Cuatro candidatos se juegan la roja en seis días

Agencia EFE
·4  min de lectura

Redacción deportes, 2 nov (EFE).- Con dos tercios de la 75 Vuelta a España ya completados, la carrera afronta sus últimos días de competición con todo por decidir entre cuatro ciclistas que apenas han mostrado diferencias entre ellos y con un recorrido en apariencia mucho menos exigente que el que ya han superado.

El ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos Grenadiers) llega como líder a estas seis últimas etapas, pero sintiendo el aliento muy de cerca del esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma), el británico Hugh Carthy (Education First) y el irlandés Dan Martin (Israel), a 10, 32 y 35 segundos respectivamente.

De los perseguidores, el único que se podría colar en esta fiesta casi privada de cuatro es el español Enric Mas (Movistar) que está a 1.50 de la locomotora de Carchí en la general y que ya ha demostrado que en las grandes pruebas por etapas en la tercera semana es cuando mejor rendimiento ofrece, aunque parece poco probable que falle todo el cuarteto, por lo que su objetivo más viable sería el de aspirar a volver a subir al podio de la Vuelta como ya hizo en 2018.

Las claves en las que se ha movido la Vuelta en estas dos primeras semanas y las que pueden definir su desenlace son cinco.

1. LA IGUALDAD ENTRE LOS CUATRO PRIMEROS

Aunque en esta Vuelta solo se han vestido e intercambiado el maillot de líder Roglic (7 días, las cinco primeras etapas y la décima y undécima) y Carapaz (5 días, de la sexta a la novena y la duodécima), la igualdad de fuerzas ha sido la tónica que han mostrado en sus actuaciones estos dos ciclistas junto a Carthy y Martin.

Todos han pasado algún día de crisis, la más grave y significativa fue la de Roglic y Martín en Formigal, en una jornada que se terminó haciendo muy dura por las inclemencias meteorológicas, pero aún así no se han dejado entre ellos en ningún momento una diferencia superior al minuto.

2. EL JUMBO VISMA DE ROGLIC ES EL MÁS FUERTE

Como ya sucedió en el pasado Tour de Francia, los holandeses del Jumbo Visma que capitanea el ex saltador de esquí están demostrando ser la formación más potente, muy por encima del resto de sus adversarios.

Sin embargo, nadie olvida que ese dominio no les sirvió para conquistar el maillot amarillo final y se les escapó de las manos el penúltimo día.

Cuando Carapaz, Carthy o Martin, ya están solos, Roglic todavía tiene a su disposición a uno o dos de sus gregarios. De hecho, el neozelandés George Bennett y el estadounidense Sepp Kuss son undécimo y decimocuartos en la general.

3. NI FARRAPONA NI ANGLIRU HAN MARCADO LAS DIFERENCIAS

Todos calificaban a la doble cita del fin de semana asturiano, como dos etapas "decisivas" para el desenlace de la prueba con sus finales en La Farrapona y L'Angliru, sin embargo apenas se registraron diferencias.

En la cima del Parque Natural de Somiedo fue Carthy el que cedió unos segundos (7) con el trío de aspirantes al triunfo final.

Un día después en las rampas imposibles de L'Angliru recuperó con creces lo perdido el día anterior y fueron Roglic y Martin los que peor lo pasaron.

4. LA CONTRARRELOJ DE ÉZARO

Aunque todavía está por llegar y por conocerse lo que acontezca, la contrarreloj del Mirador de Ézaro marcará los acontecimientos de los siguientes días y las tácticas que puedan emplear unos y otros para defender el liderato o intentar desbancar al portador del jersey rojo.

La clasificación puede salir todavía más igualada de lo que ya está o que alguno de los cuatro la rompa definitivamente.

5. EL COMBATIVO MOVISTAR PUEDE DECIDIR

El equipo Movistar está mostrando a lo largo de toda la Vuelta un espíritu muy combativo que todavía no le ha dado los resultados que busca en la clasificación general, pero que puede convertirse en uno de los factores decisivos para decantar en favor de uno u otro el triunfo final.

El terreno que queda por recorrer, sobre todo las dos jornadas que seguirán a Ézaro por carreteras gallegas son aptas para buscar las emboscadas y darle un brusco giro a la carrera. Nadie podrá descuidarse.

(c) Agencia EFE