del Cholo Simeone, como son compactos y competitivos. Ver las transiciones de Marcelino García Toral, sus equipos saliendo al contraataque son espectaculares. Analizar el laboratorio de Pablo Machín en acciones a balón parado. Me gustan los equipos de Bordalás, como optimiza recursos para ser el técnico que más índices de victorias tiene. Realmente no tengo un referente. Últimamente me está gustando ir mucho a Alemania. Nagelsmann ha dado un paso adelante y ha cambiado la forma de jugar allí.

P: ¿Es el seleccionador más joven del mundo?

R: Es un dato que no tengo verificado y ni me interesa realmente. La edad no es un valor en sí mismo. No creo que sea diferente con 85 años que con 35, lo que va a ser diferente son las herramientas que tenga alrededor para generar esta optimización del equipo. La edad no es experiencia, se adquiere probando procesos que puedan funcionar y enriquecerte para hacerte mejor profesional.

P: ¿Tienen más facilidades para llegar los exfutbolistas que un técnico que no llegó a la elite en el fútbol?

R: A lo mejor soy demasiado optimista pero yo es que creo que los buenos llegan. Siempre lo he sentido. Cuando he tenido un objetivo, he peleado por él, lo he convertido en un sueño y al final en una obsesión y en el día a día te acaba llegando ese objetivo. Puede haber limitaciones pero para todos. Cuando llegué al Real Madrid me cambiaba con Guti, que era el segundo entrenador del Alevín A. Decir que ese técnico ha llegado de forma fácil. Pues yo creo que no. Todo depende de aprovechar las oportunidades. Estoy convencido de que si persistes y crees, lo consigues.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación