Damian McKenzie, el rey del clutch: la estrella del rugby neozelandés que suelta una sonrisa antes de patear

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Nicolás Casanova
·4  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Damian McKenzie y su ritual un instante antes de patear: el público neozelandés vibra con las definiciones del jugador de Chiefs
Damian McKenzie y su ritual un instante antes de patear: el público neozelandés vibra con las definiciones del jugador de Chiefs

Acomoda la pelota en el tee. Toma carrera. Mira a las haches de rugby y después observa el lugar en el que va a impactar. Luego vuelve a mirar hacia su objetivo, pero esta vez esboza una sonrisa que suele ser acompañada con la exclamación de la gente. Patea y en general sus tiros son certeros. Así es la rutina diaria en los kicks de Damian McKenzie, uno de los mejores jugadores del mundo que se puso la capa de héroe el último mes con excelentes actuaciones y definiciones memorables.

NBA: un festival de asistencias de Facundo Campazzo en el triunfo de Denver Nuggets contra Houston Rockets

Chiefs disputa el Super Rugby Aotearoa, el torneo por excelencia con las mejores franquicias de Nueva Zelanda. El 20 de marzo el equipo llevaba 11 derrotas consecutivas y no ganaba hace más de un año. Ese día, McKenzie, el Joker del rugby, sumó 10 puntos con el pie y desde allí comenzó una racha individual acompañada por el equipo: el fin de semana siguiente apoyó un try a un minuto del final para dar vuelta el duelo ante Blues. La fecha posterior Chiefs y Highlanders fueron a tiempo extra, una instancia que se define por “punto de oro”. El fullback metió un penalazo de 45 metros para alcanzar otro triunfo. Una semana después, el destino lo iba a tener nuevamente como protagonista: un penal a 35 metros a tres minutos del final le dio la ventaja al conjunto de Hamilton que iba a ser definitiva para vencer a Crusaders, el campeón en las últimas cuatro temporadas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Este viernes D-Mac no quiso ser menos: con el tiempo cumplido, Hurricanes cometió un penal en el scrum a 43 metros de su ingoal. La cámara de televisión enfocó rápidamente a McKenzie, que con un gesto de “otra vez me toca a mí” volvió a agarrar la pelota y le dio la victoria a su equipo por 26-24. Con este triunfo Chiefs quedó segundo en puestos de clasificación, a una fecha del final de la temporada regular.

Damian McKenzie, de los Chiefs, celebra pateando el penal ganador del partido ante los Hurricanes por el Super Rugby Aotearoa
Phil Walter


Damian McKenzie, de los Chiefs, celebra pateando el penal ganador del partido ante los Hurricanes por el Super Rugby Aotearoa (Phil Walter/)

Damian McKenzie es un jugador especial. Ya desde la apariencia llama la atención. En un rugby dominado por jugadores de buen porte físico, él se las arregla con 1.77 metro y 78 kilos para ser uno de los mejores del mundo. Sobresalen su rubia cabellera y su sonrisa, y es uno de los favoritos del público en cualquier cancha que pisa. Su talento, su picardía y su atrevimiento para tomar riesgos y jugar desde cualquier sector de la cancha hacen levantar a la gente. En un rugby tan estructurado, estos jugadores son los que pueden romper el molde y generar espacios.

Una grave lesión en la rodilla lo dejó afuera del Mundial de Japón 2019, una noticia que le dolió al rugby en general y los All Blacks lo extrañaron. Volvió en 2020, aunque no encontró su mejor versión y no tuvo muchas chances en su selección en un puesto lleno de talento, con Beauden Barrett como principal opción y con su hermano Jordie y Will Jordan como alternativas. En este 2021 recuperó su nivel y son muchos los que lo piden con la camiseta 15 de los All Blacks.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El capitán de Chiefs, Brad Weber, fue más allá: “Denle las llaves de la ciudad...es la propiedad más popular de la ciudad. Pero se lo merece, porque es el tipo más trabajador que he visto en nuestro grupo, la preparación que pone, así que no es una sorpresa para nosotros. Tiene que dejar de hacer esas cosas, es malo para mi corazón”, bromeó una vez concretado el triunfo. Dan Carter, legendario apertura de los All Blacks, grabó la patada del viernes en una historia en su Instagram con la frase: “Damian McKenzie es oficialmente el rey del clutch. Bien hecho, hermano”.

Él se divierte, hace ganar a su equipo y el rugby lo disfruta.

HAMILTON, NUEVA ZELANDA - 23 DE ABRIL: Damian McKenzie de los Chiefs patea el penalti ganador del partido durante la ronda nueve del partido Super Rugby Aotearoa entre los Chiefs y los Hurricanes en el FMG Stadium Waikato, el 23 de abril de 2021, en Hamilton, Nueva Zelanda. (Foto de Phil Walter / Getty Images)
Phil Walter


HAMILTON, NUEVA ZELANDA - 23 DE ABRIL: Damian McKenzie de los Chiefs patea el penalti ganador del partido durante la ronda nueve del partido Super Rugby Aotearoa entre los Chiefs y los Hurricanes en el FMG Stadium Waikato, el 23 de abril de 2021, en Hamilton, Nueva Zelanda. (Foto de Phil Walter / Getty Images) (Phil Walter/)