El día que las estadísticas pudieron salvar al futbolista Gigliotti

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 20 (EL UNIVERSAL).- Las estadísticas no juegan un partido, se dice comúnmente en el futbol; sin embargo, hay escenarios donde pudieron ser un escape.

En 2014, Boca Juniors y River Plate disputaron la semifinal de la Copa Sudamericana, misma que ganaron los Millonarios con un gol solitario de Leonardo Pisculichi en el juego de vuelta disputado en El Monumental.

Sin embargo, al minuto 9 de ese encuentro, Emmanuel Gigliotti, hoy delantero campeón con el León, falló un penalti que pudo significar el pase del cuadro Xeneize gracias al gol de visitante.

¿Cuál es la novedad de fallar un penalti? Pablo González, miembro de Data Factory, empresa de Big Data que trabaja para Boca Juniors, contó para El UNIVERSAL Deportes que tuvieron en sus manos y pies la "solución".

Rodolfo Arruabarrena, técnico de Boca en ese año, recibió un informe: De los 46 penaltis que había enfrentado Marcelo Barovero, en ese entonces portero de River, sólo se había quedado parado en dos, en 44 se aventó a la izquierda o derecha.

La tarea de Gigliotti era tirar fuerte y al centro su cobró, pero no. El "Puma" ejecutó a la izquierda del "Trapito" y detuvo su disparo.

El error del atacante argentino demostró que por más estadística que sea empelada en el futbol, siempre existirá un lado humano. "La presión en el Monumental era impresionante y se lo comió", asegura Pablo.

Gabriel Caballero, técnico joven en la baraja de la Liga MX, considera que los números son una herramienta importante para los directores técnicos, pero para el argentino, el lado emocional es lo primordial.

"El futbol cada vez tiene más herramientas que te sirven a ti como entrenador para sacar algunas conclusiones, pero en definitiva el futbol es el futbol, uno solo, el que se juega en la cancha; hay estadísticas, hay números que te dan una pauta que te sirve, pero no es la verdad del futbol, no la es, no son los números. Once contra once en la cancha y que se tomen las mejores decisiones con la pelota y sin ella, esa es la prioridad para que las cosas salgan bien", mencionó a EL UNIVERSAL.