Cuadro de lujo, con 17 de las 20 mejores y con atractivos retos personales

Agencia EFE
·3  min de lectura

Madrid, 28 abr (EFE).- Diecisiete de las 20 mejores jugadoras del mundo comenzarán este viernes a desfilar por las pistas de la Caja Mágica para luchar por el título femenino del Mutua Madrid Open, con la número uno australiana Ashleigh Barty como principal aspirante y con un buen puñado de interesantes retos personales para las otras grandes favoritas de esta edición.

Así, la japonesa Naomi Osaka, segunda cabeza de serie, ha reconocido que le produce "estrés" no haber ganado ningún torneo sobre tierra batida y que "es difícil luchar contra ese sentimiento"; la checa Karolina Pliskova, sexta favorita, quiere comprobar si su buen juego en el reciente torneo de Stuttgart -"el juego que quiero hacer"- le sirve para algo más que llegar a cuartos de final; y su compatriota Petra Kvitova necesita superar las secuelas de "la dolorosa derrota" en cuartos del torneo alemán ante la ucranina Elena Svitolina, tras dos horas y media de lucha.

Kvitova es la única jugadora que se ha impuesto tres veces en Madrid, en 2011, 2015 y 2018.

El desafío es aún más intenso para la española Garbiñe Muguruza, que aparece como décima cabeza de serie de un torneo en el que nunca ha pasado de octavos de final. La caraqueña, que en su último torneo, en Charleston (Estados Unidos), se retiró debido a unas molestias en el muslo izquierdo, ha asimilado que la mejor estrategia es "no tener muchas expectativas", pero al tiempo se siente "nerviosa por hacerlo bien" sobre la tierra de Madrid.

Su primer partido, ante la estadounidense Sloane Stephens, es un compromiso serio que, en caso de superar, puede abrirle la llave de un recorrido teóricamente más plácido por el cuadro. Muguruza y Stephens están igualadas en sus cuatro enfrentamientos previos.

Barty, que llega a la capital de España tras ganar en Stuttgart, y la neerlandesa Kiki Bertens, defensora del título y que considera que en Madrid "se dan unas circunstancias perfectas" para su juego, afrontan el torneo en condiciones de firmar una gran actuación. La número uno se estrenará contra la estadounidense Shelby Rogers, a la que esta temporada ha ganado ya en tres ocasiones, y Bertens debutará contra la invitada Victoria Jiménez Kasintseva, de 15 años, ganadora en 2019 del Abierto de Australia en categoría júnior y primera andorrana en acceder al cuadro principal de un torneo WTA.

La rumana Simona Halep, que ganó esta cita en 2016 y 2017 y que se considera prácticamente una jugadora local, afronta esta edición como tercera cabeza de serie y con la española Sara Sorribes, también invitada, como primera rival.

La castellonense, que esta temporada ha sido cuartofinalista en Miami y Abu Dabi, jugará por novena vez en Madrid, donde su mejor papel fue una segunda ronda en 2018 y 2019. Llega con el mejor ránking de su carrera, el número 46 del mundo.

Otras jugadoras invitadas son la rumana Sorana Cirstea, que acaba de ganar en Estambul su segundo título individual, la española Paula Badosa y la exnúmero uno estadounidense Venus Williams.

El torneo de Madrid regresa a la Caja Mágica después de dos años, tras la suspensión de la edición de 2020 debido a la pandemia de coronavirus. Los partidos del cuadro masculino comenzarán el domingo.

Se jugará con público, aunque menos de 5.000 personas por día, y bajo las condiciones de 'burbuja' en que se desarrollan todos los torneos del circuito. Los jugadores se someten a pruebas cada dos días.

La canadiense Bianca Andreescu, sexta en el ránking mundial, causó baja al dar positivo por covid-19 al llegar a Madrid.

Natalia Arriaga

(c) Agencia EFE