"Cucho" Hernández y Luis Suárez, perdidos en la espesura

Agencia EFE
·3  min de lectura

Getafe (Madrid), 25 oct (EFE).- El "Cucho" Hernández y Luis Suárez, eternos exiliados del Watford, amigos y compañeros pero rivales durante 90 minutos, se vieron las caras en el Getafe-Granada, un encuentro desdibujado y muy físico que impidió el brillo de los dos delanteros colombianos.

No fue un día sencillo para ninguno. No acompañó ni el tiempo, marcado por una lluvia constante, ni el estilo del Getafe y del Granada, con el esfuerzo físico como una cualidad innegociable que proponen los técnicos José Bordalás y Diego Martínez.

Y entre todos los guerreros que buscaron ambos entrenadores para pelear por cada brizna del césped del Coliseum Alfonso Pérez, estaban Luis Suárez y "Cucho" Hernández, que pasaron, como casi todos los jugadores que disputaron el choque, desapercibidos.

Luis Suárez encontró un hueco entre las rotaciones del Granada, que jugó partido de la Liga Europa con éxito ante el PSV Eindhoven. También ayudó la baja por coronavirus de Roberto Soldado. Esos dos factores otorgaron al ex de Leones su primera titularidad desde que aterrizó en el conjunto nazarí.

Intentó en vano sumar un gol más a los 42 que ya ha conseguido en España en su primera etapa en el Granada, en el Valladolid, en el Nástic y en el Zaragoza. Desde el pasado 9 de julio, cuando celebró un tanto frente al Tenerife con el club aragonés, no ha vuelto a marcar. Tenía hambre de gol después de más de tres meses y todos los caminos hacia él fueron cerrados por los rocosos centrales del Getafe Djené Dakonam y Erick Cabaco.

Enfrente, el "Cucho" Hernández también andaba con unas ganas locas de marcar. La confianza de su entrenador ya se la ganó hace tiempo. Bordalás le ha otorgado la titularidad de forma indiscutible por su incansable pelea durante los 90 minutos de cada partido. Su mejor encuentro lo firmó frente al Betis hace dos jornadas, cuando el Getafe ganó 3-0 con dos asistencias del ariete colombiano.

En ese encuentro, Le faltó coronar su exhibición con un gol que falló en el último instante en un mano a mano que mandó a la grada. Acabó sustituido, aplaudido, pero cabizbajo por su error. Y, ante el Granada, esperaba volver a celebrar un tanto.

Entre la espesura del choque, el "Cucho" se encontró de milagro con una pelota que podría haber cambiado el partido. En la segunda parte, con 0-1 en el marcador, no acertó con una asistencia clarísima de su compañero Mathías Olivera que remató al cuerpo del portero Rui Silva.

Cuando el "Cucho" falló, Luis Suárez ya no estaba. Diego Martínez le sacó del campo para dar entrada al venezolano Darwin Machís, el héroe de Eindhoven que marcó el golazo de la victoria que hizo hincar la rodilla al cuadro neerlandés.

El "Cucho" sí aguantó hasta el final, pero no pudo ayudar a su equipo, que acabó perdiendo 0-1 para quedarse a tres puntos del líder, el Real Madrid, empatado a puntos, precisamente, con el Granada, que se convirtió en el colíder de la Primera División de España.

A partir de ahora, los caminos de ambos volverán a separarse. Les ha unido su pertenencia al Watford, donde, curiosamente, nunca han jugado. El "Cucho" sigue cedido por el conjunto inglés, mientras que este verano Luis Suárez finalmente fue traspasado. Desde 2017 han pertenecido al mismo club y se han juntado en el campo jugando para otros. Este sábado, coincidieron en bandos contrarios y las dos promesas del fútbol cafetero se quedaron sin premio. La "guerra" del Coliseum pudo con ellos.

Juan José Lahuerta

(c) Agencia EFE