Cuando perder en un Mundial es lo de menos: Argentina y su triunfo en la lucha por la profesionalización de las mujeres

Argentina ya ha hecho historia. Antes de sumar los dos puntos en la fase de grupos que le han dejado a las puertas de la fase eliminatoria, la albiceleste ya había hecho historia regresando a una Copa del Mundo doce años después.

Lejana queda ahora, tras 11 años de lucha, la imagen histórica de las jugadoras argentinas en la Copa de América 2008 cuando, antes de disputar uno de los encuentros de la competición, se llevaban la mano a la oreja y posaban ante los fotógrafos en señal de protesta por la desigualdad que denunciaban.

Por aquel entonces, las jugadoras llevaban dos años sin disputar ni un solo encuentro con el combinado nacional. Dos años sin defender la camiseta de su país para lograr que la AFA, con actitud pasiva ante todo lo que ocurría, les escuchase.

Doce años después veintitrés guerreras han vuelto a enfundarse las medias y las botas para competir en un Mundial. El reto era mayúsculo y la nota ha sido sobresaliente. Argentina ha conseguido sumar dos puntos históricos (nunca antes habían logrado puntuar) en dos empates que pasarán a los anales del fútbol femenino del país sudamericano: Argentina 0 - 0 Japón y Escocia 3 - 3 Argentina. Este último, además, con épica remontando un 3-0 en los últimos quince minutos del partido. No ha conseguido clasificar como uno de los mejores terceros y dice adiós, con altas dosis de dignidad, al primer mundial de una nueva era.

Han dado la cara en un momento crucial para sus futuros. Tras años de lucha por la profesionalización del fútbol argentino encabezada por futbolistas como Macarena Sánchez, Estefanía Banini (Capitana) o Vanina Correa Argentina ha logrado dar un importante paso hacia visibilización de un fútbol que necesita ayuda.

Maca Sánchez fue despedida sin motivo por el club en el que jugaba, sin posibilidad de buscar otra institución y sin percibir ninguna indemnización a cambio. Sufrió amenazas diarias a través de sus redes sociales y corrió con el riesgo de no volver a ser contratada por ningún otro club tras alzar la voz, pero decidió hacerlo poniendo por delante el futuro de las generaciones venideras antes que su bienestar.

(Photo by Franco Fafasuli/Getty Images)
(Photo by Franco Fafasuli/Getty Images)

Estefanía Banini creció entre la discriminación por querer tener un balón de fútbol en sus pies en lugar de dedicarse a otras deportes mejores vistos para niñas en su país. Hoy es la capitana de su Selección y ha sido una de las sensaciones de esta fase de grupos. Hoy puede celebrar que, aunque aún quede camino por recorrer, la AFA ha dado un paso al frente para no quedarse atrás ni continuar dejando pasar el tiempo en balde.

Estefania Banini (ARG) during the Group D game between Scotland and Argentina at the FIFA Women's World Cup in France at Parc des Princes Stadium on the 19 June 2019. (Photo by Julien Mattia/NurPhoto via Getty Images)
Estefania Banini (ARG) during the Group D game between Scotland and Argentina at the FIFA Women's World Cup in France at Parc des Princes Stadium on the 19 June 2019. (Photo by Julien Mattia/NurPhoto via Getty Images)

Vanina Correa, la guardameta titular, fue considerada MVP del encuentro ante Inglaterra aunque bien podría serlo del Mundial al completo como reconocimiento a su valentía: 35 años, madre de mellizos (Luna y Romeo) y que decía estar “retirada por completo”. Colgó las botas tras el último Mundial que había disputado la albiceleste en 2007 por imposibilidad a la hora de compaginar su oficio, cajera, con el fútbol. Lo que nunca imaginó fue volver a ser protagnista doce años después cuando el Seleccionador Carlos Borello, logró convencerla para volver.

Argentina goalkeeper Vanina Correa during the FIFA Women's World Cup, Group D match at the Parc des Princes, Paris. (Photo by Richard Sellers/PA Images via Getty Images)
Argentina goalkeeper Vanina Correa during the FIFA Women's World Cup, Group D match at the Parc des Princes, Paris. (Photo by Richard Sellers/PA Images via Getty Images)

Con heroínas de este nivel en el campo Argentina dice adiós al Mundial de Francia 2019 dejando en el campo 2 puntos y fuera de él un ejemplo de solidaridad y lucha para las generaciones venideras.


Qué leer a continuación