El CSKA Moscú se libera sin Mike James

·4  min de lectura

Moscú, 27 may (EFE).- Va a ser que el CSKA Moscú tenía razón al apartar al máximo anotador de la Euroliga, Mike James, que triunfa ahora en los Nets de la NBA. Desde entonces, el equipo ruso se ha clasificado para la Final a Cuatro y para la final de la liga rusa al eliminar al Zenit de Xavi Pascual.

El técnico de los rusos, Dmitris Itoudis, ha dejado sin argumentos a sus detractores. No sólo con los resultados, sino con su discurso. La ética y el esfuerzo diario que promueve el griego le ganaron la partida al egoísmo individual de James.

Al CSKA no siempre le ha sentado bien llegar a la Final a Cuatro con la vitola de favorito, así que el equipo ruso llega esta vez a Colonia sin ninguna presión ante el Efes, el segundo favorito en las apuestas tras el Barcelona.

EL TRAUMA DE JAMES

El CSKA arrancó la temporada muy dubitativo, tanto en la Euroliga como en la liga VTB. Con el paso de los meses fue remontando posiciones en Europa e incluso se colocó líder de la máxima competición continental.

En noviembre estalló el "caso James". El club lavó los trapos sucios en casa y logró solucionar la crisis. No obstante, lo único que hizo fue poner un parche.

Una vez más, James era imparable en ataque con más de 19 puntos de media en Europa, pero la sintonía dentro de la plantilla se resentía.

La relación entre el base estadounidense y el técnico griego estaba rota. La onda expansiva del nuevo enfrentamiento que protagonizaron ambas figuras acabó escapándose del control del club moscovita.

El presidente, Andréi Batutin, apostó por Itoudis, algo que no todos esperaban. Itoudis reconstruyó al equipo y James acabó en la NBA. Los Nets están encantados con él. Ha firmado hasta final de temporada y, pase lo que pase, no volverá a Moscú.

REMONTADA CON PREMIO

El CSKA acertó de lleno. El equipo mejoró. No volvió a perder en la Euroliga y se metió brillantemente en la Final a Cuatro al aplastar al Fenerbahce en el playoff (3-0).

Desde que James disputara su último partido con la camiseta del CSKA el pasado 27 de marzo ante el Unics, el CSKA sólo ha perdido en la liga rusa, partidos que ya no tenían apenas importancia para el devenir del campeonato.

La confirmación de que el CSKA ha vuelto, han sido las semifinales de la liga rusa. Le tocó en suerte nada más y nada menos el equipo revelación de la temporada, el Zenit de Xavi Pascual, que puso contra las cuerdas al Barcelona, que necesitó cinco partidos para batirle.

Los moscovitas apenas dieron opción a los pupilos de Pascual, a pesar de no tener ventaja de campo. Sólo el base canadiense, Kevin Pangos, opuso algo de resistencia.

Los moscovitas ganaron el primer partido de la serie en San Petersburgo, cayeron en la prórroga en el segundo y de vuelta a casa se llevaron los dos siguientes partidos con más de diez puntos de diferencia.

NO SE NOTA LA BAJA DE MILITUNOV

El CSKA no sólo ha sufrido la baja de James, sino también la del serbio Nikola Milutinov, que recaló esta temporada en Moscú y que era el pívot titular.

Itoudis ha sustituido al gigante serbio por el ruso Kurbánov, un jugador más pequeño y con menos talento ofensivo, pero buen defensor. La otra opción es el alemán Johannes Voigtmann, otro gigante que jugó antes en el Baskonia.

El georgiano Tornike Shengelia ha tenido que asumir más galones en ataque, en lo que le suelen acompañar dos fijos: los estadounidenses Hilliard y Clyburn.

El que se ha destapado es el italiano Daniel Hackett, un jugador muy irregular y que metió 16,5 puntos de media ante el Zenit.

ITOUDIS, TODO UN VETERANO

Aunque sólo tiene 50 años, Itoudis ya es todo un veterano en estas lides. Lleva entrenando desde hace 30 años, pero guarda un recuerdo especial de su etapa como asistente en Panathinaikos (1999-2012).

Allí aprendió del mejor, Zeljko Obradovic. Desde que aterrizara en Moscú (2014) no ha falta a su cita con la Final a Cuatro y ya tiene dos copas en su haber.

Su credo es que el trabajo diario siempre tiene recompensa. Juegas como entrenas. El CSKA le premió recientemente ampliando el contrato que le une al club por dos años más, hasta 2023.

El CSKA no sólo es el actual campeón (2019), sino que se ha clasificado por novena vez consecutiva para la Final a Cuatro y desde la temporada 2003-04 sólo se quedó fuera de la última fase en 2011.

Ante la ausencia del Real Madrid, el equipo del Ejército ruso, que suma 4 copas de Europa y 4 Euroligas, tendrá la opción de acercarse al récord del equipo blanco, que suma 10 entorchados.

Ignacio Ortega

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.