¿Cuál es la razón de que los luchadores de sumo estén sanos a pesar de ser obesos?

Yahoo Deportes

La salud de los luchadores de sumo desafía a las normas convencionales sobre la alimentación y el impacto que tiene el sobrepeso en nuestro cuerpo. Consumen unas 7.000 calorías diarias y, sin embargo, sus niveles de glucosa, triglicéridos y colesterol son normales. Parece que la razón está en el ejercicio físico. El duro entrenamiento al que se someten les mantiene más sanos que a otras personas con obesidad.

El entrenamiento diario parece ser la clave de su buena salud. (Créditos: Getty Images)
El entrenamiento diario parece ser la clave de su buena salud. (Créditos: Getty Images)

También cabe destacar que su dieta es baja en azúcares y alimentos procesados y muy abundante en sopas con verduras. Aún así, llegan a pesar 200 kilos. Un estudio intentó dar con la razón de su buena salud física. Para ello se usó una tomografía computarizada para detectar dónde se encontraban sus depósitos de grasa.

Uno de los mayores riesgos de tener sobrepeso es que la grasa rodea los principales órganos del cuerpo. Normalmente, una persona obesa almacena una porción de su grasa extra en lo profundo del abdomen, donde se envuelve alrededor del páncreas, hígado y otros órganos vitales. Esto puede causar problemas de salud como presión arterial alta, diabetes tipo 2 o ataques al corazón.

A pesar de su peso no acumulan grasa visceral. (Crédito: Getty images)
A pesar de su peso no acumulan grasa visceral. (Crédito: Getty images)

Esta investigación reveló que en el caso de los luchadores de sumo la grasa se almacenaba inmediatamente debajo de la piel. Y esto parece ser consecuencia de sus entrenamientos diarios. Cuando dejan de competir los luchadores de sumo comienzan a tener problemas de salud porque su grasa empieza a pasar a ser visceral.

Actualmente se sabe que el ejercicio aumenta los niveles de adiponectina, una hormona que guía las moléculas de glucosa y grasa fuera de nuestro torrente sanguíneo hacia la grasa corporal, al lugar donde pertenecen. Los luchadores de sumo dedican más de cinco horas diarias a hacer ejercicio. Esta sería la razón de que cuando se retiran de la competición y dejan de entrenar aumente su grasa visceral rápidamente, de hecho mueren con una media de hasta 10 años antes que el ciudadano japonés promedio.

También te puede interesar:

Qué leer a continuación