¿Cuándo termina la pandemia? Los pronósticos de los científicos cambian con las mutaciones

Julie Steenhuysen, Kate Kelland
·8  min de lectura
Los datos de las últimas semanas sobre las nuevas variantes de Sudáfrica y Brasil han socavado el optimismo de los científicos
Archivo

WASHINGTON.- Chris Murray, un experto en enfermedades de la Universidad de Washington cuyas proyecciones sobre las infecciones y muertes por Covid-19 se siguen de cerca en todo el mundo, está cambiando sus supuestos sobre el curso de la pandemia.

Hasta hace poco, Murray tenía la esperanza de que el descubrimiento de varias vacunas eficaces podría ayudar a los países a lograr la inmunidad grupal, o a casi eliminar la transmisión mediante una combinación de inoculación e infección previa. Pero en el último mes, los datos de una prueba de la vacuna en Sudáfrica mostraron no solo que una variante del coronavirus de rápida propagación podía amortiguar el efecto de la vacuna, sino que también podía evadir la inmunidad natural en personas que ya habían sido infectadas.

Hasta hace poco había esperanza de que el descubrimiento de varias vacunas eficaces podría ayudar a los países a lograr la inmunidad grupal
Reuters


Hasta hace poco había esperanza de que el descubrimiento de varias vacunas eficaces podría ayudar a los países a lograr la inmunidad grupal (Reuters /)

Covid-19: Reino Unido busca a contrarreloj al viajero de la variante brasilera

“No pude dormir” después de ver los datos, dijo a Reuters Murray, director del Instituto de Métrica y Evaluación Sanitaria, qué tiene su sede en Seattle. “¿Cuándo terminará?”, se preguntó, refiriéndose a la pandemia. Actualmente, está actualizando su modelo para tener en cuenta la capacidad de las variantes para escapar a la inmunidad natural y espera ofrecer nuevas proyecciones esta misma semana.

Está emergiendo un nuevo consenso entre los científicos, según las entrevistas de Reuters con 18 especialistas que siguen de cerca la pandemia o trabajan para frenar su impacto. Muchos describieron cómo el avance, a finales del año pasado, de dos vacunas con una eficacia de alrededor del 95% contra el Covid-19 había despertado inicialmente la esperanza de que el virus pudiera contenerse en gran medida, de forma similar a como se ha hecho con el sarampión.

Sin embargo, dicen, los datos de las últimas semanas sobre las nuevas variantes de Sudáfrica y Brasil han socavado el optimismo. Ahora creen que el SARS-CoV-2 no solo permanecerá entre nosotros como un virus endémico, que seguirá circulando en las comunidades, sino que probablemente causará una importante carga de enfermedad y muerte en los próximos años.

En consecuencia, según científicos, la gente podría seguir teniendo que tomar medidas como el uso rutinario de tapabocas y evitar los lugares concurridos durante las oleadas de Covid-19, especialmente las personas de alto riesgo.

Incluso después de la vacunación, “yo seguiría queriendo llevar un tapabocas si hubiera una variante por ahí”, dijo en una entrevista el doctor Anthony Fauci, principal asesor médico del presidente de Estados Unidos, Joe Biden. “Todo lo que necesitas es un pequeño golpe de una variante (que provoque) otro aumento, y ahí se va tu predicción” sobre cuándo la vida vuelve a la normalidad.

Algunos científicos, entre ellos Murray, reconocen que el panorama podría mejorar. Las nuevas vacunas, que se han desarrollado a una velocidad récord, parecen seguir previniendo las hospitalizaciones y la muerte incluso cuando las nuevas variantes son la causa de la infección. Muchos laboratorios están trabajando en vacunas de refuerzo y nuevas inoculaciones que podrían conservar una alta eficacia contra las variantes. Además, los científicos afirman que aún queda mucho por aprender sobre la capacidad del sistema inmune para combatir el virus.

Las tasas de infección por Covid-19 ya han disminuido en muchos países desde el inicio de 2021, con algunas reducciones drásticas de las enfermedades graves y las hospitalizaciones entre los primeros grupos de personas vacunadas.

Peor que la gripe

Murray dijo que si la variante sudafricana o similares siguen propagándose rápidamente, el número de casos de Covid-19 que resulten en hospitalización o muerte este próximo invierno podría ser cuatro veces mayor que el de la gripe. La estimación aproximada parte de la base de que una vacuna con una eficacia del 65% se administra a la mitad de la población de Estados Unidos. En el peor de los casos, eso podría representar hasta 200.000 muertes relacionadas con el Covid-19 durante el periodo invernal, basándose en las estimaciones del gobierno federal sobre las muertes anuales por gripe.

La previsión actual de su instituto, que se extiende hasta el 1 de junio, supone que habrá otras 62.000 muertes en Estados Unidos y 690.000 en todo el mundo a causa del Covid-19 para ese momento. El modelo incluye hipótesis sobre las tasas de vacunación y de transmisión de las variantes sudafricana y brasileña.

