Dani Ceballos guardaba los goles

Real Madrid’s Dani Ceballos celebrates his second goal after scoring against Alaves during the Spanish La Liga soccer match between Real Madrid and Alaves, at Mendizorra stadium, in Vitoria, northern Spain, Saturday, Sept.23, 2017. (AP Photo/Alvaro Barrientos)

Llevaba un mes el Real Madrid buscando la forma de llegar al gol de manera aseada y lo acabó encontrando de la mano de uno de sus héroes más inesperados. Dani Ceballos había marcado dos goles en los 69 partidos que disputó en sus dos años en el Real Betis, pero en el primer partido como titular con el equipo blanco pulverizó su registro anotando los dos tantos del partido, que a la postre significaron los tres puntos de la victoria para el equipo blanco ante el Alavés.

El utrerano fue un golpe de aire fresco para el Real Madrid, que venía de perder justamente contra el Betis entre semana, partido que Dani tuvo que ver desde el banquillo pues Zidane apostó por sacar a toda la artillería al campo en busca del gol que nunca llegó. Seguramente al minuto 10 del partido ante el Alavés, Zidane se rascó la calva y pensó que quizás Ceballos hubiera podido cambiar el sino de ese partido en el Bernabéu que tanto ha dado que hablar.

Más allá de los dos goles, la conexión entre Isco, Asensio y Ceballos fue una de las mejores noticias del partido para el equipo vikingo. Se sabía que el de Utrera era un gran socio del mallorquín en la Sub-21, pero estaba por verse como iba a desenvolverse en el Real Madrid y si lograría conectar con Isco, el otro artista del grupo. Zinedine Zidane armó el equipo para ellos: les protegió atrás con Casemiro, les puso el trabajo de Lucas por la derecha y les brindó la pólvora de Ronaldo arriba. Un 4-1-4-1 disfrazado de 4-3-3 que maniató al Alavés durante gran parte del encuentro aunque no permitió a los blancos rendir de la manera más eficiente posible defensivamente, como cuando el mediocampo lo pueblan Kroos, Modric y Casemiro.

Sin embargo Dani Ceballos demostró que con 20 primaveras ya está hecho para jugar en un grande y que en los próximos años puede dar muchas alegrías a la parroquia blanca. Su primer gol, a los 10 minutos de partidos, fue precioso por su plasticidad y aparente sencillez. De un barullo dentro del área, el andaluz salió con un regate hacia afuera para luego soltar un latigazo seco al primer palo, donde Pacheco simplemente nunca esperaba que acabara el balón.

A punto de acabar el primer tiempo y tras el golazo de Manu García para empatar el partido, Ceballos volvería a activarse para remachar un mal rechace de Pacheco a la red, igualando en menos de 45 toda su producción goleadora como profesional hasta ese momento.

Obviamente no se pueden esperar 25 goles de Dani Ceballos esta temporada, pero lo que ha dejado claro en Mendizorroza es que se puede contar con él. En ningún momento se ha achantado ni le ha podido la presión. Ha manejado el balón como lo hace Marco Asensio, con seguridad, sobrado de calidad y autoestima, como si llevara diez años en el club. Pero es que además ha marcado, algo tan importante para el Real Madrid en esta mala racha de resultados. Porque lo dicho, nadie espera que Ceballos aporte 25 goles, pero si jugando ratitos es capaz de llegar a los 10 tantos y otras muchas asistencias –como hizo James en sus tres años en el club–, entonces Zidane habrá encontrado la forma de incrementar el nivel de magia y compromiso sin perder un ápice de punch arriba.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7