El día que los italianos sangraron a Luis Enrique

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

CIUDAD DE MÉXICO, julio 6 (EL UNIVERSAL).- Cuartos de final del Mundial de Estados Unidos 94. España, la llamada Furia en ese entonces se media a Italia, siempre favorita a disputar el título. Y se encontraron Luis Enrique y Mauro Tassotti. Minuto 48 del juego, Italia se había puesto arriba en el marcador con gol de Dino Baggio y los españoles iban con urgencia por el empate.

Entonces sucedió. Goicoetxea llega por la derecha, manda servicio a segundo palo, muy pasado, nadie llegaría pero un español cae en el área, cayó Luis Enrique. El árbitro húngaro, Sandro Puhl, considerado uno de los mejores del mundo en esos tiempos se acerca al futbolista y lo ve tinto en sangre...Algo había pasado, la repetición es lejana pero deja ver cómo Tassotti da un codazo sobre el rostro del delantero español.

Luis Enrique se levanta de inmediato buscando a su agresor, los italianos alejan a su compañero y el español se tira en el césped desesperado y lleno de dolor. Las asistencias entran, ven que la nariz está rota pero el jugador quiere seguir y buscar a quien dio el golpe, no lo dejan. El rostro y la camiseta manchada de sangre hace que el ahora técnico de la selección española salga del campo llorando de rabia y dolor. El árbitro nada marcará.

España empataría por conducto de Caminero pero Roberto Baggio daría el triunfo cerca del final. A 26 años de distancia, Luis Enrique ha olvidado ese incidente, "no del todo, quizá la nariz me quedó mejor. He hablado con Tassotti unas tres o cuatro veces desde aquella ocasión, hoy es auxiliar de Schevchenko, y nada, eso queda para la historia". Mauro Tassotti, férreo defensa aceptó que esa tarde en Boston, "me equivoqué, cosas del juego que no deben ocurrir", no volvió a jugar en ese Mundial.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.