El cambio de parecer de los científicos ha influido en las declaraciones más cautas de los gobiernos sobre cuándo terminará la pandemia. Gran Bretaña dijo la semana pasada que espera una lenta salida de uno de los cierres más estrictos del mundo, a pesar de tener una de las campañas de vacunación más rápidas.

Las predicciones del gobierno estadounidense sobre la vuelta a un estilo de vida más normal se han retrasado repetidamente, la última vez desde finales del verano hasta la Navidad, y después hasta marzo de 2022. Israel expide documentos de inmunidad “Green Pass” a las personas que se han recuperado del Covid-19 o han sido vacunadas, lo que les permite volver a los hoteles o teatros. Los documentos solo son válidos durante seis meses porque no está claro cuánto durará la inmunidad.

“¿Qué significa haber superado la fase de emergencia de esta pandemia?”, se preguntó Stefan Baral, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins. Mientras que algunos expertos se han preguntado si los países podrían erradicar por completo cualquier caso de COVID-19 mediante vacunas y cierres estrictos, Baral considera que los objetivos deben ser más modestos, pero significativos. “En mi opinión, se trata de que los hospitales no estén llenos, las UCI no estén llenas y la gente no fallezca trágicamente”, dijo.

“Una cachetada científica”

Desde el principio, el nuevo coronavirus ha sido un blanco en movimiento.

Al principio de la pandemia, los principales científicos advirtieron que el virus podría convertirse en endémico y “tal vez nunca desaparezca”, entre ellos el doctor Michael Ryan, jefe del programa de emergencias de la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, tenían mucho que aprender, como por ejemplo si sería posible desarrollar una vacuna contra el virus y con qué rapidez mutaría. ¿Se parecería más al sarampión, que puede mantenerse casi a raya en las comunidades con altas tasas de inoculación, o a la gripe, que infecta a millones de personas en todo el mundo cada año?

Durante gran parte de 2020, muchos científicos se sorprendieron y se tranquilizaron al ver que el coronavirus no había cambiado lo suficiente como para volverse más transmisible o mortal.

En noviembre se produjo un gran avance. Pfizer Inc y su socio alemán BioNTech SE, así como Moderna Inc , dijeron que sus vacunas tenían una eficacia de alrededor del 95% en la prevención del COVID-19 en las pruebas clínicas, una tasa de eficacia muy superior a la de cualquier vacuna contra la gripe.

Al menos algunos de los científicos entrevistados por Reuters dijeron que, incluso a raíz de esos resultados, no esperaban que las vacunas acabaran con el virus. Sin embargo, muchos sostuvieron que los datos suscitaron la esperanza dentro de la comunidad científica de que sería posible eliminar prácticamente el Covid-19, si tan solo se pudiera vacunar al mundo con la suficiente rapidez.

“Todos nos sentíamos bastante optimistas antes de Navidad con esas primeras vacunas”, dijo Azra Ghani, catedrática de epidemiología de enfermedades infecciosas del Imperial College de Londres. “No esperábamos necesariamente que fueran posibles vacunas de tan alta eficacia en esa primera generación”.

El optimismo duró poco. A finales de diciembre, el Reino Unido advirtió de una nueva variante más transmisible que se estaba convirtiendo rápidamente en la forma dominante del coronavirus en el país. Por la misma época, los investigadores conocieron el impacto de las variantes de más rápida propagación en Sudáfrica y en Brasil.

Phil Dormitzer, uno de los principales científicos especializados en vacunas de Pfizer, dijo a Reuters en noviembre que el éxito de la vacuna de la farmacéutica estadounidense indicaba que el virus era “vulnerable a la inmunización”, en lo que denominó “un gran avance para la humanidad”. A principios de enero, reconoció que las variantes anunciaban “un nuevo capítulo” en el que las empresas tendrán que vigilar constantemente la aparición de mutaciones que podrían mermar el efecto de las vacunas.

A finales de enero, el impacto en las vacunas se hizo aún más claro. Los datos de las pruebas clínicas de Novavax mostraron que su vacuna era un 89% eficaz en un ensayo en el Reino Unido, pero solo un 50% eficaz en la prevención del Covid-19 en Sudáfrica. Siguieron, una semana más tarde, informaciones que mostraban que la vacuna de AstraZeneca PLC sólo ofrecía una protección limitada contra la enfermedad leve de la variante sudafricana.

Varios de los científicos dijeron a Reuters que el cambio más reciente fue considerable. Shane Crotty, virólogo del Instituto de Inmunología de La Jolla, en San Diego, lo describió como una “cachetada científica”: En diciembre, creía que era plausible lograr la llamada “erradicación funcional” del coronavirus, similar a la del sarampión.

Chile pasa de las críticas a los elogios a un año de detectar su primer caso

Ahora, “vacunar al mayor número posible de personas sigue siendo la misma respuesta y el mismo camino que el 1 de diciembre o el 1 de enero”, dijo Crotty, “pero el resultado esperado no es el mismo”.