El día que Cristiano Ronaldo esperó "amablemente" durante 40 minutos en un restaurante

LA NACION
·2  min de lectura

El chef italiano David Fiore reveló el día que Cristiano Ronaldo fue a su restaurante en Turín, en una cena previa a la Navidad de 2018, junto con su novia Georgina Rodríguez y su hijo Cristiano Jr. Sin embargo, las cosas no fueron como el cinco veces ganador del Balón de Oro hubiese querido.

Ese día, allegados a Ronaldo habían llamado para reservar su mesa en Casa Fiore, el establecimiento gastronómico que maneja el cocinero. Pero en el momento en que aceptó la reserva del crack portugués, el chef supo que estaba sobrepasado de clientes, aunque les ofreció una mesa a los tres confiado en que los otros comensales le liberarían la mesa antes.

"Me llama una persona para reservar una mesa de tres para Cristiano Ronaldo, a las 21.30 horas. (...) Es imposible olvidar, se sentía como estar en una película. Mientras estaba en casa preparándome para el servicio vespertino, recibí una llamada que nunca esperé", contó Fiore en declaraciones a Tuttosport.

Cristiano Ronaldo recargado: después de la cuarentena por Covid, volvió a Juventus y al minuto festejó su gol

Y agregó: "Obviamente, inmediatamente digo que sí, pero luego pienso: '¿Y ahora cómo lo hago?' Sabía que el lugar ya estaba lleno, pero dado el tiempo, contaba con el hecho de que una reserva de las 19.30 horas terminaría a tiempo para las 21.30 horas". Sin embargo, CR7 y familia llegaron a las ocho de la noche.

Ante el apremio por la falta de lugar, Fiore decidió tomar prestada la mesa de un restaurante cercano para que se sentaran allí provisoriamente. "Ahí me dije: '¿Y ahora qué?' Así que hice que Cristiano se sentara en la mesa de emergencia".

Según contó el profesional de la cocina, en ese momento, se dio cuenta de que Ronaldo, "a pesar de ser una estrella mundial y el mejor jugador del mundo, es ante todo un chico decente. (...) Les puedo asegurar que he visto a personas mucho menos famosas que él salir después de cinco minutos, y con arrogancia, en tales situaciones. Él, en cambio, esperó su mesa durante casi cuarenta minutos".

Finalmente, contó que desde ese ese momento, fue un habitual asistente a su restaurante "una vez por semana", incluso con su agente, Jorge Mendes. Ya recuperado del Covid-19, Fiore espera una visita del deportista y compañía esta semana, "tal vez después de la Liga de Campeones".