Cuándo se juega la final de polo de Tortugas y por qué es más importante que antes

LA NACION
lanacion.com

Habrán pasado 23 días desde aquel miércoles 23 de octubre cuando apenas jugaron 4m45s de la primera final de la Triple Corona 2019 de polo. La Dolfina le ganaba a Ellerstina por 2-0, con goles de Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero, cuando una patinada de la yegua del uruguayo David Stirling motivó la detención del partido, charlas entre jugadores y referís y la inmediata suspensión del encuentro. Una decisión no exenta de polémica con las autoridades del Tortugas Country Club, que el día anterior habían invitado a los protagonistas a verificar el estado de la cancha y, tras recibir el aval de los profesionales, decidieron seguir adelante con la realización del cotejo decisivo del Abierto de Tortugas Gran Premio Ford.

Sin mucho margen de maniobra por un calendario más ajustado a partir de la introducción de un torneo experimental como la Xtreme Polo League y de las lluvias, se resolvió diferir el partido para el viernes 15 de noviembre, el día previo al comienzo del Campeonato Argentino Abierto y una vez que concluyera el Abierto de Hurlingham, que se inició el viernes 25 de octubre. Aprovechando que tanto La Dolfina como Ellerstina tendrían libre el primer fin de semana del Abierto de Palermo, la fecha de reprogramación cerraba.

El panorama hoy es diferente al de hace tres semanas porque ya hay un campeón en la temporada: La Dolfina. El equipo de Adolfo Cambiaso se adjudicó el sábado pasado el Abierto de Hurlingham al derrotar precisamente a Ellerstina por 16-13, en una final que se disputó en la cancha 1 de Palermo. Por ello, esta final de Tortugas que se avecina adquiere un valor adicional, mayor al que de por sí tenía en un principio. Porque si La Dolfina consigue otra victoria, quedará encaminado hacia una nueva ilusión de ganar la Triple Corona, algo que consiguió de manera consecutiva en 2013, 2014 y 2015. Además, La Dolfina registra seis conquistas seguidas en Tortugas: obtuvo el título entre 2013 y 2018.

Nero y Gonzalito Pieres durante la final de Hurlingham, que ganó La Dolfina

Ellerstina, en tanto, precisa un golpe de efecto justo en la antesala de Palermo, donde tendrá una zona más compleja que La Dolfina: deberá pelear por un lugar en la final ante Las Monjitas, que ya lo eliminó en las semifinales de 2018. Por eso, un triunfo en Tortugas le daría un impulso que necesita.

La final se jugará mañana a las 17 en la misma cancha de la suspensión: la N° 7 del Tortugas Country Club. Desde el día de la suspensión se realizaron trabajos de acondicionamiento y no se descarta una nueva visita de inspección de los jugadores. El viernes pasado ya se disputó, sin inconvenientes, la final de la Copa Subsidiaria, que ganó La Ensenada. Se avecina un fin de semana a puro polo de alto handicap, en Tortugas y en Palermo.

Qué leer a continuación